X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista | embajador de españa en argelia

Fernando Morán: "La relación comercial con Argelia no se ha resentido por las protestas"

30/06/2019 - 

ALICANTE. Licenciado en Derecho, hijo del exministro Fernando Morán López y sobrino del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, ingresó en 1981 en la Carrera Diplomática. Actualmente es el embajador de España en Argelia. Fernando Morán Calvo-Sotelo ha viajado este pasado jueves hasta Casa Mediterráneo, en Alicante, para asistir al foro empresarial organizado entre la ciudad y Orán. Un cargo que desempeño desde el 28 de septiembre de 2018, tras ocupar la segunda jefatura en diversas embajadas. Entre otros puestos que ha ocupado, el de director del gabinete del Secretario de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica, embajador en misión especial para los organismos internacionales africanos y delegado especial para el Campo de Gibraltar.

-Primera pregunta, Embajador. ¿Qué tiene Argelia para que sea un sitio tan atractivo, no solo para Alicante, sino para otras regiones cercanas?

-Argelia es un país que es estratégico para España: somos vecinos y tenemos unas relaciones políticas muy intensas. Es el país con el que España ha tenido reuniones de más alto nivel. En 2018, cuando todavía era presidente del Gobierno Mariano Rajoy celebramos la séptima, el próximo año, la octava. El intercambio de visitas es constante, y a nivel económico, somos el segundo comprador en Argelia, y el cuarto vendedor. El año pasado, las cifras de negocio alcanzaron 8.158 millones de euros y el primer trimestre del año las exportaciones pagadas por Argelia han sido de 863 millones y hemos comprado 1.318. Tenemos unas relaciones económicas y comerciales muy interesantes.

-La situación política con uno de los pocos países que aún no había sufrido su particular “primavera árabe”, ¿afecta a esta buena relación comercial?

-En absoluto. Las cifras que os he dado muestran que, de enero a marzo de este año, hemos vendido más del 20% a Argelia. Las compras han subido ligeramente menos: el 95% de lo que adquiere España es gas y petróleo, contratos a muy largo plazo. Que las protestas en Argelia comenzaran en febrero y los datos aportados vayan de enero a marzo demuestra que las relaciones comerciales entre ambos países siguen creciendo y están plenamente vigentes.

-¿Es Argelia un país de tendencia más bien exportadora o importadora?

-El 95% de lo que exporta Argelia es petróleo y gas; el resto son exportaciones residuales, productos químicos, por ejemplo. Eso representa el 60% de los ingresos estables del país, lo que hace que sea muy dependiente de estas ventas de hidrocarburos. En cambio, importa todo tipo de productos, de lo que, como decía antes, somos el cuarto vendedor, el tercero hasta hace poco tiempo, pero ha irrumpido China en toda África, colocándose a la cabeza en Argelia.

-Por tanto, la crisis del crudo es un tema que achaca al país vecino…

-Los precios están recuperándose últimamente. Argelia necesita un precio estable para su equilibrio presupuestario y, al ser un país tan dependiente de la venta de un solo producto, claro, la variación del precio del mismo, repercute en sus ingresos.

"Argelia es imprescindible para nuestro país, y Alicante es la ciudad más argelina de España"

-¿Cuál es la misión comercial que se marca Alicante con Orán? Y viceversa.

-Orán y Alicante han estado históricamente muy unidas. En Argelia se dice que Orán es la ciudad más española de Argelia, y que Alicante es la ciudad más argelina de España. Son relaciones que vienen del siglo XV. La fortaleza de Santa Bárbara, aquí, y la de Santa Cruz, en Orán, tenían relaciones defensivas contra los turcos. Luego, en el XIX, hubo una emigración muy importante de esta zona de España a Argelia, especialmente trabajadores del campo. También destacables las del año 39. Por eso fui a visitar al Wali de Orán, hablando posteriormente con los presidentes de las cámaras de comercio de sendos países, para realizar la reunión que se está llevando a cabo hoy, y que esperemos que siga teniendo continuidad.

