X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de febrero y se habla de alicante patrimonio benidorm PICASSO cultura altea PRIMARIAS PSPV Turismo

director del IAC Juan Gil-Albert

José Ferrándiz: "Las personas que han visitado la exposición de Estruch la han hecho grande"

14/02/2019 - 

ALICANTE. "Estoy muy satisfecho de mi vida... ahora que llego al final". Con este matiz existencial resume el dramaturgo alicantino José Estruch (Alicante 1916 - Madrid 1990) su trayectoria vital, con unas palabras que se encuentran inmortalizadas en la galardonada exposición sobre la figura del director teatral, impulsada por el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, perteneciente a la Diputación de Alicante. La muestra, titulada José Estruch. Vida y teatro, ha recibido el Premio Nacional Emporia, en la séptima edición del certamen sobre arquitecturas efímeras, en la categoría al mejor montaje de una exposición efímera transportable e itinerante, junto con otros dos diseños dentro de la misma modalidad. Una muestra comisariada por la experta en el dramaturgo y actriz, Vene Herrero, quien realizó la tesis sobre la figura de Estruch, así como Juana María Balsalobre, directora del departamento de Arte y Comunicación Visual del IAC Juan Gil-Albert.

Este premio reconoce el esfuerzo a la originalidad, según sostiene el director del IAC Juan Gil-Albert, José Ferrándiz, "porque se trata de un reconocimiento a la idea que propuso la empresa de interiorismo Cota Cero, que resultó ser muy original y que supone un mérito hacia su diseñador, José Luis Navarro". Un proyecto que se inauguró en octubre de 2016 en el Teatro Principal de Alicante, con motivo del centenario del nacimiento de Estruch, y que supuso "una de las primeras actividades de recuperación de la vida y obra del escritor" que se realizaron ese mismo año, impulsadas desde el Instituto. 

El acto coincidió con la entrega de la primera edición de los premios que llevan el nombre de este dramaturgo alicantino de principios del siglo XX, un certamen creado a medias entre el IAC Juan Gil-Albert y el Teatro Principal. Para llevarlo a cabo, el proyecto expositivo requería un formato pensado para exhibirse en los vestíbulos, "con la finalidad no de que la gente fuera a buscar la exposición, sino que se les apareciera, además, en un contexto teatral", apunta Ferrándiz. La propuesta de diseño que planteó Cota Cero respondía a las necesidades exigidas por el Gil-Albert, motivo por el cual el director del Instituto expresa su satisfacción. "Un diseño que sirviera para divulgar la figura de José Estruch en pocos minutos y en un espacio reducido", explica, ya que la estructura no alcanza los cinco metros de ancho.

La historia se cuenta a través de una estructura abierta, es decir, no son maderas que se convierten en muros, porque está pensada para que se transite por dentro. La exposición va siguiendo el itinerario de la biografía de Estruch, que se divide en cinco apartados temáticos, contados a través de fotografías y textos. El primer contexto se centra en Alicante, ciudad de nacimiento y en la que pasó su infancia el director teatral. La narración continúa en el exilio a Francia e Inglaterra, momento en que se encuentra con la colonia de niños vascos refugiados con los que representa obras de teatro para que no pierdan el contacto con el idioma. El tercer entorno se ubica en Uruguay, donde ejerce como director teatral; esto guía al espectador hacia un cuarto panel que gira en torno a su retorno a España y la herencia que ha quedado de él en el panorama escénico. Finalmente, se encuentra un repertorio de frases de personas que le conocieron, desde personalidades del teatro hasta algunos de los niños vascos, ofreciendo una semblanza de la identidad del dramaturgo, una figura que debió ser cautivadora en las distancias cortas y convincente en los valores educativos.

Desde su inauguración hace poco más de dos años en Alicante -en un teatro en el que pasó sus seis primeros meses de vida-, la exposición suma más de veinticinco mil visitantes, por el carácter propio que se le confirió, "mimetizado con el espacio en que se inserta y que, sin ser de gran tamaño, las miles de personas que la han visitado la han hecho grande", comenta Ferrándiz. La muestra ha recorrido salas y teatros de quince localizaciones distintas de España, como el Gran Teatro de Elche, el Teatro Chapí de Villena, la Casa de Cultura de Calp, el centro Escola de Música de Guardamar, la Muestra de Teatre de Alcoy o el alicantino Teatre Arniches, entre otras ubicaciones. En la actualidad se puede disfrutar de ella en el Teatro Auditorio de Algueña hasta el 28 de febrero, justo antes de trasladarse a Pinoso, localidad en la que coincidirá con el próximo Encuentro de Compañías de Teatro Amateur de la Comunidad Valenciana, que tendrá lugar en marzo.


next