X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Los casos en el Juzgado específico oriolano son más numerosos 

El Servicio de Atención a la Violencia de Género de Orihuela tiene 47 casos de mujeres en seguimiento 

28/08/2018 - 

ORIHUELA. El Servicio Municipal de Atención a la Violencia de Género (Semavig) ha atendido en lo que va de año 47 casos de mujeres en seguimiento y atención. Además, la Oficina de Ayuda a las Víctimas del Delito, que atiende en el Palacio de Justicia de Orihuela y el Turno de Oficio oriolano multiplica los casos atendidos a lo largo de 2018. Los casos y las mujeres atendidas, según aseguran las personas que atienden estos servicios, se producen tanto en el núcleo del municipio, como en pedanías o la costa oriolana.

De este modo, el Semavig, dependiente de la Concejalía de Igualdad de Orihuela es el servicio que, junto a la administración de Justicia y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, trabajan en la lucha contra la violencia machista en la ciudad oriolana. Desde 2011 el Servicio Municipal de Atención a las Víctimas de Violencia de Género presta esta atención. Según el II Plan de  Igualdad para la ciudadanía oriolana, que abarcan medidas desde 2018 hasta 2021, hace falta aumentar los recursos para su funcionamiento correcto. De hecho, según destaca el informe, en 2015 se redujo el personal del Semavig a dos personas, por lo que la atención individualizada a las mujeres y a sus descendientes se ha dificultado.

Este servicio para atender a mujeres que pueden estar sufriendo violencia machista, necesita, además un revulsivo. Hasta el momento, el presupuesto del Ayuntamiento es el asignado a la Concejalía de Igualdad, donde se encuentra incorporado el Semavig y no existe una partida específica para violencia de género.

Según el Plan de Igualdad vigente para Orihuela, el municipio no cuenta con recursos de acogida o de vivienda para mujeres que han sido víctimas de violencia de género o para mujeres en riesgo de exclusión social. Si bien es cierto, que se dispone de un recurso de emergencia en la Casa de la Caridad que ofrece una habitación para una noche.

En cuanto a la atención especializada a mujeres víctimas de la violencia machista, Orihuela tiene equipos de atención en el área social, psicológica y legal, en la Oficina de Atención a Víctimas del Delito, una persona trajadora social del Ayuntamiento, también en el Semavig.  La Policía Nacional (UFAM) la Policía Local (UVID) también cuentan con unidades especiales formadas en esta materia. El UVID se centra, principalmente, en la protección policial a las mujeres durante la vigencia de la orden de alejamiento y comunicación, además de realizar diversas actuaciones encaminadas a facilitar la relación entre la víctima y las diversas administraciones.
Según detalla el Plan de Igualdad, la unidad cuenta con 17 mujeres y 123 hombres, y no se realiza ningún tipo de actividad específica con enfoque de género ni las acciones están dirigidas a alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

En cuanto a la atención a hijos e hijas de las mujeres que han sufrido violencia de género, el II Plan de Igualdad señala que en Orihuela, el OAVD los atiende, “aunque debido a la normativa vigente, en el área psicológica será necesaria una autorización de la persona que sostenga el ejercicio la patria potestad, aunque este sea el agresor”.

Tras la implementación del I Plan de Igualdad en el año 2011, se han realizado acciones para alcanzar el objetivo de mantener y ampliar el Semavig a través de trabajo transversal con otras asociaciones y se ha tratado de lograr la inserción sociolaboral de mujeres que han sufrido violencia de género con cursos de formación. A las y los profesionales que intervienen en la atención de las víctimas y sus hijas e hijos se les ha apoyado para la realización de formación continuada en la materia.  

En cuanto a la intervención familiar, en la Concejalía de Bienestar Social hay un equipo de cuatro trabajadoras sociales, tres educadoras y una psicóloga. Así, el servicio presta asistencia social integral a las y los menores que se encuentren bajo la patria potestad o guarda y custodia de la persona agredida. No obstante, este paso se da siempre que el agresor esté informado de que se va a llevar a cabo dicha intervención y no la desautorice, y depende, según apunta el informe del II Plan de Igualdad, de las necesidades de las y los menores y de la disponibilidad del personal del servicio.

Tanto Semavig como la Oficina de Ayuda a las Víctimas del Delito se ocupan de asesorar  las mujeres afectadas por la violencia de género  acerca de los recursos y las acciones disponibles indicándoles la importancia de interponer denuncia. Aunque, más allá de este necesario acompañamiento, no hay un servicio específico de personal sensibilizado y formado en género de acompañamiento a las mujeres, a lo largo de su proceso para salir de la situación de maltrato, evitando así el desistimiento en la denuncia y la revictimización.

Así, en el momento no hay un proyecto terapéutico dirigido a la recuperación emocional de víctimas de violencia de género y a sus hijas e hijos, aunque desde el Semavig se interviene en la atención psicoterapéutica individual y voluntaria de las víctimas, tengan o no orden de alejamiento. Durante una hora, cada dos semanas y luego  más espaciadas en el tiempo conforme a la recuperación de la víctima. Además, se puso en marcha un programa de grupo terapéutico, pero en el momento actual, con las circunstancias del servicio, no es posible llevarlo a cabo.

Como prevención la Concejalía de Juventud trabaja en la realización de campañas y actuaciones enfocadas a la prevención y cuidado de la salud por parte de las mujeres, tanto físicas como psicológicas. Las campañas de prevención se hacen días marcados en el calendario como el 8 de marzo, pero, además, el Ayuntamiento quiere aumentar el presupuesto y realizar más talleres en colegios, institutos, centros de salud y asociaciones.

En lo que se refiere a las estadísticas sobre denuncias de Violencia de Género, en 2016 disminuyeron las relacionadas con violencia física, psíquica y otras, mientras que las de violencia sexual se han mantenido.

Aunque la intención es mejorar la atención a las mujeres que sufren violencia de género, todavía quedan pasos por dar en esa dirección para lograr una atención efectiva. 

Asesinato machista

La Corporación municipal guardó ayer un minuto de silencio en la puerta del Ayuntamiento, así como en las dependencias municipales de Orihuela Costa, ante el nuevo caso de violencia machista que tuvo lugar en la Vereda de la Buena Vida, en la pedanía oriolana de Desamparados, donde una mujer fue asesinada, presuntamente, a manos de su pareja.

El alcalde, Emilio Bascuñana, manifestó el dolor de la Corporación y las condolencias a la familia de la víctima y, además, recalcó el "compromiso de las administraciones públicas, junto a la ciudadanía, para evitar que estos hechos se vuelvan a repetir”. El Conseller de Transparencia y Responsabilidad Social, Manuel Alcaraz, también estuvo presente en el acto. 

next
x