carlos mazón analiza la gestión durante la pandemía

"La Diputación cuenta con un fondo de reserva que irá ampliando según los tiempos"

31/05/2020 - 

ALICANTE. Carlos Mazón Guixot (Alicante, 1974) es el presidente de la Diputación Provincial. En esta conversación con Alicante Plaza aborda la gestión de la crisis desde su institución, en la que todas las medidas ha sido aprobadas por unanimidad, aunque se han producido críticas moderadas a algunas de sus iniciativas. Mazón dice que se queda con los hechos y lamenta dos cuestiones de la Generalitat: la falta de información sobre los datos sanitarios y que no asuma, de una vez por todas, las competencias impropias que ahora costea la institución que preside. A su juicio, esta circunstancia lastra la capacidad inversora de la Diputación, y le genera un déficit inversor a la provincia que le correspondería asumir al Gobierno valenciano, sobre todo, en materia cultura. 

-¿Está satisfecho con las medidas que ha adoptado la Diputación de Alicante para hacer frente a la crisis de Covid-19, o le gustaría o podría haber hecho más?

-Estoy satisfecho de haber exprimido al máximo las competencias que tenemos, e incluso de haber llegado más allá con los condicionantes que tenemos a nivel presupuestario. Ya sabe que nosotros asumimos competencias que otras diputaciones no asumen. Lo hacemos con mucho gusto porque es una labor social muy importante, que es lo que hacemos con el Hogar Provincial, con el centro Doctor Esquerdo, o con la teleasistencia, y además, venimos arrastrando un déficit de inversión cultural que tampoco tienen otras provincias. Castellón tiene Castelló Cultural. En València, hay inversiones de la Generalitat, como el IVAM, como el Complejo Cultural del Carmen, que aquí en la provincia de Alicante ha sido sufragadas por la propia Diputación Provincial, como la Orquesta Sinfónica. En Valencia, todo eso lo paga la Generalitat, aquí, insisto, lo sufraga la Diputación. Uno de los museos más importantes que tenemos, el Marq, lo sufraga la Diputación, no la Generalitat. Tenemos todos esos impedimentos presupuestarios, pero estamos muy orgullosos tras ver esas inversiones. Yo creo que hemos hecho un esfuerzo muy importante y, sobre todo, estoy satisfecho de que esa gestión de competencias impropias se ha hecho magníficamente bien, con un personal volcado a más no poder, con un nivel de resultado también excepcional. Hay que cruzar los dedos porque el virus puede entrar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Insisto, estamos contentos porque hemos sido capaces en poco tiempo y por unanimidad, con el apoyo de todos los partidos y con la participación de todos, trabajando desde la mismísima cocina, de ofrecer ayudas a autónomos, ayudas sociales, de ampliar, de poner a disposición una caja de crédito para las necesidades de tesorería de los ayuntamientos, de poner a disposición de los también de los autónomos turísticos, de aprobar el Plan Planifica, que son más de 100 millones para los próximos años en inversiones. Siempre te gustaría hacer más, porque cuando el drama es de tal envergadura y porque, solo en la parte económica estamos en la punta del iceberg, tenemos que estar preparados para lo que venga. La sensación de cualquiera que sea responsable es que siempre, siempre hay que intentar llegar a más, pero durante todos estos días o semanas hemos estado exprimiendo al límite nuestras competencias. Hemos aflojado los impuestos todos a través de SUMA, hemos fraccionado al máximo la capacidad de la gente para poder devolverlo. Es la primera vez que el IBI en la provincia de Alicante se va a poder pagar hasta noviembre.

-No sé si era el momento de replantearse más cambios en el presupuesto, y no solo este último, que fue el de los seis millones, es decir, una modificación más amplia del presupuesto de la Diputación...

