X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Síndic de Greuges se declara incompetente para abordar el sainete de las entradas de Paterna

6/11/2018 - 

ALICANTE. El Síndic de Greuges ha respondido a la queja presentada por el Hércules a cuenta del conocido como sainete de las entradas de Paterna.

En un escrito notificado al club blanquiazul este martes, el defensor del pueblo de la Comunidad Valenciana responde a la queja presentada por el Hércules el pasado 24 de octubre declarándose incompetente para abordar los hechos al no responder estos a la actuación de la Administración o de un organismo de esta, con independencia de que hubiese o no vulneración de los derechos y libertades de las personas reconocidos en la Constitución Española y en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana.

Se trata de la primera respuesta formal a los diferentes escritos que remitió el club hace dos semanas a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Jueza de Competición, Oficina Nacional de Deportes, Síndic de Greuges y Conselleria de Deportes, denunciando la discriminación de la que entendía que fueron objeto el pasado 14 de octubre en la taquilla del Antonio Puchades tanto los aficionados del Hércules y como del propio Valencia, al ver que no se les vendían entradas para el partido de los blanquiazules con el filial valencianista por figurar en su Documento Nacional de Identidad un domicilio en la provincia de Alicante.

Antiviolencia

La RFEF (y por extensión la Jueza de Competición) todavía no se han manifestado, pero como también adelantó Alicante Plaza dejaban claro que en lo que a lo acontecido en Paterna se refiere su ámbito de actuación se limitaba a determinar si el club che había puesto a disposición del Hércules el 5% del aforo del Antonio Puchades, algo que aseguraban que estaba "acreditadísimo". Por lo que se refiere a la Generalitat, el club blanquiazul dijo haberse dirigido a la conselleria de Deportes, si bien al tratarse de un asunto de consumo la competencia es de Economía que, en todo caso, responderá de manera individualizada a las reclamaciones que varios aficionados afectados interpusieron en los días siguientes (parece claro que estamos ante una infracción grave de la normativa autonómica de espectáculos públicos, concretamente un ejercicio fraudulento y antirreglamentario del derecho de admisión, conducta que se castiga por la Generalitat con multa de 601 a 30.000 euros o de hasta 300.000 euros en el caso de ser acumulativas). 

Desde el punto de vista del Hércules, más opciones tiene de llegar a buen puerto el escrito remitido a la Oficina Nacional de Deportes, organismo dependiente de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía y cuya función es la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos. Más que nada por su conexión con la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte que, después de no hacerlo la semana pasada, volverá a reunirse el próximo jueves.

Desde la misma aseguraban hace una semana a Alicante Plaza que continuaban analizando los hechos y recabando informes, todo en el marco de su procedimiento ordinario. Una fuente autorizada del Consejo Superior de Deportes, al que le corresponde la presidencia de Antiviolencia este ejercicio, apuntaba hace dos semanas que los hechos se habían incluido en el dosier de prensa que se facilita a los miembros de la comisión permanente que había optado por esperar a la llegada de un informe de la Policía y aunque hace siete días no eran tan explícita, declinando precisar si ese informe había llegado, sí dejaba claro que la reunión en la reunión de este jueves podía adoptarse ya una decisión sobre si se propone una sanción o no para el Valencia.

Además del escrito del Hércules ante la Oficina Nacional de Deportes, también pensando en Antiviolencia dos aficionados del Hércules que se quedaron a las puertas del Antonio Puchades por las peculiares medidas adoptadas por el Valencia (a las que no escaparon tampoco aficionados suyos con residencia en Alicante) denunciaron los hechos ante la Subdelegación del Gobierno en Alicante y ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Valencia. Estos dos herculanos, residentes en Monforte del Cid, no tienen todavía noticia sobre la admisión y destino de ambas denuncias.

Noticias relacionadas

next