X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

PRESENTACIÓN DE ‘JAVIER ORTIZ. TALENTO Y OFICIO DE UN PERIODISTA’ EN 80 MUNDOS 

Javier Ortiz: “No combatí contra el franquismo para que hubiera democracia, sino libertad”

5/06/2019 - 

ALICANTE. Cuando en 2015 el comité de Literatura de la Academia Sueca otorgaba el Premio Nobel a la periodista bielorrusa en lengua rusa Svetlana Aleksiévich, tal vez no sabía lo que estaba haciendo. Si literatura es todo aquello que se puede construir con la palabra como cimiento, pilar, ladrillo, revestimiento, aislante y pintura, el periodismo, hasta el advenimiento de las nuevas tendencias gráficas y audiovisuales, ha sido modélico en el uso de la herramienta lingüística como intermediario entre los hechos y los individuos. Con una estructura básica fundamentada en el testimonio y un formato de texto basado en las ya canónicas seis W anglosajonas: what (qué), who (quién), when (cuándo), where (dónde), why (por qué) y how (cómo), el periodismo elabora un mapa de la realidad lo más acertado posible. Puede que con el advenimiento del periodismo narrativo, otras técnicas han llegado que han pretendido sustituir a la descripción de los hechos, como el marco teórico, el análisis de clase, las estructuras de poder, incluso la opinión pura y dura… pero no hay nada como conseguir describir todo eso a través de los hechos. Es lo que hizo Aleksiévich en Voces de Chernobyl, el trabajo de periodismo literario que está detrás del constructo audiovisual de HBO Chernobyl, y también lo que intentó hacer durante toda su trayectoria periodística Javier Ortiz.

El periodista guipuzcoano, nacido en San Sebastián en 1948 y fallecido en Madrid en 2009, tras 40 años de periodismo activo, fue un antifranquista militante que se exilió en Francia en 1970 y regresó a España en 1975, para trabajar como redactor y colaborador en numerosas publicaciones nacionales y extranjeras. Perteneció al equipo fundacional del diario Liberación, efímero proyecto de periódico de izquierdas en el que coincidió con Andrés Sorel. Tras ejercer puestos de dirección en varias revistas especializadas, en 1989 se incorporó al proyecto del diario 'El Mundo', del que fue posteriormente subdirector y responsable de Opinión. En 2000 dejó la redacción de este periódico, del que siguió siendo columnista hasta pasar a colaborar en Público. Fue también comentarista de la radiotelevisión vasca y ensayista, con nueve libros publicados, entre los que se cuenta Jamaica o muerte (Akal, 1995) y Arzalluz (Akal, 2005), obra en la que Ortiz dio forma a la autobiografía oral del expresidente del PNV.

Pero si hubo una pasión en la trayectoria profesional de Ortiz fue al periodismo diario, al periodismo de calle, a ese periodismo del que es imposible “desengancharse”: “Llevo dedicado a la escritura como ocupación principal desde los dieciocho años. Si las cuentas no me fallan, eso hace algo así como un cuarto de siglo. He trabajado en todas las variables de periodismo escrito que existen, desde el fanzine hasta la revista de lujo. Pues bien, no he encontrado nunca un campo profesional que pueda compararse al periodismo diario”.

Fruto de la amistad y de la fascinación por el trabajo de Javier Ortiz es el volumen antológico Javier Ortiz. Talento y oficio de un periodista, que tiene como editor al comunicador cultural Mikel Iturria, editado por Foca, sello de la editorial Akal. El internet todavía dubitativo del año 2000, a través de la lista de correo la Patera y su evolución hacia la web dedicada al periodista donostiarra, fruto del trabajo de Iturria que, no contento con esta proyección, decidió darle forma de libro, un libro que “no es únicamente un homenaje a un periodista rara avis, uno de esos que no tienen reparo en poner el dedo en la llaga: es un homenaje al periodismo independiente, a los periodistas que se enfrentaron al Poder y no callaron cuando callar era la opción más sencilla. Javier Ortiz era un periodista «enganchado», alejado de la desidia burocrática, con pasión por su oficio, con tendencia a la rebeldía y con la pluma en ristre cargada de principios éticos y análisis mordaces.

      Quien conozca el trabajo de Javier Ortiz no se sorprenderá del contenido: una andanada de escritos que apunta en todas direcciones, sin miedo, con claridad y concisión, tratando los temas intratables, los tabúes creados a partir de los consensos de nuestra Transición. Desde la no ruptura con el franquismo en instituciones clave, pasando por la tortura policial, la situación de los presos, las tensiones del núcleo duro madrileño con las naciones periféricas, la prostitución o el terrorismo (el de ETA y, el gran olvidado, el de Estado), hasta los abusos políticos del felipismo, de Fraga, de CiU, etc. Siempre con la honda preocupación por la defensa de los derechos humanos y de las libertades de todos, de sus enemigos también, en cualquier lugar, ya sea en Iraq, Afganistán, el Sáhara o Madrid”.

El jueves, 6 de junio, a las 20:15 horas, Mikel Iturria, acompañado de Mariano Sánchez Soler, ofrecerá un retrato de Javier Ortiz y su obra en la Librería 80 Mundos de Alicante.

Noticias relacionadas

next
x