X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de febrero y se habla de alicante patrimonio benidorm PICASSO cultura altea PRIMARIAS PSPV Turismo

'Luz y movimiento' hasta el 26 de mayo

La energía cinética que impulsa al MACA

14/02/2019 - 

ALICANTE. La luz y el movimiento son dos conceptos que han sido claves en la historia del arte. Y es que la obra de un artista, ya esté plasmada en un material u otro, siempre ha ganado vida dependiendo de las cualidades del autor para representar estos elementos. Pero el inconformismo de los creadores y su deseo de transformación a lo largo de los años, conllevó que estos dos conceptos pasaran, de la representación, a la participación en la obra de un modo activo con la mouvance cinética. Obras que se mueven o que son movidas, e incluso que se perciben de manera distinta dependiendo del lugar desde el que se miren. Un movimiento de vanguardia que surgió en París en los años cincuenta y que vendría a reescribirla percepción del arte y de esos conceptos.

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA) acoge ahora en su planta baja la exposición Luz y movimiento. La vanguardia cinética en París (1955-1975), con treinta piezas que representan a la perfección esa corriente artística. Una oportunidad para reconocer a los protagonistas de esta vanguardia como son Marina Apollonio, Pol Bury, Alexander Calder, Carlos Cruz-Diez, Ángel Duarte, Marcel Duchamp, Horacio García Rossi, Julio Le Parc, François Morellet, Jordi Pericot, Nicolas Schöffer, Eusebio Sempere, Francisco Sobrino, Jesús Rafael Soto, JoëlStein, Takis, Víctor Vasarely. Algunos de ellos son herederos de esa influencia, mientras que otros son los propios precursores de la misma junto a Yaacov Agam, Jean Tinguely o Robert Jacobsen.

Este conjunto de artistas pretendía sorprender al espectador con el uso de nuevos materiales que no habían sido empleados hasta la fecha,modernizando el objeto artístico a través de técnicas industriales. "Algunas de estas piezas son un ejemplo de cómo relacionar al espectador con la obra, ya que el movimiento del público influye en la percepción de la pieza", explica Marianna Gelussi, comisaria de esta exposición junto con Jordi Ballart. "Es habitual el uso de esferas, ya que con ellas trataban de representar el cosmos y la deformación del espacio y el tiempo", comenta Ballart. Un objeto y un trabajo que cada autor desarrollaba de manera independiente y desde diferentes partes del mundo,aunque curiosamente y de forma natural estaban buscando la solución a las mismas cuestiones.

Catorce de estas obras proceden de la exposición celebrada previamente en La Pedrera y son propiedad del Centro Pompidou, pero también se incluyen obras pertenecientes a la familia Sobrino, la familia Soto, Eleonore Delavandeyra Schöffer, el Atelier Le Parc, la Galerie Denise René, la Galerie Lahumière, la Galerie Zlotowski, la Galerie Kamel Mennour de París y el Espai Cinètic Jordi Pericot del Ayuntamiento del Masnou. Desde el MACA se han aportado seis piezas de la colección Arte Siglo XX y otras tres de la colección Eusebio Sempere, además de una obra que está en depósito en el museo, proveniente de la colección Florencio Martín. Por otra parte, cinco piezas de la muestra son de la colección de la Diputación de Alicante - MUBAG. Entreotras, Oeta-neg de Víctor Vasarely o Physichromie 756 de Carlos Cruz-Díez, que fueron adquiridas durante el mandato del pintor alcoyano Mario Candela como diputado de Cultura, siguiendo los consejos del propio Eusebio Sempere.

La muestra no se limita a un solo espacio del museo, sino que viene a complementar de forma sublime su colección permanente que del resto de las salas. Aunque el recorrido para visitarla se inicia incluso antes de entrar al museo, ya que en la plaza de Santa María se ubica una instalación de la artista Marina Apollonio, la cual permanecerá igualmente durante todo el periodo de exposición. Una obra con la que se pretende impactar desde el principio, cumpliendo con el espíritu que promovía esta vanguardia desde su nacimiento en 1955. La exposición Le mouvement que se celebró entonces en la galería parisina Denise René, a iniciativa de Pontus Hulten y Victor Vasarely, fue considerada como acto inaugural del arte cinético.

La exposición, que está organizada por el Ayuntamiento de Alicante y producida por el MACA, es una de las grandes apuestas del museo para este año. Y en ese sentido, la edil de Cultura María Dolores Padilla ha afirmado que se ha trabajado durante casi un año para conseguir traer estas piezas que constituyen "lo más moderno que se ofrece hoy en Alicante". Un gran esfuerzo con el que se evidencia el excepcional momento que atraviesa el museo ya que, como afirma Rosa María Castells, conservadora del MACA, con esta exposición se da un "importante salto cualitativo". Así lo refleja el último informe del Observatorio de la Cultura (elaborado por la Fundación Contemporánea) que sitúa al museo alicantino en el ranking de las cien instituciones culturales mejor valoradas en el Estado español, concretamente en el puesto treinta y cinco a nivel nacional, ocupando el cuarto lugar en la Comunitat Valenciana, por delante de otros importantes centros culturales.

“Esta exposición nos remite a los orígenes de la colección del MACA, contextualizando la obra de Eusebio Sempere y ampliando nuestro conocimiento acerca de las vanguardias históricas que, de un modo u otro, han influido en el desarrollo del arte contemporáneo como lo conocemos hoy día, no sólo a nivel estético sino también ideológico", afirma José Luis Pérez Pont, director del Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana, colaborador de esta iniciativa, que además ha contado con el apoyo especial de la Fundación Catalunya La Pedrera.

Noticias relacionadas

next