X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL 'AGUJERO' contable de 2018, APROBADO con apoyo de los 'populares', Psoe y guanyar

El Principal entra en campaña: el PP reprueba a Sanguino; el Consell frena las cuentas de 2019 

26/04/2019 - 

ALICANTE. Los balances numéricos objetivos (aunque arrastrados) del Teatro Principal; la proximidad de las elecciones municipales, y la presencia circunstancial (y anómala) de un candidato a la Alcaldía como director de la sala hacían presagiar que las reuniones de la Junta General y del Consejo de Gobierno que rigen el funcionamiento del coliseo alicantino podían convertirse, este jueves, en un campo de batalla propenso para que estallase la confrontación política. Y así fue. Incluso hubo lugar para que se expresase una suerte de reprobación por parte de un candidato a la Alcaldía, Luis Barcala (PP), sobre la gestión del candidato de otro partido oponente, Paco Sanguino (PSPV-PSOE).

En primer lugar, se desarrolló la Junta General: el órgano extenso formado por todos los consejeros en representación de los propietarios del teatro. En esta ocasión, por primera vez, se contaba con los consejeros de la Generalitat, tras su incorporación a la comunidad de bienes que hasta ahora constituían el Ayuntamiento y el Banco Sabadell en solitario. Sin embargo, los representantes designados por la administración autonómica no se sumaron al debate de las cuentas del ejercicio de 2018, ya que quedaron formalmente integrados cuando esos balances ya se habían analizado y votado, según las fuentes consultadas.

En ese primer punto (rendición de cuentas y aprobación, en su caso, sobre el ejercicio económico de 2018), se puso de manifiesto el agujero acumulado en la contabilidad del Principal. Como ha publicado este diario, el balance contable arroja unas pérdidas acumuladas por valor de más de 950.000 euros a final del ejercicio de 2018 y un descenso de 25.000 espectadores en el último año, situándose en 52.691. Los números se aceptaron y se aprobaron con los votos favorables de los consejeros de PP, PSOE y Guanyar, mientras que Compromís se abstuvo y Ciudadanos votó en contra.

Eso sí, el respaldo del PP no evitó la crítica directa sobre la labor desarrollada por Sanguino. A la vista de los resultados, el alcalde, Luis Barcala, consideró que no se habían dado explicaciones que justificasen "el agujero de 950.000 euros que acumula ya el Teatro Principal". "Cuando hay una pérdida de 25.000 espectadores de un ejercicio a otro hay que dar muchas explicaciones. La cuestión está en que no ha habido explicaciones convincentes sobre el por qué se ha disparado el agujero. La única explicación posible es que a los alicantinos no les ha gustado la programación en 2018 que hizo el señor Sanguino", añadió, a través de un comunicado. 

Es más, incidió en que "se han producido unas perdidas de más de 170.000 euros y la bajada de espectadores de 25.000, y una pérdida de facturación de más de un millón y medio. De una facturación de 2,6 millones en 2017 se ha caído a una facturación de 1,1".  En su opinión, "todo eso es un problema de gestión y de falta de previsión. Además como el presupuesto para 2018 no se ha cumplido ni las directrices de gestión que el propio director, señor Sanguino, se había autoimpuesto, al final esos son los resultados, los pésimos resultados". Por ello, según apuntó, "hemos hecho constar que reprobábamos la gestión, teníamos que censurar y decir que la gestión del teatro Principal en 2018 ha sido muy mala".


¿Cuál fue la argumentación que sostuvo Sanguino para explicar la situación en la que se encontraba la sala? Básicamente la que ya usó en 2017, cuando trascendió que la deuda arrastrada por el teatro superaba los 800.000 euros. Como entonces, Sanguino apuntó que el problema económico del Principal derivaba de su infrafinanciación sistémica, puesto que con las aportaciones económicas anuales que asumían sus patronos (Sabadell y Ayuntamiento) no se conseguía cubrir ni los gastos estructurales fijos: salarios del personal, electricidad, labores de montaje y de mantenimiento, por ejemplo. En esta línea, señaló que ese déficit económico de partida no se da en ningún otro teatro con participación pública ni en el resto de la provincia, ni en el conjunto del territorio nacional.

Además insistió en que la afluencia de público (la taquilla) se resintió al no haberse podido programar espectáculos de gran formato, como los musicales. También reprochó que se impidiese planificar una programación para el mes de julio, cuando el teatro permaneció cerrado. Y, por último, defendió que, desde su llegada a la dirección de la sala, en la segunda mitad de 2015, se había apostado por una programación de calidad que había conseguido situar al Principal como el primer teatro de la Comunitat en el año 2016, según la clasificación del Observatorio de Cultura de la Fundación Contemporánea. Por último, también rebatió las cifras que se habían elevado a aprobación, lo que propició la réplica de la edil de Cultura, Maria Dolores Padilla (exdirectora del teatro y, en la actualidad, miembro de su equipo administrativo) quien acusó a Sanguino de querer enmascarar los datos reales.

Sea como fuere, las explicaciones de Sanguino no convencieron a los consejeros de PP (pese a que acabaron votando a favor) ni al de Cs, que votó en contra y, además, generó dudas en la consejera de Compromís.

Después, debía someterse a aprobación el presupuesto para el ejercicio de 2019. Sin embargo, a petición de los consejeros de la Generalitat, la propuesta quedó retirada, ya que se consideró que adolecía de falta de información. El propio Barcala explicó que "ha habido que posponer, por iniciativa de la Generalitat, los presupuestos que el señor Sanguino traía para 2019 y se ha dejado porque una de las cuestiones que la propia Generalitat ha dicho es que un folio no es de recibo para presentar los presupuestos de un Teatro Principal".

De igual modo, ni en la Junta ni en el Consejo de Gobierno posterior, de composición más reducida, se abordó la ninguna decisión sobre el nombramiento de un nuevo director gerente, tras la renuncia de Sanguino, anunciada con los dos meses de antelación requerida por contrato. Así, el alcalde apuntó, a través del mismo comunicado, que "el grueso de las cuestiones, como la renovación del puesto de dirección y el propio presupuesto para 2019, han quedado pospuestas por algo que parece bastante obvio, las elecciones autonómicas y municipales. Dos de las patas de este banco, Generalitat y Ayuntamiento, están en un proceso de renovación democrática y no parece lógico abordar en estos momentos ni el cambio de director ni la aprobación del presupuesto de 2019".

Lo cierto es que en las dos reuniones se puso de manifiesto que la programación del teatro ya estaba cerrada hasta final de año, por lo que no suponía ninguna dificultad que no se designase un nuevo director. Por último, según las fuentes consultadas, no se trató sobre la posibilidad de que se iniciasen las obras de reforma del edificio que debían de abordarse mediante la aportación de 3 millones de euros formalizada por la Generalitat el pasado diciembre. Eso si, los representantes de la administración autonómica sí manifestaron la conveniencia de que la comunidad de bienes por la que se rige el teatro en la actualidad quedase extinguida para dar paso a la configuración de una fundación.

Noticias relacionadas

next
x