X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 8 de diciembre y se habla de DISTRITO DIGITAL rcd espanyol b hércules cf benidorm

por amor al arte / OPINIÓN

Elisabeth Moss

Ximo Puig y Pedro Sánchez: segundos de amor en el Palau. 45 años de Letizia Ortiz. El ayuntamiento de Alicante y los cascos azules de la Generalitat. Isabel la Católica dictando su testamento de Eduardo Rosales. El reconocimiento facial del nuevo iPhone X: la asfixiante puesta de largo de un mundo cada vez menos libre

17/09/2017 - 

El debate de política general ha fortalecido el Pacte del Botànic. Y consolidado a Ximo Puig. Que tiene 1 plan. El PP sigue aislado, lastrado por la mancha de la corrupción. Isabel Bonig sigue sin modular el tono ni la forma. Sin hilvanar un mínimo relato alternativo. Ciudadanos y Podem han salido perdiendo después de sus purgas internas: Alacant también. Mari Carmen Sánchez va por 1º de infantil de Alex Marí & Carolina Punset. Y el filósofo podemita Antonio Estañ ha encumbrado como un dios en el olimpo a Antonio Montiel. Pero, ante todo, el debate ha hecho estallar en añicos el imaginario que -a precio de oro negro- el PP provincial pretende imponer en la borrascosa nube mediática en la sociedad alicantina. Pancartas de papel. La verdadera oposición a Mónica Oltra y a XP no se hace desde el Palacio Provincial. Ni se consigue a base de impugnaciones legales, desaires, alardes propagandísticos, contra programaciones provincianas del 9 d’octubre. El centro de la soberanía son les Corts Valencianes.

La reconquista, el asalto a la Generalitat que pretende Pepe Císcar consiste en el destierro de la jefa de la oposición: Isabel Bonig. César Sánchez lleva otro camino, bendecido por el sector cristiano.El alcalde de Calp no vol parlar valencià y tampoco es Eduardo Zaplana. Bonig, despreciada por Mariano Rajoy e incapaz de poner orden en el avispero valenciano, insiste con el mantra -el negocio de la educación y la sanidad privada- de que el socialismo aborigen está preso de la catalanización y del extremismo de Compromís. La Comunitat Valenciana no es Catalunya. Ni Euskadi. Tampoco Polonia. Y cuando tiende la mano a Puig -para librarle del extremismo marxista catalanista- carece de toda credibilidad. La táctica diseñada por el Presidium popular e impulsada por la chica Bond Eva Ortiz - Ursula Andress recién salida de la playa universal del carrito de la compra- de desbordar el Parlament con propuestas de resolución, ha resaltado la soledad política del PPCV. Las sagas del dinero popular. El hemiciclo conservador no acaba de desprenderse del aroma de Julio de España. Ni de  los Blasco, ni de los Cotino ni del Pare Camps. Ni  del olor a dinero descuartizado. Rita Barberá lo sigue inundando todo.

El govern tiene serios problemas de coordinación. Unas veces ofrece una pésima gestión, otras una mise en place estrambótica. Tenemos una infatuación de consellers/eres sublimes e intocables, alejados del barro de lo terrenal. Pero la santa alianza entre el PSPV-PSOE y Compromís ha regenerado el aire viciado. Uno ya puede decir que es valenciano. Y que no le gusta la paella. Ni la ensaladilla rusa. Ximo Puig no ofreció un discurso de midterm, sino que presentó su candidatura a la presidencia de la Generalitat de 2019. 

Manuel Mata es un 2º de 1ª. Oltra potencia a Fran Ferri, porque -atrapada por la incógnita tras la desconexión- se siente atraída por la inmensa fuerza magnética de Ada Colau. Y de Manuela Carmena, cuyo destino todavía no está escrito en ningún texto sagrado.

Antonio Estañ no romperá el Pacte del Botànic. Es más pabloiglesista que filósofo. Y sabe que se mueve en terreno errejonista. Confundido, turístico y eco-contradictorio, el de Callosa de Segura sólo se atrevió a hacer una mera presentación ante los padres de la novia, que somos nosotros. Como queremos a nuestra hija, nos parece estupendo. La alicantina Mari Carmen Sánchez es la suegra que todo el mundo sueña tener. Yes, she can. Uno la oye y escucha Suspiros de España, Libérate de El Titiy la Patética de Beethoven a la vez. Nervuda, fenotipo Barberá/Bonig pero, eso sí, r100 planchada. Toni Cantó salió corriendo en la SER al día siguiente. A desautorizarla. Peleas de chicas. Las purgas desde la M-30 en C’s y Podemos han menguado la escasa calidad política de la oposición en la Comunitat Valenciana. Pero no desesperemos: todo empeorará. 

Gabriel Echávarri con apendicitis. Pánico. Mañana no amanecerá. Bellido, Castillo, Barcala, todos los concejales y los cascos azules perdidos por los pasillos gritando sin parar: “¡yo no he sido!”. Pavón -cada día más Pavón y antialcalde-antitodo- en estado críptico tras ser atacado por la eminente escritora -la Virginia Woolf, la Espido Freire alicantina- y concejala tránsfuga -sector más pijo todavía- Nerea Belmonte. Ambientazo pre-Volvo. Todos loquísimos por comprar. Nos hemos vuelto a inundar, pero no se nos ha quemado la Ciudad de la Justicia. No tenemos. 

La noticia cultural de la semana está resumida en 16 letras: Hortensia Herrero. La burguesía valenciana vuelve a invertir en cultura para uso social. Circarte aterriza en Alicante. Super Sanguino, agitador incansable de conciencias, presenta la magia de las Compañías Nacionales para celebrar el 170 cumpleaños del Teatro Principal y anuncia que donará hasta su propia médula y sangre para la eternidad. Humor en El Micalet de València. El artista alicantino Ángel Masip reflexiona sobre el apocalipsis en 2 minutos y medio para la medianoche en el Centre del Carme. Pere Miquel Campos, memoria viva, maestro de periodistas y ejemplo de conciencia cívica y compromiso reflexiona amargamente sobre la ola de censura que ahoga el principio básico e irrenunciable de la libertad. Elisabeth Moss la lucha: por la igualdad salarial y por el Emmy.

next
x