-Es un tema evolutivo, y no lo descartamos. Conforme vamos confirmando que hay una serie de actividades y de ejecuciones presupuestarias que no se van a realizar, vamos incorporando partidas para ir mejorando la inversión. Nosotros tenemos todavía un fondo de reserva, que se va ampliando según van pasando los tiempos y, que podemos ir aplicando. No hemos puesto toda la carne en el asador porque estamos gestionando también los tiempos de la crisis. Desgraciadamente, todavía va a durar.

-Los otros grupos de la oposición, PSPV y Compromís, han criticado que a lo mejor era el momento de formar parte del Fondo de Cooperación Municipal, junto a la Generalitat. ¿Cree que era momento para transferir dinero de forma directa a los ayuntamientos?

-La Diputación ya transfiere dinero de todos los días; podríamos decir que todo el presupuesto de la Diputación es un fondo de cooperación en sí mismo. Al final, ¿qué más da? Le voy a poner un ejemplo. ¿Qué más da darle dinero a los ayuntamientos para que lo utilicen en la eliminación de plagas de mosquitos para el verano si directamente ya sufragamos la eliminación de plagas de mosquitos para los ayuntamientos? Lo que nosotros sí que tenemos es un fondo de cooperación propio para las inversiones que libremente cada ayuntamiento pueda hacer. En primer lugar,  ese fondo favorece más a los ayuntamientos pequeños que el Fondo de Cooperación de la Generalitat. En segundo lugar, es más cuantioso que si nos acogemos al de la Generalitat, pues estamos hablando de 13,7 millones. El habilitado por la Diputación es de 14,5 millones. Y ese detalle es fundamental. Que se sepa que nos gastamos nuestro propio fondo de cooperación y que está a disposición de los ayuntamientos para que hagan las inversiones que quieran. No creo que estemos perdiendo absolutamente nada, al revés. De hecho, si aplicáramos los criterios del plan de cooperación de la Generalitat, la inmensa mayoría de los municipios de menos de 20.000 habitantes, por no decir todos, se verían perjudicados en el reparto. 

-En todo caso, más allá de los argumentos que está defendiendo, si el año que viene se lo vuelven a plantear la participación en ese fondo autonómico, ¿qué va a hacer la Diputación? ¿O teme que se convierta en ley y su adscripción sea obligatoria?

-Si se convierte en ley, y esa ley quiere convertir a la participación de las diputaciones en el fondo de cooperación en obligatoria, no tendremos más remedio que recurrirla por considerarla contraria a la Constitución. Y nosotros ya lo hemos planteado. La Diputación de Alicante ya está asumiendo competencias impropias, que no nos corresponden y estamos dispuestos a dar más fondos a los ayuntamientos si se nos liberan de esas competencias que no nos corresponden. Ese es el acuerdo al que hemos llegado con Mònica Oltra, un acuerdo que el resto de la Generalitat ahora parece no querer asumir. Y ese acuerdo dice que conforme vayamos liberando los recursos -que nos encadenan a las competencias impropias- los incorporaremos al Fondo Social Municipal, con lo cual seguiremos invirtiendo en los ayuntamientos, pero hay que evolucionar de manera paralela. No se nos puede exigir a la Diputación entrar en un plan cuando no se es sensible a las necesidades que tiene la provincia de Alicante. Es que aquí hay un trato discriminatorio desfavorable. En Valencia se resolvió, en Castellón se resolvió, pero en Alicante no está resuelto.

"No se nos puede exigir a la Diputación entrar en un plan cuando no se es sensible a las necesidades que tiene la provincia de Alicante"

-Entonces, el problema es la Conselleria de Sanidad, pues Políticas Inclusivas ya ha alcanzado un acuerdo con la Diputación de Alicante...

-Pues esa es una pregunta que nos encantaría que respondiera la Generalitat Valenciana. Hemos creado una comisión bilateral, de trabajo, en la que espero que esta sea una de las primeras cuestiones a arbitrar. Yo todavía estoy buscando una explicación a la Conselleria de Sanidad. Fíjese que nada más empezar el Covid, con las competencias impropias, llamamos a la Conselleria de Sanidad y pusimos el centro del Doctor Esquerdo a disposición de la Generalitat sin ningún coste, por supuesto. Aquí hay que ser generoso con todo, y no aprovechamos el momento para decir esto te toca pagarlo a tí porque son tus competencias que yo estoy asumiendo injustamente. Creo que ahí hemos sido muy responsables, pero llegará el día en el que la Conselleria de Sanidad, o  la Generalitat, tendrá que decir cuáles son las razones por las que no se asumen las competencias que les corresponden a ellos.

