X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

balance la feria video game comic 

El noble reto de vender cómics en una isla (entre Alicante y Elche)

La feria Vídeo Game Comic ha registrado 5.000 visitas más y un aumento del 15% de las ventas, pero el certamen sigue celebrándose en un especio carente de comunicaciones para que el sector despegue

9/10/2016 - 

ALICANTE. En estos precisos instantes, entre el 6 y el 9 de octubre, se está celebrando en Nueva York, la tantas veces denominada oficiosa capital del mundo, la feria del cómic, videojuegos y audiovisual más multitudinaria del orbe, solo superada en el imaginario colectivo de la cultura popular por la de San Diego, la primigenia Comic Con, surgida en los albores del underground, allá por 1970. Las fotos con Stan Lee, el gran pope del “cómic de superhéroes”, reservadas por internet a un precio que ronda los 100 dólares, hace mucho que se agotaron.

No hay un vuelo directo que comunique el aeropuerto Alicante-Elche y el JFK de NY. De hecho, no hay ni una conexión directa entre IFA y el aeropuerto Alicante-Elche. Parecen ir en paralelo los caminos hacia el éxito de ambas empresas. Tanto para Esther Guilabert, directora General de IFA, como para José Bravo, alma mater de la VGC, la mejora de los accesos y las conexiones de la Institución Ferial es el eje principal sobre el que rota  su expansión futura y la consolidación como uno de los espacios más atractivos de cara al mercado europeo e internacional; y en paralelo, el objetivo de la VGC: convertirse en la Comic Con española por excelencia, siguiendo el modelo norteamericano, ya implantado en gran parte de Europa, conviviendo con la tradición de los Salones del Cómic de origen franco-belga.

Resultados de un fin de semana extenso

El sentido de la conversación con Esther Guilabert está claro: la Feria de exposiciones, la feria de muestras estática tradicional, está evolucionando hacia un modelo más dinámico en el que, sin olvidar ocupar un espacio importante en la parte expositiva, en mostrar el producto central, objeto de la feria, este deja de convertirse en el sujeto activo de la actividad, concentrada ahora en toda una serie de actos paralelos, como congresos, zona comercial, encuentros, workshops, elementos todos en el entorno del networking y el shopping. Dinámica esta que no solo sirve para las nuevas apuestas, sino que retroalimenta a las ya consolidadas, como el reciente caso de Futurmoda.

Para este cambio de paradigma ferial, desde la dirección de IFA se trabaja en la búsqueda de nichos de mercado sobre los que diseñar nuevos productos feriales a medida, con la colaboración de partners especializados en el sector elegido. O, como es el caso que nos ocupa, recibiendo la propuesta ya elaborada de un colaborador en la organización del evento, ya con presencia en el sector, con un diseño de producto avanzado y con sus propios contactos. Una intersección de caminos afortunada con unos resultados tan reseñables como para convertir a esta VGComic en el referente del nuevo modelo de feria multidisciplinar, con un fuerte componente de shopping, servicios y sector cultural.

Los datos la avalan, de 10.000 visitantes en la edición de 2015 a 15.000 este pasado fin de semana, 29 y 30 de septiembre. Sorteando un pico de calor como de momento no se había tenido en todo el verano que provocó un pequeño desajuste en la gestión del aire acondicionado en la tarde del sábado, debido al éxito de afluencia de público y el aumento gradual de la temperatura en el exterior, solucionado por la organización y ofreciendo el confort necesario para la jornada del domingo. Hay que decir que todo acompaña en este tipo de eventos, incluso el perfil de los asistentes, amable y comprensivo con cualquier circunstancia sobrevenida. Una imagen representativa fue encontrarse al actor James Cosmo, de Juego de Tronos, tomándose un descanso de su photocall, “tomando el aire” en la puerta tranquilamente, rodeado de toda una imaginería cosplay merendando sus bocatas envueltos en papel de aluminio.  Público amable, risueño y consumidor el de este modelo de ferias.

Consumidor hasta el punto de aumentar un 15 % las ventas globales en la zona comercial, dato que nos transmite Alberto Selva, gerente de Monográfic Elx, uno de los stands centrales del pabellón. Según los comentarios generalizados, se trata de un indicador compartido por todos los comercios presentes. Buena organización, buena promoción previa, un buen diseño de producto según Alberto, por el que sin duda apuesta para convocatorias futuras.


José Bravo, a la cabeza de la organización de la VGC, la persona que fue a IFA a proponer el proyecto y se ha convertido en el partner soñado, lo tiene claro: es el espacio perfecto, vayas donde vayas, a lo largo de todo el territorio, cuando visitas otras ferias, otros certámenes y eventos, no te encuentras unas instalaciones como las de IFA. Los pabellones, las salas, la modulación, los servicios, la organización. Lo tenían muy claro cuando hicieron la propuesta y cada vez están más convencidos, es el espacio ideal para pasar de ser la Video Game Comic a directamente utilizar la denominación canónica de estos eventos, la Comic Con.

El único resquemor que puede suponer una merma al crecimiento, compartido por todos los actores implicados, tanto Esther Guilarbert desde IFA, como José Bravo desde VGC, como Monográfic y el resto de empresas presentes en la galería comercial, es el transporte y las comunicaciones. IFA es ahora mismo una isla, con una vergonzosa comunicación con el aeropuerto, a pesar de encontrarse a un escaso kilómetro y medio, sin conexión ferroviaria ni con Alicante ni con Elche, ni con el Parque Industrial de Torrellano. Las gestiones de la propia institución han llevado hasta allí una línea de autobús urbano, y se ha visto como un logro sin precedentes.

La mejora de las infraestructuras en el eje Alicante-Elche, con toda la afectación positiva que eso supone para el resto de comarcas alicantinas, ya que los proyectos se enlazan en forma de malla, es el elemento imprescindible para cualquier crecimiento futuro. No es un reivindicación, es una necesidad.

La apuesta de la cultura popular como revitalizador económico no es un espejismo, sólo hay que ver el nivel de consumo de merchandising, el precio de los videojuegos y cuantas camisetas con el lema Winter is coming eres capaz de contar cada mañana en un trayecto de diez minutos. Apostamos fuerte por una IFA COMIC CON.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

35 años de uno de los cómics clásicos de los 80: Secret Wars

Por  - 

El capitalismo puede ser más capitalista que el propio capitalismo. Lo prueba la mítica serie de Marvel en los 80, Secret Wars. Unos tebeos que fueron concebidos para lanzar una gama de muñequitos de juguete, pero no al revés. El fabricante dictaba hasta qué vehículos quería que hubiese en la ficción para venderlos en la realidad. Pese a todo, fue un tebeo histórico que planteó la historia definitiva: enfrentar a todos los superhéroes con todos los supervillanos a la vez en un mismo planeta lejano

sillón orejero

'Cómo traté de ser buena persona': Vida poliamorosa de una ex punk

Por  - 

La pregunta es sencilla ¿Puede una mujer amar a dos hombres a la vez? Uli Lust trata de darle respuesta a este conflicto en su última novela gráfica aportando su historia personal. Tuvo una relación abierta en Viena con un culto actor austriaco y con un mecánico africano de convicciones tradicionales. Una experiencia que acabó como el rosario de la aurora, pero es que la autora no tiene nada que demostrar. La vida no la ha inventado ella

next
x