-¿Se caracteriza Argelia por ser un país aperturista?

-Desde el punto de vista económico se está abriendo. Poco a poco. Está en un proceso de industrialización importante y se ha dado cuenta de que la dependencia de un solo producto para la exportación conlleva riesgos, por lo que está diversificando su economía, intentando traer capital extranjero. En estos momentos, hay alrededor de 550 empresas españolas en Argelia y, en Orán, 130. No existen los datos de las que pertenecen a la Comunidad Valenciana, pero sabemos el caso de Dulcesol (Gandía), que ha manifestado su intención de expandirse. Puede que haya más empresas españolas en Argelia: desgraciadamente, muchas de ellas no avisan a la embajada. No tenemos ningún afán inquisidor de ningún tipo, pero sí nos interesa saber quiénes están, y quiénes no.

-¿En qué sectores se desmarcan?

-Siempre han dependido de la importación de productos agrícolas, y ahora se han dado cuenta de que en la agricultura aportan un valor añadido y se están fijando en esto. El sector del automóvil, Seat, por ejemplo, tiene una fábrica en Argelia, cerca de Orán. En obra civil también estamos muy presentes, en la construcción. Hay todo un amplio abanico de sectores en los que las empresas españolas podrían estar más presentes.

-Poniendo a ambas ciudades en una balanza. ¿Cuál de ellas podría decirse que es más competitiva? 

-Como decía antes, las relaciones son muy intensas. La intención de estas jornadas es poner en contacto a empresarios de uno y otro lado para potenciarlas aún más. Orán va a acoger en el año 2021 los Juegos del Mediterráneo, que sabrá recibir por su gran capacidad a la hora de hablar de sus infraestructuras de ámbito turístico. Yo creo que es una oportunidad que hay que aprovechar.

-Además, esa aclamada cercanía…Los flujos de movimiento Alicante-Orán son cada vez más importantes.

-Si no me equivoco, de Orán a Alicante hay 25 minutos. Hay dos vuelos diarios. Despegar y aterrizar. Argel, por su parte, está conectada con Alicante, Málaga, Madrid, Valencia, Barcelona. Hay varios vuelos. Y luego está el ferri. Desde Alicante y Almería, tanto compañías españolas como argelinas.

-¿Los argelinos siguen viendo a Alicante como una ciudad idílica?

-Es la segunda que vengo a Alicante desde Argelia, invitado por Casa Mediterráneo. Las dos veces los aviones han ido abarrotados. Es tradicional que venga mucho argelino a Alicante, muchos tienen casa en la zona de Campello, San Juan y Benidorm. Sí, en la zona de Orán hay una gran atracción por Alicante.

"Argelia debe dejar de ser tan dependiente de un solo producto para exportar, y está viendo un potencial en su agricultura"

 -Ha ocupado la segunda jefatura en las embajadas de Kuwait, Santo Domingo, Rabat, Tel Aviv y Berna. También ha sido cónsul general en Nador y embajador en la República Democrática del Congo, Senegal y Costa de Marfil. ¿Qué diferencia le aporta trabajar en Argelia?

-Es un país fundamental para España. Argelia es imprescindible para nosotros. En ámbito político, lucha contra el terrorismo, en las relaciones culturales, entre otros. El español es la segunda lengua extranjera que se estudia en Argelia. Por tanto, ser embajador allí para mí es un orgullo y una satisfacción.

-Puntos débiles del mercado argelino.

-La idea de este encuentro es poder seguir haciendo más entre los empresarios. Para mí, mientras esté como embajador, va a seguir siendo una prioridad continuar promoviendo la cultura española en Argelia, introducir la lengua en las universidades donde no está y poder abrir más sedes del Instituto Cervantes. Hay muchas cosas por hacer todavía.

Noticias relacionadas

next
x