X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de febrero y se habla de alicante patrimonio benidorm PICASSO cultura altea PRIMARIAS PSPV Turismo

posiciones en el seno de compromís y pspv

El futuro dilema de IFA: seguir con gestión pública o alternativas como consorcio o iniciativa privada

4/02/2019 - 

ELCHE. Diez años después, la Institución Ferial Alicantina (IFA) vuelve a tener un presupuesto que arroja un saldo positivo. Después de la entrada del nuevo Comité de Dirección en 2016, cuya directora general es Esther Guilabert, y en colaboración con el Consell, se ha empezado a revertir la situación, puesto que IFA fue un ejemplo de los años de los excesos previos a la crisis y la fiebre por las grandes operaciones. Tras casi tres años de nueva gestión, la situación empieza a enderezarse: la Generalitat ha asumido la deuda, las cuentas vuelven a estar saneadas, hay un mayor control de órganos y administración pública y se han cambiado los estatutos para reducir el tamaño de un Patronato —y para cambiar el formato de elección del director general, más consensuado— que estaba sobredimensionado con la presencia de instituciones y entidades financieras que estaban fuera de la provincia. Eso sí, se van abriendo nuevas cuestiones que habrá que abordar, como el formato de la futura gestión: si ha de seguir siendo pública o si se ha de buscar un punto intermedio con otras alternativas

Después de una década de gestión pésima, en la que la institución vivía un abandono comercial, con pocas ferias, y con una gestión “utópica” —con mucho poder concentrado en el director general— como señalan desde el entorno de IFA, además de una grave falta de control por parte de la administración y de los órganos supervisores de la feria, el próximo 7 de febrero empieza una comisión de investigación para esclarecer estos desmanes. Una vez el Consell ha asumido los 70 millones de euros de deuda, las cuentas están saneadas y hay un plazo de pagos a Elche hasta 2022 en concepto deudas de IBI e IAE, llega el momento de pensar en el futuro de la institución. Aquí se abren dos opciones, gestión pública como la está habiendo ahora, o explorar otras opciones, como un consorcio o la gestión por parte de una empresa privada, por ejemplo.

Fundación, consorcio, empresa... o seguir así

Es uno de los debates que está ahora mismo encima de la mesa y que va configurando ya a sus defensores. Quienes están más por la labor de seguir con la gestión pública son Compromís, que entienden que bajo la tutela de la actual Conselleria —de su color—, IFA puede permanecer en manos públicas, aunque sea con un formato empresarial. En la otra parte hay algunas reticencias por parte de los socialistas, sin cerrarse en banda porque el momento de decidir aún no ha llegado, pero tienen la inquietud de que la institución acabe formando parte del sector público y que en algún momento vuelva a ocurrir lo mismo que hace unos años, una gestión pésima que estalle en forma de otro agujero económico que tenga que volver a resolver la administración. Prefieren buscar un punto de equilibrio, aunque habrá que abordar serenamente cómo gestionar los bienes públicos que ahora mismo pertenecen a la Generalitat tras el pago de la deuda. Se trata de ver cómo gestionar esos activos.

En cualquier caso, estos bienes aún no son formalmente del Consell, pues están en trámites tras la asunción de la deuda financiera vía el decreto de 2018. Cuando así sean, se abrirán las mencionadas opciones: consorcios, fundaciones, gestión directa por parte de una empresa… Entre el Patronato y el Comité de Dirección, ambos dentro de la asociación que rige actualmente IFA, tendrán que ver qué futuro es más viable y qué formato es mejor para evitar situaciones pasadas y hacer de la institución la razón de ser con la que se gestó: una herramienta de dinamización económica para la provincia y no una fuente de grandes recursos que invertir sin planificación ni control.

Noticias relacionadas

next