X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

con el objetivo de transformar la ciudad 

El Plan Estratégico 2030 hará énfasis en la singularidad de Elche: un oasis en el sur de Europa

3/04/2018 - 

ELCHE. Aunque pasó desapercibida por el peso de la Corredora en el pleno o por la propia duración del mismo, el lunes se aprobó una declaración institucional en la que las formaciones políticas se comprometen a trabajar para transformar Elche a nivel de ecoinnovación, creatividad, medio ambiente, territorio y digitalización. En otras palabras, el compromiso, por encima del color político del gobierno de turno, de establecer la hoja de ruta estratégicas para que la ciudad fomente la prosperidad y la calidad de vida ligada al desarrollo sostenible. Un objetivo en el que ya se está trabajando y que tiene también como meta que en el año 2030 se convierta en la Capital Verde Europea.

La declaración es un decálogo de catorce puntos en los que se establece qué líneas estratégicas son las que tiene que desarrollar el municipio en el Plan Estratégico Elche 2020-2030. La mayoría de las estrategias a seguir son corto plazo, con los fondos europeos DUSI hasta 2020, pero a largo plazo, hasta llegar a 2030, Elche tendrá que cumplir con unos requisitos en los que los evaluadores europeos analizarán qué se ha hecho durante los años anteriores y cómo se ha avanzado en diferentes indicadores relacionados con el medio ambiente y la economía sostenible.

Ciudad verde y gestión del agua como elementos diferenciadores

Para lograr ser la referencia europea en 2030, precisamente hay que buscar los puntos fuertes que puede ofrecer la ciudad; saber cuál es su elemento diferenciador. Para el director del Plan, Antonio Martínez, la clave está en la combinación de una ciudad verde con la gestión de los recursos hídricos en un contexto de desertificación como el que vive el sur del continente, por lo que la singularidad de Elche es que puede ser considerada “un oasis en el sur de Europa”. “No somos como una ciudad alemana o nórdica, estamos afectados por la desertificación”, señala, por lo que se pueden primar valores como la gestión de una ciudad verde desde “unos recursos locales excepcionales”, apunta.

En ese sentido, las características que hacen que Elche sea diferente, singular y única para poder convertirse en un municipio ecológico y sostenible es la combinación del Palmeral, la rica infraestructura verde del municipio ilicitano con parajes como El Hondo, el Clot de Galvany o el río Vinalopó, además del Camp d’Elx, “con sobresalientes valores ambientales, paisajísticos, económicos, sociales y culturales”, señala la declaración. En ese sentido, se trata a la vez de quitar esa imagen de municipio industrial y gris, y poner en valor la convivencia de este con su potencial natural. Hay que recordar que el Palmeral no es sólo Patrimonio de la Humanidad por las propias palmeras, también por la Acequia Mayor y su sistema de riego acorde a la situación de escasos recursos hídricos y que se ha modernizado también en el Camp d’Elx.

Compromiso de todas las formaciones políticas

Asimismo, Martínez destaca que la declaración no es una mera foto para la galería, sino que ya se está actuando en varios ámbitos que están muy avanzados. De hecho, explica que si no se actúa en varios de ellos, Elche no podrá aspirar a ser Capital Verda Europea. Algunos de ellos son la gestión integral del agua de la que se está encargando Aigües d’Elx, se está trabajando para renovar el plan de movilidad urbana, así como la acción por el clima o la eficiencia energética. Estos aspectos más relacionados con la sostenibilidad son los que más avanzados están, como se ha visto durante las distintas acciones en la legislatura. En materia de innovación, se pretende potenciar más los componentes del calzado en los que Elche es líder, se está trabajando para ligar la moda con la tradición del sector y la creatividad, para lo que se tendrá que promover también la participación ciudadana.

Eso sí, en lo que Martínez reconoce que hay más que hacer es en lo referente a la economía verde y economía digital. Aunque hay ejes en los que se está trabajando, como la rehabilitación edificatoria y renovación urbana —con San Antón como ejemplo—, la administración electrónica que ya se ha licitado de la mano de la Edusi, o la ampliación de Elche Parque Empresarial y el proyecto de Elche Campus Tecnológico, hay aún vectores en los que profundizar bastante como la conectividad logística, la dinamización comercial, la internacionalización o la creación de empleo de calidad. En cualquier caso, son ítems sobre los que hay que seguir trabajando y desarrollando estrategias, como se está haciendo con lo referente al medio ambiente, u otros que irán integrados en la Estrategia Dusi. Aún queda margen, pero el compromiso adquirido es claro: una ciudad sostenible, innovadora y verde, gobierne quien gobierne durante los próximos años.


Noticias relacionadas

next