X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

xenia grey dirige el corto alicantino que opta al goya

‘El olvido’ o cómo rescatar un episodio de la Guerra Civil sin reabrir heridas

27/12/2018 - 

ALICANTE. Xenia Grey es rusa, nacida en Siberia hace 31 años, pero llegó a Alicante siendo muy joven y siente mucho vínculo con esta tierra. Es codirectora, guionista y animadora de El olvido, film que opta al Goya como Mejor Cortometraje de Animación y que cuenta en tres minutos la historia del bombardeo del Mercado Central durante la Guerra Civil española. Una obra de Horizonte Seis Quince, la productora alicantina que ya estuvo nominada al mismo galardón el pasado año con Colores. Dos nominaciones consecutivas en los premios de la Academia de Cine que reconocen su trabajo cinematográfico, desde que naciera en 2014 con el fin de fomentar el contenido social y educativo como un generador de valor y riqueza para la ciudad.

Cuando Colores empezó su recorrido por los festivales, el productor José Antonio Saura pensó que la historia del bombardeo merecía ser rescatada del olvido. Así que creo un equipo de trabajo en el que usar las mismas herramientas de animación, trabajando casi a contrarreloj, con el fin de que pudiera ser proyectado en la fachada del mercado el pasado 25 de mayo, fecha de la tragedia, con motivo del 80 aniversario del suceso en el que fallecieron 300 personas y como un pequeño homenaje a la ciudad y a las víctimas. Menos de un año necesitaron para poder finalizarlo, lo que fue todo un reto ya que la animación se ha realizado de forma manual y cada segundo del corto ha necesitado hasta doce dibujos distintos. Parte gráfica que está realizada entre tres personas.

Tanto la propia Xenia Grey como Cristina Vaello se han encargado de la mayor parte del trabajo de creación animada, pero el film cuenta además con la colaboración del italiano Maximiliano Nadalini, que precisamente se encargó de dibujar los aviones de la flota italiana que participaron en el bombardeo. El olvido está realizado en técnica 2D y cuenta de una forma muy pedagógica dicho episodio tan significativo para la historia y que para algunos ha sido relegado e incluso olvidado. De hecho, de ahí el título escogido, aunque ahora se ha podido rescatar para darse a conocer y evitar que se haga honor a su nombre. “Desde el primer momento decidí que la banda sonora debía tener muchísimo peso y que no habría diálogos, porque la música es el lenguaje universal y yo quería que fuese entendible en cualquier parte del mundo”, explica Xenia. Una banda sonora que ha sido obra de Alejandro Saura.

Fotograma de 'El olvido'

Lo llenamos de metáforas visuales y no quisimos que tuviera ningún protagonista ya que fue toda una ciudad quien protagonizó este hecho, así que creamos varios personajes que, juntos, componen el retrato de esa ciudad”, explica. De esta forma aparecen niños, abuelos, gente joven, personas mayores, así como los espacios más emblemáticos y reconocibles de Alicante. “No queríamos que nadie guardara parecido con alguien que hubiera vivido el momento y por eso, sin llegar a ser cricaturesco, evitamos el realismo excesivo”, comenta la directora. Todo debía hacerse además en un lenguaje que fuera fácilmente asumible por los más pequeños y sin herir sensibilidades. “No mostramos la violencia extrema porque toda la carga emocional está en las metáforas y en la música, pero no porque así era más adecuado para el público infantil, sino porque además como directora no quise caer en el drama por el drama ni meter el dedo en la llaga para jugar con los sentimientos de la gente”, explica.

Este corto no habla de la guerra sino de la paz

“El contenido audiovisual está tan saturado de violencia visualmente atractiva que al final es lo que queremos ver, así que yo preferí obviar las explosiones a cámara lenta, las muertes y demás ingredientes violentos”, comenta la autora. “Queríamos transmitir a través de otras técnicas y que fuera comprensible para adultos y niños, pero además queríamos abstraernos de la política y no polemizar ni hablar de bandos”, explica. “Este corto no habla de la guerra sino que habla de la paz”, sentencia. Y es que para Xenia Grey “existió una ciudad y un suceso” y eso es lo que han querido contar, como un bálsamo para la crispación. 

Fotograma de 'El olvido'

Para ella lo necesario es construir el futuro sin olvidar el pasado pero sin crear nuevos problemas ni enfrentamientos. Así que todo ese esfuerzo ha dado como fruto una emocionante pieza que consiguió ser proyectada en el citado homenaje y también en el Teatro Principal. “Cuando vimos nuestro corto en aquella pantalla tan grande y con la acústica del lugar, después de haber pasado tanto tiempo creándolo en nuestros monitores, fue muy emocionante”, confiesa. “Después de los aplausos, nos dimos cuenta de que se estaba cumpliendo el objetivo de esta obra”, añade. 

“Me sirve para reafirmarme y desear seguir trabajando”

Satisfechos y orgullosos de su trabajo, pudieron corroborar que había mucha gente que no conocía el suceso y que quedaba sorprendida después de ver el cortometraje. Pero su misión se está llevando a cabo con creces gracias a la difusión que se está logrando desde su nominación a los Goya. “Es una alegría enorme y a nivel personal es para mí un logro impresionante”, describe. Xenia Grey nunca antes había dirigido de la mano de una productora que le diera esa libertad para contar una historia como ella quería, así que considera que esa responsabilidad que adquirió en su momento está consiguiendo ahora un gran reconocimiento. “Una nominación al premio más presitigioso del país me sirve para reafirmarme y desear seguir trabajando y creando contenido audiovisual”, apunta.


“Cualquier persona que se dedica al arte siente ese miedo o frustración por no poder hacerlo plenamente, con todo el tiempo que merece una obra y obteniendo los beneficios económicos que te permitan vivir”, explica. Así que esto es para ella un espaldarazo vital con el que espera poder conseguirlo. Inquieta y ambiciosa, su actividad artística se desarrolla mediante lo audiovisual, ya sea a través del vídeo, la animación o la música. Y es que además de dedicarse a esa pasión que es la animación, también forma parte de la banda de música Grey Harbour, guitarra en mano y haciendo las funciones de vocalista. Un grupo en el que incluso se encarga de dar forma a los videoclips. “Ahora mismo estoy grabando con un productor madrileño, Antonio Escobar, una canción que tiene que ser la banda sonora para un documental de viajes que también quiero realizar y que habla del lago Baikal, en Siberia, que es el más grande del mundo”, desvela.

Noticias relacionadas

next