X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

continúa el nivel 1 de alerta en el resto de la provincia

Elevan la alerta a nivel 2 en la Vega Baja por las consecuencias del desborde del río Segura

13/09/2019 - 

ORIHUELA. (Enlace con información actualizada al momento de la evolución de la crecida del río Segura)

Las consecuencias del desbordamiento del río Segura y la situación de emergencia en toda la comarca, que se prevé aumentar en las próximas horas, ha llevado a la Generalitat Valenciana, a través del Centro de Coordinación de Emergencias a elevar a Nivel 2 la situación por inundaciones en la Vega Baja. Mantiene el Nivel 1 en el resto de la provincia. 

Unidades del Ejército de Tierra, Guardia Civil y Policía Nacional refuerzan el dispositivo de asistencia y rescate en la Vega Baja con grúas y medios aéreos. La comarca se prepara para una situación extrema la tarde de este viernes por el alivio del embalse de Santomera que incrementará el caudal del Segura y recrudecerá las inundaciones en las zonas ya afectadas. Se esperan inundaciones masivas en la comarca. 

La comarca de la Vega Baja ha dormido en vilo: el río Segura podría desbordarse en puntos de Orihuela y Rojales a partir de este viernes a primera hora debido a que coincidiría la punta del nivel del agua que llega desde las vegas altas y media con la previsión de lluvias intensas en la zona. Este desbordamiento, según las previsiones durante la noche, también podría ocurrir poco antes en algunas localidades de la Región de Murcia, concretamente en Beniel y Santomera. En consecuencia, se ha vivido durante la noche momentos de ansiedad y nervios. Muchos oriolanos temían el desbordamiento del Segura en esta insólito episodio de gota fría que ha descargado con fuerza más de 259 litros por metro cuadrado. Y finalmente, se ha producido a las 7:40 horas de este viernes, el río se ha desbordado a la altura de la zona de Puente Rey y se ha tenido que evacuar 200 personas como medida precaución La Policía Local en la zona de Las Norias, Vereda los Martínez y zonas cercanas

Pasadas las 7.30 horas, el agua ha comenzado a salirse del cauce en este puente, en el entorno del barrio San Pedro y a la altura de la jefatura de la policía local, y fuentes municipales han indicado que maquinaria pesada ya trabaja para "descongestionar y que el agua fluya". Unos 300 efectivos de los distintos cuerpos de emergencias, entre ellos 178 de la Unidad Militar de Emergencias (UME), siguen operando en Orihuela.

Orihuela se halla en la situación de emergencia al nivel 1, ampliada hasta las 18 horas, y se prevé que el caudal siga subiendo por la llegada de agua proveniente de las vegas media y alta (Región de Murcia) y que pueda afectar a más zonas de la ciudad y al resto de la comarca alicantina de la Vega Baja. 

Sobre las 8 horas ha comenzado, de nuevo, a llover con fuerza en Orihuela en una zona en la que el temporal de la DANA ya ha dejado a su paso cerca de 300 litros por metros cuadrados en Orihuela.

(A través de este enlace se podrá conocer la evolución y las novedades sobre la crecida del río Segura)

La cantidad llovida, principalmente en tres horas, es una cifra cercana al total de lluvia que se recoge en la ciudad de promedio en todo un año (276,3 litros en el observatorio de la Confederación Hidrográfica). Y es por ello que el río Segura podría desbordarse a lo largo de la madrugada y que la jornada de este jueves haya sido la más lluviosa en Orihuela desde 1987. A primera hora de la mañana del viernes ya se han llegado a los 300 litros por metro cuadrado.

Las advertencias más serias sobre la probable crecida del río comenzaron a llegar anoche, sobre las 22.30 horas, cuando la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) pedía "mucha precaución" y avisaba de una situación que podía volverse muy peligrosa en la Vega Baja. La alerta sobre una "onda de avenida" y la coincidencia con nuevas lluvias hacía que la pasada noche fuera crucial extremando precauciones, primero en Beniel y Santomera y luego en Rojales y Orihuela. La capital de la Vega Baja ya veía cómo el barrio de San Pedro tenía una crecida muy próxima a los seis metros sobre las 22 horas. 

