X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Investigadores de la UMH creen que la calidad del aire en aulas de infantil y primaria "puede mejorar sustancialmente"

3/09/2019 - 

ELCHE (EP). Investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche han concluido que la calidad ambiental de las aulas de educación infantil y primaria "se puede mejorar sustancialmente" mediante la filtración y la limpieza del aire. Además, recomiendan el uso de materiales de construcción y mobiliario de bajas emisiones.

Los profesores de la UMH Manuel Jordán Vidal y África Martínez Poveda han participado en un estudio "pionero" sobre la calidad del aire de los centros de educación de infantil y primaria, cuyo objetivo era comparar los valores de partículas sólidas presentes en el aire dentro y fuera del aula, donde los niños pasan la mayor parte del día, ha señalado la institución académica en un comunicado.

Los niveles de PM10 (partículas de 10 micrómetros o menos de diámetro) y su composición química se estudiaron dentro del aula y al aire libre en siete centros de educación primaria de Castellón, en un área con un importante núcleo industrial, dedicado a la cerámica. Tres de las escuelas se encuentran en entornos urbanos, otras tres en industriales y una en entorno rural.

El estudio de la UMH indica que las características de los edificios influyen más en la concentración de contaminantes que la ubicación de la escuela. Por ejemplo, los niveles más elevados de boro se encontraron en una de las aulas de entorno rural.

Asimismo, factores como la ventilación, la orientación, la distribución de las calles, la higiene y el número de alumnos influyen más en el tipo de elementos químicos que se pueden encontrar dentro de las aulas.

Además, el estudio advierte de que, si bien la ventilación natural favorece, en general, la reducción de partículas en el interior, puede haber casos en los que la orientación del edificio aumente la entrada de partículas por el aire. Por ello, recomiendan el uso de materiales de construcción y mobiliario de bajas emisiones, así como el filtrado y la limpieza del aire en las aulas infantiles.

El estudio, publicado en agosto en la revista Heliyon, concluye que las concentraciones de contaminantes analizados eran siempre superiores dentro del aula. Los investigadores han encontrado niveles medios de boro de hasta 1,8 mg/m3 o niveles de plomo de 0,9 mg/m3 y obtuvieron niveles medios de 43,4 g/m3 de aniones de nitrato (NO3 -).

Estos resultados indican que hay fuentes de contaminación dentro del aula, que pueden venir de los procesos de limpieza u otras fuentes de metales tóxicos.

Por otro lado, se obtuvo una muestra en una escuela mientras se estaban realizando obras en el exterior, en la que observaron un "aumento significativo" en la concentración de partículas en el interior de las aulas.

"Más susceptibles"

Los investigadores de la UMH han apuntado que los niños tienen ciertas características que los hacen "más susceptibles" a la contaminación del aire que los adultos. Por un lado, su frecuencia respiratoria es mayor, los sistemas respiratorios de niños menores de cinco años no están completamente desarrollados y su sistema inmunológico no está maduro.

Las partículas analizadas se asocian con problemas respiratorios como insuficiencia pulmonar, asma, bronquitis, sinusitis y arritmias cardíacas, ha detallado.


Noticias relacionadas

next
x