X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

diálogos sobre geopolítica en el congreso fexdir

Josep Piqué y Antonio Garrigues coinciden: "Es el momento de reivindicar a España como actor en Europa"

15/02/2019 - 

ALICANTE. No sólo de economía se ha hablado en el congreso Fexdir, celebrado este jueves en Alicante. Además de directivos de empresas, el evento ha reservado un espacio para hablar de geopolítica en las organizaciones, y los invitados para abordar la cuestión han sido el ex ministro Josep Piqué y el abogado y ex político Antonio Garrigues Walker. Ambos han analizado los cambios que se han producido en los últimos años en el mundo, con una reposicionamiento de los ejes de poder, y han coincidido que "es un buen momento para reivindicar a España, un caso de éxito, como actor importante en Europa" ante la inminente salida del Reino Unido y la abstracción de Italia.

Piqué y Garrigues han mantenido un diálogo alrededor de 40 minutos, moderado por María Solanas, director de Programas del Instituto El Cano. Piqué ha iniciado su intervención explicando que vivimos una etapa postoccidental, en la que por primera vez en Occidente ha perdido su papel hegemónico y que en el tiempo de la cuarta revolución industrial, el eje del poder se han situado lejos de Europa, en el estrecho de Macassar, en Asia, (entre los océanos Índico y Pacífico): "El futuro económico está allí; Europa es ahora el antiguo Far West", ha afirmado el ex ministro de Industria. 

Garrigues ha virado el debate hacia el auge de los movimientos populistas/nacionalistas. "No hay debate sobre la política exterior", ha alertado para preguntarse a renglón seguido: "¿Cómo hemos podido permitir que el que el nacionalismo/populismo nos domine?" A juicio del abogado, "hemos permitido que este movimiento domine un espacio; se aprovechan de la ignorancia y de los mensajes simples, y además, les gusta, a sus líderes, que les insulten". Pero ha destacado que España es diferente,  este movimiento no se da en España, no en tanta medida como en los países de Europa: "Hay más continuismo y la economía sigue creciendo por encima de la media europea". 

Entonces, el debate se ha centrado en el futuro de Europa y los liderazgos. Piqué ha destacado que España es un país que goza de buena reputación en Europa. "Los españoles nos vemos peor, el resto nos ve bien", ha recalcado. Y a partir de ahí, ha insistido en la idea de que España es una historia de éxito, como también lo es Europa, un club que nació con seis países y que ha ido creciendo hasta llegar a 28. "Esto dice mucho del atractivo que tiene el proyecto europeo", ha afirmado. 

A juicio de Piqué, España tiene un problema de autoestima y debería jugar un papel más destacado en Europa. "Es la primera vez que un proyecto político, como la UE, no se basa en la dominación; todos los anteriores sí que lo hicieron. Debemos poner en valor esa circunstancia".

Garrigues ha cogido el guante de Piqué, pero ha señalado las debilidades de Europa, como que se trata de una zona más débil tecnológicamente, y sin la potencia militar de Estados Unidos. De China ha dicho que "sin libertad económica, o muy poca, está consiguiendo crecimientos económicos espectaculares" y de EEUU ha recalcado que las grandes potencias tecnológicas están en su territorio.

Piqué ha replicado que estamos asistiendo a dos problemas que pueden debilitar el poder de Europa. Por una parte, ha citado el caso del Brexit, que puede suponer la posibilidad de perder músculo financiero, pues los grandes polos económicos están en Wall Street y la City londinense, y el debilitamiento del eje franco-alemán. "Macron ganó sin oposición, pero está perdiendo terreno con la crisis de los chalecos amarillos y Angela Merkel ya no tiene el poder político de antes", ha citado. 

Ante esta definición, tanto Piqué como Garrigues han coincidido que sería el momento en que hubiera algún tipo de reacción en España y asumiera un papel destacado dentro de Europa. "Siempre hemos sido los quintos en hablar, detrás de Gran Bretaña, Alemania, Francia e Italia; ahora que el Gran Bretaña se va e Italia se está abstrayendo, es el momento de España", ha dicho Piqué, y ha secundado Garrigues. "Nos lo tenemos que creer, y si tenemos problemas internos -en relación a Cataluña, que no lo ha mencionado-, el problema se encauza y se gestiona para tener una posición común; debemos tener una posición unitaria", ha insistido Piqué.

Ambos también han considerado que las elecciones europeas de mayo son muy importantes, más allá de las generales, las autonómicas y las municipales. "Es la primera vez que los euroescépticos pueden tener un tercio de representación en el Parlamento europeo y eso puede condicionar y bloquear muchos proyectos de la UE", han advertido, de ahí que hayan insistido en la necesidad de que aparezcan liderazgos nuevos y fuertes ante el desgaste de Macron y Merkel y que sitúan a España en una situación mejorable para lograrlo. 

Noticias relacionadas

next
x