X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cambio en la comisión de seguimiento

El fiasco del Instituto de la Palmera de Elche: pliego incumplido y dos años sin control del contrato

15/02/2020 - 

ELCHE. El equipo de gobierno ha aprobado cambiar la nueva comisión de seguimiento sobre el Instituto Tecnológico de la Palmera, uno de los proyectos estrella que se intentaron impulsar en la pasada legislatura y que vinieron bajo el auspicio de Compromís, encargado de Medio Ambiente mediante el edil Antonio García, y que no ha hecho más que dar quebraderos de cabeza. Esta nueva comisión pasará a estar adscrita a Mantenimiento y Modernización del Espacio Público tras pasar por Parques y Jardines. Lo que subyace detrás del cambio es el incumplimiento del pliego de condiciones y la ausencia de control del mismo tras la adjudicación del proyecto a Gaia Lab Spain en 2017 para diez años.

El propósito del equipo de gobierno con este cambio es que se reúna la semana que viene para requerir a la concesionaria los informes de estado de los trabajos que se habían acordado con la adjudicación. Se establecieron varios objetivos sobre el estudio de la palmera in vitro, su producción, comercialización, establecer acuerdos con productores locales, así como otra serie de requisitos relacionados con los viveros municipales. Una vez nombrados los nuevos responsables, se requerirá a la concesionaria cómo están esos trabajos para evaluar la situación y que la Junta de Gobierno tome cartas en el asunto. No obstante, se han producido 70.000 palmeras desde 2017. 

Falta de inversión, menos personal e impagos de canon

Una decisión que tendrá que versar sobre las actuaciones a tomar para con la empresa, ya que en el caso del grado de incumplimiento del pliego, se puede proceder a alguna sanción o puede que incluso a rescindir el contrato por el incumplimiento de los objetivos del pliego, si así lo decide la Junta de Gobierno. Unos objetivos que se deberían haber cumplido en los pasados dos años de adjudicación que lleva la firma y que apenas se han cubierto. Entre ellos, una inversión de 500.000 euros a la que no se ha llegado y que estaría por los 200.000, además se dotó a la instalación de dos técnicos —extrabajadores de la Estación Phoenix— y uno de ellos se habría ido, y no hay avances en la investigación. En principio, incluso existen incluso impagos del canon. Asimismo, la antigua comisión se tenía que reunir periódicamente y sí que ha habido constancia de contacto con la empresa, pero no ha habido informe sobre la situación. 

Por su parte, la empresa, una firma de Londres a la que se llegó tras la búsqueda de inversión y que fue la única que se presentó al concurso, pretende condonar canon por inversión, lo cual no permite el pliego, así como cambiar este, que es otra de las alternativas que ha ofrecido la empresa inglesa. Asimismo, las palmeras in vitro que hay a día de hoy están en las instalaciones son de Totana, no de Elche, ya que vienen de las investigaciones realizadas por los técnicos de la Estación Phoenix en Murcia. No obstante, según ha podido saber este medio habría dos empresas de Marruecos interesadas en invertir en el proyecto por el nicho de mercado que ven. Sin embargo, el equipo de gobierno tiene que resolver antes el desaguisado con la firma, que desde los inicios de la adjudicación ha estado a medio gas.

Semana clave para el proyecto

El portavoz Héctor Díez, responsable también de Mantenimiento, apunta a que desde la entrada del nuevo gobierno en julio ha intentado cerciorarse de los trabajos realizados y ha tenido contacto con la concesionaria. Sin embargo, será esta semana la decisiva para el devenir del proyecto, para el que no se ha aventurado a emitir un veredicto sobre la situación, pero viendo la paralización del proyecto desde años, no parece descabellado pensar en algún tipo de sanción o incluso resolución del contrato. 

Actualmente las instalaciones se encuentran en la Portalada, en un edificio de 1.100 mpor el que acordó que la empresa pagase un alquiler de 56.600 euros al año. El acuerdo también suponía que cada tres años la variedad que se investigase y los ejemplares in vitro serían ofrecidos a los agricultores ilicitanos a mitad de precio, además de recibir cursos de formación y asesoramiento, lo que repercutiría en 183.000 euros anuales en la ciudad, además de otras inversiones colaterales.

Noticias relacionadas

next
x