X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el sur del sur / OPINIÓN

¿Era el momento Sanguino, o tocaba otro perfil?

3/02/2019 - 

Bueno, habemus mirlo blanco en el PSPV de Alicante...y habemus primarias. Dos emociones en una semana. ¿Era el momento Francesc Sanguino? ¿Era el momento primarias? Parece ser que el alguien se precipitó en calificar a Sanguino como candidato oficial a la Alcaldía sin esperar acontecimientos; en este caso, sin esperar a Madrid, que al mismo tiempo que Pedro Sánchez avalaba a Pepu Hernández convocaba las primarias para que otros dos sparrings se presentaran a la convocatoria. En el PSPV alguien vendió la piel del oso antes de cazarlo.

Pero mira por donde que la convocatoria de las elecciones primarias devuelve a la dignidad al proceso, le da una oportunidad a Eva Montesinos -que sólo tendrá posibilidad si se une al sanchismo- y además, legitimirá a Sanguino, si es que gana.

¿Era el momento de Sanguino? Era el momento de un candidato nuevo, que aportara aire fresco, de alguien que sume más allá de la propia marca local. Sus primeras palabras, el viernes por la tarde, en la sede del PSOE de Alicante, ya evidencian de que se trata de otro perfil. ¿Conectará con la gente? Ese es su gran objetivo: salir del teatro y patearse los barrios de la zona norte (y periféricos) y la Playa de San Juan, donde está la gran batalla electoral. Sanguino tiene don de gentes, puede tener discurso, sabe hacer equipos y es un hombre sin tacha en su ADN progresista. ¿Quizás demasiado de izquierdas? Bueno, eso es un aviso a navegantes, para Podemos, Esquerra Unida y Compromís, que saben que ahora tienen (o pueden tener) un contrincante de peso, y que conforme se acerque la cita electoral, el voto útil irá en favor de los socialistas. 

Eva Montesinos tiene más posibilidades de lograr un buen resultado que Asensi, pero a los dos les conviene pactar si quieren ganar (o tener influencia en la próxima candidatura). Porque a Montesinos se le ha dado por muerta en muchas ocasiones, incluso injustamente con sus declaraciones sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2019. Dijo lo mismo que Herick Campos un día después, pero fueron a por ella. Montesinos tiene el relato de ir contra el establishment (local); el feminismo y, sobre todo, un alto grado de conocimiento. Debe jugar esas bazas sin mirar al pasado. Que haya gobierno progresista, desde luego, pasa por una subida del PSOE. Todo lo que no sea eso, será un Gobierno a la andaluza.

¿Era el momento de otro perfil?

Pues posiblemente, también. Con Sanguino se va a una apuesta de garantizar que el bloque de la izquierda crecerá (o debe crecer). No olvidemos que estas elecciones son de bloques, y de movilización. El bloque que más movilice, ganará. Ahora bien, también era el momento de un profesional liberal, progresista, moderno, de la economía digital. El PP ya no levanta pasiones ni opta por esos perfiles.

De haberlo encontrado o convencido, el PSOE podría ir a la consulta electoral con la opción no sólo de sumar por la izquierda, sino de pactar con Ciudadanos y romper la dinámica de bloques (aunque los votantes naranjas quieran pactos con Vox, a sus dirigentes se les hace un nudo en la garganta oír hablar de Santiago Abascal y su ideario; bueno, a excepción de Toni Cantó que es capaz de todo por mantener un relato de dudosa credibilidad). Pero los hechos han querido que vayamos, en Alicante también, a una confrontación de bloques. Al menos, hasta el 26 de mayo. Después veremos. La derecha, movilizada, y Sanguino, en el PSPV-PSOE, parten con ventaja. Pero ya saben que en la nueva era todo es posible.

Noticias relacionadas

next
x