Sobre la preocupación de la crecida del río Segura, los motivos llegaban a lo largo de la jornada de ayer, cuando el comité de dirección del CHS, junto a los equipos de coordinación de seguridad, se reunían para hacer un un seguimiento constante de la situación de gota fría, analizando cómo respondían los cauces ante las fuertes precipitaciones. 

El canal del Trasvase Tajo-Segura se desbordó a la altura de Campotéjar Alto, en Murcia y, además, se sumó en la provincia vecina la preocupación por la rotura del canal de la margen izquierda del trasvase, en la pedanía de Los Valientes, en Molina de Segura. Desde la Cuenca Hidrográfica del Segura (CHS), confirmaban que el agua iba a una rambla que desemboca en el embalse de Santomera. Reiteran que no hay peligro para la población, pero que se debe evitar acercarse a los cauces. La rotura de la margen izquierda del postrasvase con el consiguiente desagüe controlado del agua que circulaba por el canal, supondrá la interrupción del suministro durante unas semanas.

No obstante, los embalses, a pesar de algunos bulos que circularon en redes sociales, al menos en la pasada noche, estaban en porcentajes de capacidad muy bajos y no estaba prevista la apertura de compuertas bajo ninguna circunstancia.


Orihuela tiene fresco el recuerdo del último desbordamiento del río Segura entre el 17 y el 19 diciembre de 2016. En ese momento, el cauce se desbordó, de madrugada, tras soportar en dos días de lluvias intensas, 180 litros por metro cuadrado. Las precipitaciones, ayer, sumaron más de 250 litros por metro cuadrado en solo unas horas. En 2016, el nivel del río superó la altura crítica de los seis metros en la capital de la Vega Baja, rebasando el agua parcialmente el cauce en la zona de Puente del Rey, en los barrios de San Pedro y Mariano Cases y en la Vereda del Rollo. Precisamente, las zonas que anoche se vigilaban con lupa y que han acabado cumpliendo las previsiones.

Las pedanías más afectadas de momento por este temporal han sido El Badén, La Campaneta, La Matanza, La Aparecida y Raiguero de Bonanza. En la zona costera permanecen cerrados los pasos subterráneos, la rambla de Campoamor y Playa de La Glea. En el casco de la ciudad las zonas más afectadas han sido los barrios del entorno del Cinturón del Monte de San Miguel y el entorno del Palmeral.

Evacuaciones y albergues

La jornada de gota fría del jueves, que seguirá hoy, según las previsiones meteorológicas, ha dejado, en la comarca de la Vega Baja, hasta la noche, más de 100 personas evacuadas. Todas ellas a salvo y seguras en los albergues temporales instalados por los Centros de Coordinación Operativa de la Administración Local (Cecopal) en los municipios que veían que iban a ser castigados por el fenómeno de lluvias intensas. En Orihuela fueron 34 las personas evacuadas por las lluvias y realojadas en el albergue del colegio Virgen de la Puerta. 23 de los desalojados son residentes del Centro Oriol, dos de ellos son monitores y dos familias del casco urbano también han tenido que abandonar su casa para ir a refugiarse al lugar habilitado, de forma segura.  Además, fueron evacuados 45 vecinos de la pedanía de El Badén, y rescatadas 130 personas que se quedaron atrapadas en el Polígono Industrial Puente Alto y en la pedanía de El Escorratel. En cuanto al número de personas que han pasado la noche en el albergue provisional habilitado en el colegio Virgen de la Puerta, la cifra ascendió a 65 a lo largo de la noche.

En Callosa de Segura, por la tarde del jueves, se desalojaron a 15 familias que residen en la calle San Bruno, junto a la montaña, y parte de ellas fueron trasladadas al polideportivo del municipio para mantenerlas a salvo y al corriente de las medidas de seguridad que adoptar.


Un centenar de trabajadores evacuados y momentos de miedo

Algunas naves del polígono industrial Puente Alto, de Orihuela, vieron como la anegación de agua en algunas de las plantas industriales y las inundaciones en la zona les obligaron a permanecer encerrados, a la espera de ayuda de evacuación, a unas 130 peronas trabajadoras, entre ellas, de la planta logística de los supermercados Día. 

