Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis ap - la concesión acaba en 2021

La reversión de Torrevieja, la batalla PSOE-Compromís que viene (con preguntas censuradas)

3/11/2019 - 

 ALICANTE. Tras lo vivido este viernes con la negociación del presupuesto de la Generalitat Valenciana, donde la consellera de Innovación, Carolina Pascual, estuvo a punto de plantearse la renuncia al cargo en la pugna de las competencias del Ivace, se avecina otra pugna entre el PSPV y Compromís: la reversión a la sanidad pública del Hospital de Torrevieja, gestionado por Ribera Salud. La concesión vence en octubre de 2021 (consultar contrato aquí), y su vuelta al sistema público es uno de los acuerdos que tienen suscritos los tres partidos que forman parte del Botànic II: PSPV, Compromís y Unides Podem. Sin embargo, el inicio de las gestiones debería empezar ya para tener el decreto de reversión en un año y que de esta manera, la empresa ya tuviera conocimiento de que no seguirá al frente del servicio. Pero algo teme Compromís, pues no hay movimientos en la Conselleria de Sanidad. Y a ello se suma que la cuestión del Hospital de Dénia tampoco avanza, pese a que se ha prometido varias veces.

Y la prueba de los temores de Compromís, expresados el pasado martes por la vicepresidenta, Mónica Olta, en un acto en Alicante,  es que los diputados de la coalición ha presentado una pregunta a la consellera de Sanidad para que despeje el futuro de la reversión en las Cortes Valencianas, pero ésta, de momento, ha sido censurada; es decir, no ha entrado en un orden del día del pleno para que su formulación y su correspondiente respuesta.

La diputada Aitana Mas presentó la interpelación el 16 de septiembre. Instaba a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, que informara de cómo iban las gestiones preparatorias para avanzar en la reversión y que el hospital y el área de salud comprendida por los municipios Torrevieja, Guardamar, Los Montesinos, Rojales, San Fulgencia, Formentera del Segura, San Miguel de las Salinas, Pilar de la Horadada y Orihuela costa pase a ser gestionada directamente por la Generalitat. La pregunta nunca ha sido tramitada; es decir, no ha entrado en el orden del día, algo que la coalición valencianista atribuye a que el PSOE no tiene interés en pronunciarse sobre esta cuestión. Es más, asegura Compromís que todas las gestiones realizadas por la secretaria autonómica de Sanidad, Isaura Navarro, ha sido desautorizadas por su superiora, Ana Barceló.

Y pese al silencio o a la inacción de la titular de Sanidad, Compromís tiene claro que esa reversión tiene que ir adelante; es decir, que en octubre de 2021, el Hospital de Torrevieja  debe ser gestionado por la Generalitat. Y de ahí la contundencia de Mónica Oltra. Y además, sostiene que no hay razones para no hacerlo: sólo habría que seguir los pasos de Alzira, cuando expiró el contrato.

Es más, desde la coalición sostiene que el proceso es mucho más fácil que el de Dénia, por ejemplo, donde la actual concesionaria Marina Salud,  formada por DKV y Ribera Salud, debería ser indemnizada por cancelar la concesión antes de su vencimiento, previsto para 2023. De esta cuestión poco se sabe, tras los reiterados anuncios de Ximo Puig para ejecutarlo antes de las elecciones de 28A, y después de que el presupuesto de la Generalitat para 2020 tampoco incluya partida alguna.

¿Soltar Dénia a cambio retener Torrevieja y Elche?

Esta es una de las opciones que se ha barajado, y de la que se han publicado muchas informaciones al respecto. Y este es otros de los temores de Compromís, y de por qué Sanidad no ofrece detalles sobre la hipotética reversión de Torrevieja, insisten desde la coalición, contemplada en los acuerdos del Botànic II. Es decir, los de Mónica Oltra temen ese acuerdo tácito entre Ribera Salud y el departamento de Ana Barceló. Es más, en enero, hubo una reunión el pasado 3 de enero, entre la consellera de Sanidad y  el director general de Ribera Salud, Alberto de Rosa, en la que Ribera Salud podría haberse comprometido a dar facilidades para soltar la concesión de Dénia y a cambio de mantener las de Torrevieja y ElcheOtra cuadratura del círculo podría ser que Ribera Salud acabara comprando el hospital de Manises -que gestiona Sanitas, como ya sucediera con el de Torrejón- a cambio también de facilitar la operación de Dénia. 

Interés en Torrevieja: lo sabe Sanidad

Aunque nadie lo ha reconocido oficialmente, lo que sí parece cierto es que Ribera Salud tiene mucho interés en mantener, sobre todo, la concesión de Torrevieja, pues su incertidumbre es más próxima, y que pelearía por lograr una prórroga de cinco años, como contempla el contrato; es decir, mantener la gestión hasta 2026. Y de ahí que Compromís insista en que el departamento de Ana Barceló clarifique su postura ante esta concesión. Pero Alicante Plaza ha intentado sin éxito ponerse en contacto con la consellera Ana Barceló, recoger su versión de los hechos, pero sin éxito.

Pero puede haber un problema o razón, según se mire, que ligue, o no, la prórroga de Torrevieja con la concesión de Elche, cuya concesión vence en 2025: y es que los dos centros comparten algunos servicios administrativos, y de dirección de servicios. Y en este contexto, algunas de las partes, bien Ribera Salud, bien Sanidad, podría alegar esta unificación de servicios para solicitar o autorizar la continuidad de la concesión, sobre todo, la de Torrevieja, que acaba antes: es decir, solicitar la prórroga del centro de la ciudad salinera para que su conclusión estuviera a la par que la de Elche. 

Pero suceda lo que suceda con la pregunta de la diputada Aitana Mas, se conteste o no, o después del 10N, la cuestión es que la concesión de Torrevieja dará que hablar porque Compromís, y se supone que Unidas Podemos, así como la propia junta de personal del hospital, quieren el fin del contrato, y sin prórroga. Y el PSOE, por el momento, no se moja e intenta ganar tiempo con la esperanza de tener más margen de maniobra en un futuro, aunque primero deberá resolver lo de Dénia para cumplir la palabra dada por el president Puig.

Noticias relacionadas

next
x