X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

paso previo a las catas

Empiezan a entrar las primeras máquinas en la finca El Arsenal del sector E-16 de Elche

7/08/2019 - 

ELCHE. Poco a poco se van viendo movimientos en el sector E-16 de Elche, un importante sector en el que hay una previsión desde hace más de una década de construir casi mil viviendas, y que ahora, empieza a desbloquearse. Los propietarios, la Agrupación de Interés Urbanístico (AIU) E-16 Portes Encarnades, había estado esperando el momento y ahorrando para realizar las catas arqueológicas que se han de realizar. El motivo, un yacimiento íbero de La Alcudia que alberga importantes restos —además de una casa de arquitectura popular sin proteger—, ya que según las publicaciones científicas tras las catas que se hicieron en su momento, se trataría del alfar de La Alcudia. Además de lo que parecen restos de la Vía Augusta, también había inhumaciones, un horno y otras estructuras en buen estado, y restos de un asentamiento prehistórico. 

Hace unos días hubo actividad por alguno de los huertos históricos afectados dentro del sector urbanizable, el Hort de Portes Encarnades, el Hort de Sansano o del Filador y la zona sur del Hort de Toni Escorina. También junto a la casa hay un dumper —un autovolquete que ha empezado a remover tierra estos días. Es un pequeño vehículo parecido a una excavadora. Así que han arrancado los primeros movimientos alrededor de la finca, en la que ya hay una caseta adecuada para las actuaciones. De momento, habrá que esperar a las prospecciones arqueológicas, que serán realizadas una vez más por Alebus —la compañía que ha hecho las catas del Mercado Central y otras muchas obras—, que además fue la que hizo en el pasado catas en el lugar, poniendo de relieve la importancia de algunos de los restos hallados. 

La AIU ha estado intentando urbanizar el sector desde hace casi 30 años, después de algunas actuaciones y catas. En 2011 presentó un proyecto de modificación del Plan Parcial que se había aprobado a principios de la década, para poder levantar edificios de ocho plantas. Una modificación que finalmente se aprobó en 2013, aunque fue en 2016 cuando se encargó y se presentó un proyecto de urbanización, el paso previo a la construcción de las viviendas y zonas verdes que hay proyectadas. La problemática del sector es que existe un yacimiento íbero de 18.000 metros cuadrados y una zona arqueológica que ocupa alrededor de 14.850 metros. A la vista de los informes y su relevancia, es de esperar que esta intervención tenga un recorrido similar al del Mercado Central, por los restos patrimoniales y arqueológicos que se encuentran en la finca y la oposición que por ende pueda tener el proyecto. De momento, ya se ha solicitado a Cultura que proteja el yacimiento

Noticias relacionadas

next
x