El Consejo de Economistas prevé un crecimiento del 1,5% en 2023 con una inflación del 4%

Foto: EDUARDO MANZANA
29/09/2022 - 

MADRID (EFE). El Consejo General de Economistas ha mantenido su previsión de crecimiento para este año en el 3,9 % y prevé que se sitúe en el 1,5 % para 2023 cuando la inflación se moderaría al 4 % de media.

En rueda de prensa para presentar sus proyecciones, desde el Consejo de Economistas han señalado que el cuarto trimestre de este año "tiene muchas posibilidades" de ser negativo y que todos los indicadores, tanto nacionales como europeos, señalan a esa desaceleración de la economía española, así como del resto de principales economías mundiales.

"Aún previendo que el crecimiento del tercer trimestre sea positivo, como consecuencia del buen comportamiento de la temporada turística, todo apunta a una desaceleración de la actividad económica en nuestro país y en la eurozona", han destacado.

Para 2023, han apuntado, esperan que el segundo semestre tenga mejor comportamiento que el primero gracias al impacto de los fondos europeos.

En cuanto a la inflación, el Consejo espera que el IPC medio este año sea del 8,5 % y que la tendencia de desaceleración iniciada con el dato de septiembre se mantenga apoyada en la evolución de las materias primas.

Para el próximo año sitúan sus previsiones de IPC medio en el 4 %.

En cuanto al empleo, recogen una tasa de paro del 12,4 % para este año, que subiría al 12,9 % en 2023.

Junto a esto, han revisado al alza la estimación de la deuda pública sobre el PIB a final de 2022, derivado por el incremento registrado en los últimos meses.

Para este año prevén que ese ratio deuda/PIB sea del 116 % y escale al 117,5 % en 2023.

"Las administraciones públicas deberán actuar con mucha prudencia para controlar el déficit y deuda pública, sobre todo en entornos de tipos de interés crecientes como nos encontramos", han advertido.

Noticias relacionadas

datos para el optimismo

Alicante coge aire ante la incertidumbre

Por  - 

La amenaza de una recesión se cierne sobre la provincia de Alicante, de igual modo que la economía de España y Europa se ven presionadas por una inflación que se consolida con la invasión rusa de Ucrania. Todo ello, cuando parecía que se iban a dejar atrás las consecuencias de la pandemia y la posterior crisis por el precio de los fletes y el incremento del coste de las materias primas. Sin embargo, hay datos para el optimismo

anuario empresarial 2022

Las empresas de la provincia de Alicante afrontan 2023 en condiciones de superar los retos

La ansiada recuperación se debía dar en 2022, pero ha habido motivos de sobra para que se ralentizase: el precio de la energía y la crisis de materias primas, y una guerra al lado de casa. Unos factores que podrían llevar de nuevo a la provincia hacia la recesión. Sin embargo, las empresas han aguantado el embate y no parecen del todo pesimistas

next
x