X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

su estructura será monitorizada

El edificio Torre Juana contará con un espacio experimental para mejorar la conservación preventiva del patrimonio

14/02/2019 - 

ALICANTE. El convenio alcanzado hace unos meses entre la empresa IT&IS y la Fundación Santa María la Real ha dado sus primeros pasos. La entidad cultural, que lleva más de cuarenta años dedicada al estudio, restauración, conservación y difusión del patrimonio ha incorporado Torre Juana de Alicante a su plataforma tecnológica, para facilitar la conservación y la gestión del edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

De este modo, los gestores de Torre Juana, la empresa IT&IS, tendrán acceso a un panel interactivo de control desde el que podrán visualizar online, de forma rápida, sencilla y muy visual la situación en la que se encuentra la torre. Así, podrán saber, por ejemplo, si hay un exceso de humedad, si la radiación está afectando negativamente a un determinado espacio, si hay grietas activas o si la presencia de insectos xilófagos, como carcoma o termitas, supone un riesgo para la estructura o los bienes que alberga Torre Juana.

Para que Torre Juana pueda disponer de toda esa información útil, este jueves técnicos de la Fundación Santa María la Real han procedido a la instalación de una red de sensores de temperatura, humedad relativa, luminosidad, detección de xilófagos, presencia y estructurales en tres zonas del edificio: las caballerizas, la capilla y la propia torre. 

Dichos dispositivos son los encargados de vigilar y captar los datos de cada una de las zonas monitorizadas. La información que recogen se envía a un servidor central y es procesada e interpretada gracias al sistema desarrollado por la Fundación, que no solo ofrece datos objetivos, sino un conocimiento preciso del estado de cada área. Incluso está programado para que en el panel de control puedan saltar alarmas de aviso, cuando se detecte una situación de riesgo o emergencia.

El uso de esta tecnología permite hacer un uso responsable del patrimonio; ofrece datos en tiempo real y permite conocer el estado del complejo patrimonial. Los datos aportados por los sensores son una fuente de conocimiento que facilita el mantenimiento del edificio para prevenir y evitar inversiones futuras motivadas por el deterioro de una estructura patrimonial.

En este proyecto colaborará Lucentia LAB, empresa ubicada en Torre Juana OST, que mantiene una división dedicada al Big Data-IoT y será la encargada de aplicar una metodología para el tratamiento y análisis de los datos obtenidos.

 

Noticias relacionadas

next