Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ocho meses antes de las intervenciones policiales en alicante

Kitchen en Alicante: Villarejo dio el 'chivatazo' al marido de Cospedal de las investigaciones del 'caso Brugal'

9/09/2020 - 

MADRID (AGENCIAS). La operación Kitchen también tendría ramificaciones en Alicante. O las tuvo, según se desprende del escrito, al que ha tenido acceso las agencias EFE y Europa Press, en el que Fiscalía Anticorrupción solicita al juez del caso Villarejo la imputación de María Dolores de Cospedal y del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz en la pieza Kitchen por presuntos delitos de prevaricación, descubrimiento y revelación de secretos y malversación. Según el sumario, Villarejo advirtió al marido de María Dolores de Cospedal de la existencia de las investigaciones penales de Brugal, en Alicante, y la rama valenciana de la Gürtel. 

Para Anticorrupción, una "primera vinculación" de Cospedal con esta operación "estribaría en que tendría interés personal en que" ésta tuviese "éxito" por dos razones: como "afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma" y también en el caso de existir "material comprometedor respecto de otros altos dirigentes" del partido.

Encuentra también la Fiscalía otra "vinculación, si bien indirecta, de altos dirigentes del PP con la gestación de la operación" en una grabación efectuada por el excomisario José Villarejo en julio  2009 a Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro -a quien también pide imputar-, en la sede del PP en Madrid. Ésta, sostienen los fiscales, versaría sobre "el ofrecimiento a Villarejo" -y su aceptación- de "encargos puntuales que serían sufragados con fondos del Partido Popular" y que "podrían ya entonces estar relacionados con la investigación policial y judicial de casos de corrupción" que afectarían a miembros del PP, como Gürtel.

Poco después, según el escrito, Villarejo advirtió a López del Hierro de la existencia de dos investigaciones penales, la operación Brugal, en Alicante, y la rama valenciana de la Gürtel; y a finales de 2018 aparecieron noticias con audios presuntamente de reuniones entre Villarejo, Cospedal y su marido "en las que se habría revelado a éstos información reservada" sobre "operaciones policiales vinculadas a la corrupción en el PP para 'controlar daños'".

Otra vinculación, si bien indirecta, de altos dirigentes del Partido Popular con la gestación de la Operación Kitchen se encontraría reflejada en una grabación del propio Villarejo en julio de 2009 a Cospedal y a su marido en la sede del PP, que tendría por contenido, entre otros, el ofrecimiento del comisario con la aceptación por parte de éste, en ese momento por entonces, funcionario policial, de la ejecución de "encargos puntuales" que serían sufragados por el PP. Dichos encargos, según Anticorrupción, podrían ya entonces estar relacionados con la investigación policial y judicial de casos de corrupción que afectan a miembros del Partido Popular, entre ellos denominado 'caso Gürtel'.

Con más detalle, según el escrito, fue en en septiembre y octubre de 2009, cuando Villarejo advirtió en sendas comunicaciones telefónicas a Ignacio López del Hierro de la existencia de dos investigaciones penales amparadas por el secreto sumarial: Brugal y Gürtel. La información se la habría facilitado el entonces Comisario Jefe de la UDEF, José Luis Oliveria.

Hay que recordar que es en enero de 2009 cuando surge la primera rama del caso Gürtel, con los trajes de Camps, y que más tarde, en febrero se produjeron las primeras detenciones de los cabecillas de la red. En abril de 2009, el TSJ de la Comunitat Valenciana se declaró competente para asumir todo el sumario, que después se trocearía en varias ramas. 

En el caso Brugal, hay que recordar que la investigación  judicial parte de 2007, tras las elecciones municipales de ese año, pero que las principales operaciones se produjeron en julio de 2010 cuando fue detenido el entonces presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll; el empresario Enrique Ortiz y varios concejales del Ayuntamiento de Orihuela. Parte de esas conversaciones, entre Villarejo y el marido de Cospedal, ahora recogidas en el escrito de la Fiscalía Anticorrupción, fueron desveladas por el portal moncloa.com y difundidas por La Sexta en octubre 2018.

El resto de la Operación Kitchen ya es, más o menos, conocida. Según la Fiscalía, habría consistido en "la captación y manipulación" de Sergio Ríos, chófer de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, para obtener "información concreta" sobre el lugar donde ambos "ocultarían" material "comprometedor" para el PP y para "altos dirigentes" del partido a cambio de "una retribución mensual con cargo a gastos reservados y su acceso al Cuerpo Nacional de Policía. El fin era "sustraer" este material al juez que investigaba el caso de "los papeles de Bárcenas".

También hay informes de la Unidad de Asuntos Internos, según la Fiscalía, que "reflejan" que Villarejo "podría haber actuado por cuenta directa" del partido, colaborando con éste "a instancias de altos responsables del mismo" con relación a investigaciones policiales o judiciales.

Respecto a Fernández Díaz, Anticorrupción cree que los "indicios" de su participación para que se llevara a cabo la operación Kitchen "son muy numerosos y concluyentes", dado que fue ministro del Interior durante todo el periodo de dicho "operativo ilícito", financiado con cargo a "fondos reservados de su departamento y bajo la supervisión directa" de su número dos, Francisco Martínez, imputado en la causa.

Es más, dice que mantuvo con él comunicaciones "directamente relacionadas con la infiltración en el 'zulo' (lugar donde supuestamente estarían los documentos) en el momento de la obtención de la documentación comprometedora que se buscaba", y es aludido por Martínez en sus conversaciones como "una de las altas personalidades del PP responsables de la operación Kitchen".

El informe recoge mensajes que Fernández Díaz envió supuestamente a Martínez en 2013 y éste registró ante notario. "Chófer B. Sergio Javier Rios Esgueva (ahora hace esa función con su mujer)", decía uno de ellos, enviado el 13 de julio de 2013. "Es importante", indicaba otro, registrado apenas dos horas después.


La Fiscalía incluye también una conversación de agosto en la que Martínez escribe al entonces ministro del Interior: "Entiendo que hablamos mañana en cuanto tengas el contacto Cecilio". La contestación fue: "Yo lo tendré al acabar el Consejo, así hemos kedado (sic). Total coordinación y medios. Hay que conseguir esa info...". "La operación se hizo con éxito. Se ha volcado todo (2 iphone y 1 ipad). Mañana tendremos el informe", indicaba otro mensaje de Fernández Díaz de octubre de 2013 que decía que, según "el informador", "ese material lo había dado B a los abogados para poder obtener a través de ellos los teléfonos y otros datos de su agenda". No sería, decía el mensaje de texto, "información para el J a efectos de publicación". "Otra cosa es q nosotros con el volcado efectuado podamos acceder a una gran e interesante información... veremos. Te informo (sic)", concluía. 

Noticias relacionadas

next
x