X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de octubre y se habla de FORO AP Ale-Hop alicante urbanismo INMOBILIARIA benidorm jovempa fundesem

exigirá un plan de pagos 

El IVF ofrecerá al grupo chino Yuanxiang su participación en Kelme y el pago de la deuda pendiente

28/03/2019 - 

ELCHE. El Instituto Valenciano de Finanzas de la Generalitat Valenciana quiere aprovechar el movimiento accionarial que se ha producido en el seno de la empresa Kelme para desprenderse de su participación. Y es que, según ha podido saber Alicante Plaza, los responsables del IVF ofrecerán su parte al grupo textil Yuanxiang, que es quien se ha hecho con el 80% de las acciones de la firma ilicitana, que estaba en manos del Fondo de capital riesgo Tirant Inversión. Al mismo tiempo, la idea del IVF es alcanzar un acuerdo para que la firma salde toda la deuda que aún mantiene con el banco público de la Generalitat Valenciana, y que se arrastra desde hace varios años, cuando el IVF salió al rescate de Kelme.

Hasta el pasado 2018, Kelme pertenecía a Tirant Inversión, un fondo que era gestionado por Riva y García. Sin embargo, el grupo chino ha reconocido que el año pasado cerró la adquisición del 80% de Kelme, por valor de 39 millones de euros, al canjear deuda por participaciones. Ahora, la Generalitat quiere desprenderse de su participación y en breve entablará conversaciones para vender su parte al nuevo propietario.

Pero no sólo eso. El IVF quiere recuperar los 5 millones de euros que tiene pendientes de cobrar de Kelme. Y para ello, propondrá un plan de pagos para que los nuevos dueños puedan saldar la deuda con la administración valenciana.

La principal participación de Tirant Inversión, del que el IVF controlaba un 32%, es la firma New Millenium Sport, creada para tratar de reflotar la marca deportiva Kelme después de ser rescatada por la Generalitat y las cajas valencianas en 2008. Una de las últimas operaciones de la firma con uno de sus socios fue la refinanciación a finales de 2015 de 5,5 millones de euros con el IVF para facilitar al dueño de Kelme cumplir con el nuevo calendario de pagos. Un año antes, en diciembre de 2014, los socios aprobaron una ampliación de capital por compensación de créditos por importe de 11,58 millones de euros.

El renacer de Kelme tras la entrada china

Aunque fue el año pasado cuando Jinjiang Yuanxiang Garments Weaving se hizo con la mayoría accionarial, la empresa ya tenía relación con la firma ilicitana. En ese mismo 2014, Kelme otorgó la licencia de su marca comercial en el mercado chino a esta empresa textil ubicada en Jinjiang, localidad de la ciudad-prefectura de Quanzhou en la provincia de Fujian, al sureste de China. Así pues, desde entonces, esta empresa pasó a ser la que fabricaba y distribuía la marca deportiva en el país asiático. Incluso en 2015, asumió las riendas en el gigante asiático pagando la deuda que existía por impagos. Algo más tarde, en 2017, Yuanxiang puso el dinero necesario para que Kelme fuera el patrocinador de Saski Baskonia y Deportivo Alavés con un acuerdo en torno al millón de euros para cuatro temporadas. Supuso la vuelta de la clásica enseña a la Primera División.

Actualmente, tras la entrada de la compañía asiática, Kelme también patrocina a Real Valladolid, Huesca y Rayo Vallecano —o el Elche en Segunda—, y recientemente vestirá a la selección turca de baloncesto. Obviamente, la compañía china está explotando la presencia de compatriotas en Primera División. Las ventas de la camiseta del delantero chino del Espanyol Wu Lei han superado las 10.000 ventas en su país de origen y más de 2000 prendas del club catalán. También visten a equipos de la Serie A italiana, la Super Liga china y patrocinaron al equipo de pin pon de la selección china en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004.

La empresa china se fundó en 1999, y a fecha de 2013 tenía cuatro fábricas de costura, 25 líneas de producción y 800 trabajadores —algo que sobre todo aumentó a raíz de abrir su departamento internacional en 2010— y una facturación de 30 millones de dólares. Mensualmente produce alrededor de 400.000 unidades de ropa deportiva, es decir, casi 5 millones al año. Exporta a 25 países de Europa, a Canadá, Australia, Sudáfrica o América Latina, aunque su principal cliente es Estados Unidos. En 2013 obtenía de sus exportaciones el 88% de sus ingresos.

Noticias relacionadas

next
x