X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por posibles afecciones al palmeral

La finca El Arsenal de Elche, camino de un nuevo 'Mercado Central': colectivos piden a la Unesco que actúe

13/08/2019 - 

ELCHE. Aumentan las probabilidades de que ocurra un caso similar al del Mercado Central en la finca El Arsenal, ubicada en el sector E-16. Como señaló este medio hace unos días, la maquinaria ya había entrado en la finca para preparar las catas arqueológicas que ya se están realizando, al haber un yacimiento íbero de 18.000 metros cuadrados y una zona arqueológica que ocupa alrededor de 14.850 metros. Se trata del alfar de La Alcudia. Una zona en la que hay aprobado un Plan Parcial para desarrollar urbanísticamente el sector, en el que se prevén casi mil viviendas. Sin embargo, desde varios colectivos y particulares han puesto en conocimiento de la Conselleria de Cultura, Ayuntamiento y Dirección General de Patrimonio Histórico —del Ministerio de Cultura— el plan, para que lo eleven a la Unesco para que tome cartas en el asunto.

Según denuncian en las respectivas cartas a las administraciones, el proyecto se encuentra en una zona de amortiguamiento de impactos y tres huertos de palmeras históricos incluidos en la declaración del Palmeral de Elche como Patrimonio de la Humanidad —Hort de Portes Encarnades, el Hort de Sansano o del Filador y la zona sur del Hort de Toni Escorina—. Por ello piden "el cumplimiento de las directrices de Patrimonio Mundial y, en consecuencia, se informe a Unesco". En retrospectiva, Aureliano Ibarra en 1879 encontró restos de un horno ibérico en la zona, así como cerámicas y fusayolas. Un siglo después, en 1991 y de urgencia por orden de Conselleria, se realizó una excavación para encontrar una necrópolis romana que se había detectado cuando se construyó el solar. Unas catas que fueron dirigidas entonces por Eduardo López, dueño de la empresa Alebus, que realiza gran parte de las excavaciones privadas de la ciudad, como la actual del Mercado Central, y que ahora ha vuelto a hacer lo propio en El Arsenal, ya que es el arqueólogo que ha hecho todas las prospecciones de la zona. 

En una publicación científica del año 2000 sobre alfarería ibérica manifestó que "debe conservarse íntegro el piso del laboratorio, así como la cámara de combustión y el praefurnium —la cámara de combustión del horno—", ya que los restos hallados pertenecen al alfar de La Alcudia. De hecho, al intentar reflotar el proyecto, años después, se hicieron varios informes desfavorables del arquitecto y arqueólogo de la dirección territorial de Cultura de Alicante. Hasta que en 2010, tras modificar el Plan Parcial, se autorizan las obras al considerar el Ayuntamiento la compatibilidad del planeamiento con la Ley del Palmeral, su plan especial y el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). 

No obstante, a pesar de la aprobación final del plan en 2011, el informe municipal señala que "se respetarán las medidas correctoras que proponga la Dirección General de Patrimonio de la Consellería de Cultura", ya que en el caso de que se encuentren restos de valor —que algunos ya están documentados—, habrá que replantear el proyecto: "en el caso de que aparezcan restos que convenga mantener en su emplazamiento se incorporarán a las actuaciones previstas en las debidas condiciones. Se prestará especial atención a la conservación de la Vía Augusta". Además, dentro del Área Arqueológica según el Plan General se evitarán instalaciones que dañen el patrimonio arqueológico existente. Sólo se permite profundizar 60 cm, pero por los informes realizados, antes de llegar a esa distancia pueden salir a la luz nuevos restos

Los colectivos presentaron en mayo a la Conselleria que se equiparara la protección de este yacimiento al de La Alcudia por pertenecer al asentamiento íbero, pero indican que no han recibido respuesta. Ahora, con el inicio de las obras impulsadas por la Agrupación de Interés Urbanístico (AIU) E-16, instan a las tres administraciones a que informen a la Unesco por las posibles afecciones del proyecto al Palmeral y al yacimiento arqueológico existente —en el que además se encuentra una casa de arquitectura popular del siglo XIX-XX sin proteger—.

Noticias relacionadas

next
x