Tuvieron que ser agentes de la Unidad Militar de Emrgencias (UME) trasladados a Orihuela por la tarde quienes rescataron, de forma escalonada, a estas personas entre las que cundía el pánico al verse solas, sin comunicación y sin posibilidad de salir, solo de aplicar sacos en las hendiduras y aperturas de las naves para impedir que entrara el agua. La operación de desalojo fue larga y duró varias horas, aunque sobre las 23.30 horas dieron por terminado el desalojo de forma satisfactoria.

Los momentos de incertidumbre no cejaron en la jornada de lluvia intensa en toda la comarca de la Vega Baja. Por suerte, se resolvieron, hasta el cierre de esta edición, sin daños personales. En Redován, los bajos de una residencia de ancianos quedaron inundados aunque los residentes no tuvieron que ser evacuados. Al ser atendidos en la primera planta y contar con comida y luz para, al menos, día y medio, permanecen en las instalaciones. 

Otras personas mayores, esta vez del Hogar Virgen de la Salud fueron sido atendidos por agentes de la Guardia Civil ayer por la tarde, por problemas de comunicación y dificultad de desplazamiento. En este caso, el instituto armado también atendió a un ganadero de Benejúzar que, a causa del borde del azarbe del Mayayo, pidió ayuda para salvar las cabezas de ganado de su explotación. Patrullas de la Guardia Civil de Torrevieja y Jacarilla, con la ayuda de un camión del ayuntamiento, ayudaron a evacuar a los animales.

Por su parte, las playas de Orihuela Costa y anexos son verdaderos ríos, consecuencia de ser desembocadura de torrentes y correntías. La playa de la Glea y otras zonas costeras están completamente anegadas.

Además del cierre de las comunicaciones por vía ferroviaria, varias carreteras que comunican con Orihuela continúan cortadas. A última hora del día permanecían cortadas la N-340 a su paso por el centro urbano y en la vía al polígono Puente Alto, la CV-870, accesos al Palmeral y varias carreteras secundarias que conectan la localidad con sus pedanías y municipios vecinos. En concreto, la vía a San Francisco, Espeñetas, Camino de Enmedio y la carretera del trasvase. También estaban cerradas la senda de Molina y la avenida de la Estación. A lo largo del día se llegó a cortar toda la circulación en el casco urbano. Además, en Orihuela Costa se han cortado dos pasos subterráneos de la N-332, la carretera del Tiro Pichón a la altura de Villacosta II, La Zenia de la nacional hacia la playa y la rambla del río nacimiento hacia la Glea en Campoamor.

Tras la madrugada, las carreteras cortadas son la N340 (km692-km689), CV91 (km3-km6), CV919 (km0-km2500), CV900 (km4-km5), CV868 (km0-km2900), CV870 (antigua-vía pecuaria) (km0-km1), CV915 (km5-km6300), CV869 (km0-km2900), CV867 (km0-km1800).

La UME en la localidad

El Centro de Cooperación Operativo Municipal, formado por los cuerpos de seguridad municipales y autonómicos, elevaron la situación de emergencia a Nivel 1 durante la tarde, momento en el que, tras solicitar apoyo de otras administraciones, se desplegó la Unidad Militar de Emergencias (UME). En concreto, 200 efectivos y 100 vehículos, entre ellos helicópteros para colaborar con las labores de protección. El trabajo comenzó con la evacuación de los trabajadores del polígono Puente Alto pero continuaron despejando vías y, sobre todos, pendientes de los peligros de las avenidas en torrentes y correntías, la suma de nuevas lluvias nocturnas y, sobre todo, de la crecida del río Segura que pendía como la espada de Damocles sobre el municipio a lo largo de la noche. 

El apoyo de los medios de la Generalitat Valenciana y de la Diputación de Alicante, además del despliegue de la UME ha sido esencial para rescatar a las personas que se encontraban atrapadas por la acumulación de agua.

Durante este viernes el servicio de atención al público del Ayuntamiento de Orihuela permanecerá cerrado hasta el próximo lunes. Y es que, dentro de los daños materiales, aún por cuantificar, hay dependencias municipales.

Noticias relacionadas

next
x