Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

advierte de un problema de gestión de la contratación

Intervención abronca al bipartito de Alicante por los pagos sin contrato e insta a anticipar concursos

15/09/2020 - 

ALICANTE. El departamento de Intervención del Ayuntamiento de Alicante reprende al equipo de Gobierno (PP y Cs) por la acumulación de servicios que se prestan desde hace meses (o incluso años) tras la caducidad de sus respectivos contratos. Se trata de situaciones que se repiten por lo que respecta al contrato de mantenimiento de zonas verdes, al servicio de limpieza de colegios escolares y dependencias municipales, entre otros. Y la advertencia, que suele ser habitual en sus informes de liquidación presupuestaria (en el informe de 2019, alertó de pagos por un importe de 9,8 millones sin contrato en vigor) llega esta vez con una recomendación explícita, en la que apremia al bipartito a acelerar la tramitación de las licitaciones en todas y cada una de las concejalías para evitar la acumulación de pagos extracontractuales. 

El tirón de orejas se produce a colación de los últimos pagos acordados respecto a la contrata de mantenimiento de zonas verdes: un servicio que sigue prestando Geamur, dos años después de que se produjese el vencimiento de su contrato, en julio de 2018. En un informe complementario al informe de fiscalización habitual, emitido este mes de septiembre, el alto funcionario ampara la liquidación de las facturas correspondientes a los meses de abril, mayo y junio de 2020, a razón de más de 375.000 euros por cada mes. Sin embargo, subraya que "se ha producido un incumplimiento de los procedimientos establecidos en la Ley de Contratos, debido al retraso en la tramitación del expediente y a circunstancias ajenas a la voluntad de la Administración".

El alto funcionario sostiene que el hecho de que un servicio sea obligatorio y de prestación esencial debería exigir más cautela por parte de la Administración

Con la aclaración, el interventor municipal se refiere a la acumulación de recursos que se han producido durante el proceso de licitación del servicio, cuya nueva adjudicación sigue bloqueada desde que se convocó el concurso (en diciembre de 2018) a instancias de una última impugnación registrada por Eulen y del contencioso impuesto por STV Gestión. Lo cierto es que la sucesión de impugnaciones también se ha registrado en otros procesos de licitación, lo que ha conllevado demoras en la adjudicación de otros concursos. Con todo, en su informe, el interventor añade que el retraso en la tramitación de las licitaciones "no es un hecho aislado. Otros contratos se encuentran en situación similar, por lo que el Ayuntamiento de Alicante tiene un problema en materia de gestión de la contratación".

Así, a modo de conclusión, el interventor establece que "el órgano de contratación", o lo que es lo mismo, la Junta de Gobierno, compuesta por ediles de PP y Cs, "debería adoptar las medidas que estime convenientes en aras de que los centros gestores", es decir, cada una de las concejalías, "inicien procedimientos de contratación con antelación suficiente a la finalización de los contratos para evitar que esta situación se repita".

Es más, en su informe, el alto funcionario apunta también, en relación a la prestación del servicio de mantenimiento de zonas verdes, que "el hecho de que se trate de un servicio esencial y de prestación obligatoria, exige una mayor cautela por parte de la administración y no dejar al albur de una empresa su prestación".

Noticias relacionadas

next
x