Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La robótica colaborativa gana espacio en la Comunitat: los ejemplos de OnRobot y CFZ Cobots

19/11/2020 - 

ELCHE. La robótica colaborativa gana espacio en los últimos años en el tejido empresarial de la provincia de Alicante y la Comunitat Valenciana, en un salto desde las grandes empresas hacia cada vez más pymes y micropymes industriales. La automatización de procesos y la simplificación de algunas automatizaciones que aportan empresas de desarrollo y distribución de robots colaborativos se está aplicando en sectores dispares como el de la agroalimentación, el automóvil, el ensamblaje o incluso el de la salud. Dos ejemplos de estas empresas -la firma internacional OnRobot y la ilicitana CFZ Cobots- hablan con Alicante Plaza para presentar algunas de las innovaciones en marcha en la robótica y sus planes de desarrollo e implantación en el tejido de la Comunitat Valenciana.

OnRobot,a ritmo de una nueva aplicación cada mes

Enrique Palomeque es portavoz de OnRobot, una firma con origen en Dinamarca y fabricación de componentes en el país danés, Hungría y Estados Unidos que construyen herramientas y accesorios para los robots colaborativos. Según explica Palomeque, permiten solventar aplicaciones que se encuentran en la industria, además de facilitar la manipulación de herramientas, o la creación de sistemas de visión artificial y periféricos. Pinzas, atornilladores, sensores y cambiadores de herramientas ayudan a los fabricantes a obtener las ventajas de los robots industriales ligeros y colaborativos. De este modo, además, van dirigidos a que pequeños y medianos fabricantes optimicen sus procesos y hagan crecer sus negocios con una alta flexibilidad.

La firma apoya a otras empresas para resolver sus necesidades. "Cada vez damos soporte a más aplicaciones nuevas. Antes no eran susceptibles de robots colaborativos campos como la fisioterapia o la agricultura, pero ya lo son. En agricultura, por ejemplo hay proyectos para la recogida de fruta o el empaquetado de cajas, se abre a la robótica". Ahora llegan a pequeñas y medianas empresas y es un camino labrado desde hace año por el uso de estas herramientas que las grandes 
empresas adoptaron. "Si algo ha tenido de revolucionario la robótica colaborativa es que se llega a empresas pequeñas. Antes suponítener un personal más o menos experto para aplicar robotsahora la colaborativa es útil se puede hacer lo compleja que se desee pero las pequeñas firmas empiezan a volar y atener sus propias aplicaciones. Las pequeñas y medianas empresas muy importantes en el sector"explica Palomeque.

A pesar de que el portavoz de OnRobot considera que queda camino por industrializar en la Comunitat, su firma tienen en la comunidad autónoma uno de los mercados más interesantes del país, en el sector del automóvil, del metal o el empaquetado. "Hay mucho potencial y con buenas perspectivas". Esta empresa que nace en Dinamarca, tiene, a nivel global 200 personas empleadas y su oficina en el sur de Europa está en Barcelona, donde trabajan cuatro personas. Recientemente han sacado un nuevo robot, el modelo 2FG7, que es una pinza de dos dedos paralela para robots industriales ligeros y colaborativos.

El año 2020 ha sido un año en el que han aportado novedades a sus productos a un ritmo de una aplicación por mes y esperan seguir el mismo ritmo en 2021. "Ha sido un año excelente para nosotros". Quieren llegar a más mercado apostando por que los clientes validen su aplicación y que vean su utilidad. "Nosotros somos los primeros interesados en que no queden cadáveres -robots sin función-, no nos lo podemos permitir", por ello apuestan porque las empresas queden convencidas de su potencial antes de vender. 

CFZ Cobots, talento en robótica desde Elche

La firma ilicitana CFZ Cobots es una empresa de robótica colaborativa que nación en Elche en 2016, en una época en la que este tipo de asistencia era bastante desconocida. Tras unos comienzos duros en los que tuvieron que lidiar con la desconfianza que suele ir aparejada a la novedad de procesos, y apoyados en el sector de la automoción, más acostumbrado a la robotización clásica, han vencido el rechazo a lo desconocido. Así lo explica Borja Coronado, director de CFZ Cobots. Esta compañía hace de nexo entre fabricantes de robots y pinzas-como OnRobot-, la ingeniería y los usuarios finales. Proporcionan robots y periféricos para soluciones del proceso industrial. Su cobertura pasa por la Comunitat Valenciana, Murcia y Albacete.

Para conseguir llegar a las firmas ponen en marcha un modelo basado en proyecto/éxito. Esto es que, ante una posible automatización, si la consideran viable, acuden con un equipo de su flota de cinco unidades y trabajan "codo a codo con la ingeniería y con un equipo para hacer un test de producto. Esta prueba permite tener la certeza de que el proyecto será un éxito. Si es así, la parte de ingeniería ejecuta toda la aplicación con detalles", asegura Coronado, que mantiene que el futuro de la robótica pasa por este tipo de aplicaciones colaborativas. 

En cuanto a los sectores de actuación, el director de CFZ Cobots considera que "tenemos la ventaja de tener equipos multidisciplinares, los robots no tienen función asignada. Por eso podemos abarcar un espectro desde la automoción, como la alimentación y el paletizado de productos, o aplicaciones de montaje electrónico o de asistencia para funciones ergonómicas, también en la medicina". 

En este momento, la firma está en una fase de trabajo con todo tipo de empresas, también micropymes de hasta cinco trabajadores. "Las compañías se dan cuenta de que 1+1 puede ser 3. Ha costado años de predicación en distintos foros y hay resistencias entre los intereses de empresas -rentabilidad- a los laborales gente con miedo a perder puestos de trabajo-. Pero cuando prueban y ven que la empresa es más productiva y que no se pierden puestos, sino que se reemplazan tareas y aligeran procesos, se ve de otra manera", señala Coronado.  

La firma ha conseguido "navegar" la primera ola de la covid-19 con todos sus empleados y quieren continuar su actividad en 2021 con una de sus novedades más importantes: se han convertido, también, en fabricantes de software. "Los años de experiencia, el conocimiento de clientes e ingenierías nos han llevado a completar con el nuevo software los servicios que ya ofrecemos en hardware". Está en fase de validación con algunos clientes y esperan lanzarlo al mercado más global en 2021.

CFZ Cobots es parte de un grupo de dos empresas en las que trabajan un total de 15 personas. También trabajan en este momento en convencer al mercado de "que no tienen que volver a inventar la rueda, es nuestro trabajo este año, pensando en la productividad, ahorrar tiempo y perfeccionar lo que ya tienen" para mejorar procesos. 

Noticias relacionadas

next
x