-¿Ha funcionado la colaboración institucional en esta crisis?

-En algunas cosas, sí como por ejemplo en el traspaso de la puesta a disposición del centro Doctor Esquerdo. Hemos tenido varios encuentros virtuales, de algunas de las cosas se nos han informado, y, bueno, ha habido cierto nivel de corrección. Nosotros no hemos contribuido a un mal ambiente político con la Generalitat Valenciana, y en campos como la coordinación de las emergencias, o en el ámbito turístico, independientemente de unas declaraciones de Mónica Oltra absolutamente desafortunadas, nos hemos coordinado. Hemos coordinado hasta incluso las ayudas a las pymes y autónomos turísticos con el departamento de Francesc Colomer. 

Desde el punto de vista del traslado de la información, de cómo se estaban manejando las cosas, hay deficiencias. No hemos tenido conocimiento de la evolución sanitaria de la provincia, y eso es una carencia grave que se ha producido durante estos días. Y es cierto que algunas explicaciones, en algunas cuestiones claves, como es el cambio, o no cambio, de fase en la desescalada, la Diputación no ha recibido la información, y que yo creo que sí que tendríamos que haberla recibido. Con lo cual, mi respuesta es que en unas cuestiones muy bien, que afortunadamente que son en las que la Diputación se ha puesto a disposición de la Generalitat, pero en la recepción de cierto nivel de datos y de información, no sólo a la Diputación, sino también a los municipios de la provincia, no se nos ha completado el expediente con matrícula de honor, que es una frase que tanto utilizaba la Generalitat.

"Y en una pandemia, tenemos olvidarnos de tanta literatura política y hablar de los hechos; repito, los hechos en la diputación han sido por unanimidad"

-¿Cree que la oposición aquí ha sido demasiado dura al cuestionar la tramitación de algunos acuerdos en el seno de la Diputación de Alicante? Usted dice que no ha contribuido a elevar el clima político, pero en la institución sí que ha habido discrepancias...

-Hemos tenido debates agrios con la oposición en algunos de los plenos, que yo puedo entender, y que no he querido darle demasiada importancia. Cuando hemos tenido algunas discusiones acaloradas o duras, al día siguiente he vuelto a convocar la Junta de Portavoces y nos hemos puesto a estudiar las bases para ofrecer ayudas a los autónomos y profesionales de la provincia de Alicante. Yo tengo que decir que, independientemente del clima político, hasta el momento, todas las medidas han salido aprobadas por unanimidad. Me quiero quedar con los hechos, y de eso es de lo que estoy satisfecho, y así  he agradecido públicamente el sentido del voto que se ha producido. Y en varias ocasiones he felicitado públicamente a Compromís y al PSOE porque al final lo importante son los hechos. Y en una pandemia, y en una crisis como la que estamos sufriendo, tenemos olvidarnos de tanta literatura política y hablar de los hechos; repito, los hechos han sido por unanimidad y por tanto, yo estoy satisfecho, independientemente de que me haya gustado más o menos algunas intervenciones, que creo que no son ni relevantes por mi parte.

Noticias relacionadas

ilustres veraneantes

Carlos Mazón y sus profundas raíces en la Playa de San Juan

Por  - 

Carlos Mazón fue el director general más joven de la Generalitat cuando ocupó la responsabilidad de dirigir el IVAJ. Luego volvió a su querida tierra alicantina y trabajó en la Cámara de Comercio durante una década. Ahora como presidente de la Diputación de Alicante y nuevo líder del PPCV, está liderando una nueva etapa en la derecha valenciana. 

next
x