X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

espera que imed valencia equilibre sus cuentas en 2020

El grupo sanitario IMED dispara sus ingresos un 20% hasta 90 millones y vuelve a beneficios

9/10/2019 - 

ALICANTE. El grupo sanitario IMED, de origen alicantino, volvió en 2018 a la senda del beneficio tras la importante inversión acometida un año antes para poner en marcha IMED Valencia. A pesar de que las cuentas del hospital valenciano, que cumplió dos años de funcionamiento el pasado febrero, siguen lastrando el resultado del grupo sanitario, la puesta en marcha del centro también ha permitido a IMED Hospitales disparar su facturación, y en 2018 rozó los 90,6 millones de euros de ingresos, un 20% más que en 2017 (75 millones).

Según reflejan las cuentas consolidadas de Hospimar 2000 y sus sociedades dependientes, depositadas en el Registro Mercantil de Madrid, el crecimiento exponencial en la cifra de negocio del grupo permitió a IMED arrojar un resultado de explotación positivo de 1,8 millones de euros, cuando el año anterior había sido negativo (-2,7 millones) por la citada inversión en Valencia, y cerrar el ejercicio con un beneficio neto testimonial de 280.000 euros. Una cifra que, en cualquier caso, supone una importante mejora respecto a las pérdidas por valor de 5,58 millones de euros que se registraron un año antes.

Según recoge el informe de gestión adjunto a las cuentas, las mercantiles asociadas a la explotación de los hospitales de Elche y Benidorm han aportado al grupo un beneficio de 1,58 millones de euros en el primer caso, y de 4,42 millones en el segundo. Sin embargo, el hospital de Valencia ha vuelto a lastrar las cuentas con 5,3 millones de pérdidas en la mercantil asociada a su explotación. El centro abierto en 2017 en Burjassot es el de mayor envergadura del grupo, y por tanto el que supone mayores gastos de estructura. Por este motivo aún no ha sido capaz de absorber la totalidad de gastos y llegar al punto de equilibrio. No obstante, el grupo espera que dicho punto se alcance el próximo ejercicio, en 2020.

Hospital de Imed en Elche, en una imagen de archivo. Foto: IMED

El impacto de la apertura de Valencia se dejó sentir, lógicamente, en todos los epígrafes. Así, por ejemplo, la plantilla del grupo se incrementó en 221 personas. Al cierre de 2018, IMED empleaba a 685 personas con contrato fijo y 455 no fijas. En total, 1.140 trabajadores, de los que casi el 70% (780) son mujeres. Tras esta apertura, el grupo cuenta con tres hospitales generales, en Valencia, Benidorm y Elche, y dos policlínicas, en Teulada y Torrevieja. A estos centros se ha sumado recientemente el de Gandía, adquirido por IMED a principios de 2018 y reabierto en junio tras convertirla en hospital, y a corto plazo están previstas aperturas en Murcia y Alcoy (donde adquirió el antiguo Sanatorio San Jorge).

El año pasado el grupo IMED atendió más de 1,3 millones de episodios hospitalarios y trató a 227.000 nuevos pacientes. Todos los centros incrementaron su actividad durante el ejercicio: Elche creció un 8% y Benidorm un 3%. En cuanto al hospital de València, atendió un total de 555.293 episodios y 170.000 nuevos pacientes. El número de intervenciones realizadas en el hospital también se incrementó de manera considerable hasta superar las 10.000, casi el triple que un año antes.

Noticias relacionadas

next
x