del exministro bernat soria, investigadores del csic y grupos de neurotecnologías

El Consell financia tres proyectos covid de la UMH: vacunas, combatir pérdida de olfato y refuerzo del sistema sanitario

13/02/2022 - 

ELCHE. La Conselleria de Innovación otorgaba a finales de diciembre una línea de ayudas para sufragar proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación (I+D+i) por la covid-19. Subvenciones urgentes para iniciativas que pudieran luchar contra la pandemia y que surgieran desde las universidades públicas. Con ello, son tres las líneas de investigación procedentes de Universidad Miguel Hernández (UMH) que han sido seleccionadas. Actuaciones que van desde estudios para reforzar el sistema valenciano de salud, hasta investigaciones para combatir la pérdida de olfato o la generación de vacunas de amplio espectro.

Fortalecimiento del sistema de salud y proyectos para captar fondos Next Generation EU

En este sentido, los estudios preliminares para diseñar estrategias que minimicen el impacto en el sistema de salud por la covid persistente es un de los proyectos de todos los presentados que han obtenido la máxima puntuación. Detrás de él está el exministro Bernat Soria, Profesor Emérito de la universidad, que ha obtenido una línea de 93.556 euros. La pandemia ha sometido a todos los sistemas sanitarios a un 'estrés' desconocido, señala Soria, explicando que tras los errores de todos en enero de 2020 en las previsiones de lo que estaba por venir, "nos volcamos en la búsqueda de soluciones". Su experiencia con el SARS-1 en Singapur le permitió dirigir la primera opción para atacar al virus con terapia celular a la hiperinflamacion pulmonar, lo cual se publicó en The Lancet-EClinical Medicine, mientras que empezaban otros tratamientos como los 'Linfocitos T antivirales'. 

La propuesta va dirigida a sentar las bases para desarrollar cuatro iniciativas. La reconstrucción de la primera barrera inmunoterapia en la población vulnerable mediante Inmunoterapia pasiva, "es decir, implantando células del sistema inmune responden al virus, en la mucosa nasal", señala. La segunda es un objetivo sinérgico con el anterior "generando las bases para Terapias con CAR T cells y células mesenquimales que reparan el daño tisular, y previsiblemente disminuirán las secuelas de la covid o covid persistente". La tercera se centra en la exploración de nutracéuticos que disminuyan el estado proinflamatorio y aumenten la respuesta inmunitaria, "ya que la inflamación sistémica preexistente es una de las causas que facilitan la acción del virus". Por último, el cuarto eje es la formación de un 'Focus Group' valenciano que proponga mejoras en la gestión de la covid persistente. 

El equipo investigador está formado por tres Universidades (UMH, Universidad de Alicante y Universidad de València), y tres hospitales (el General Universitario de Alicante y de Valencia el Clínic y La Fé) con sus respectivos Institutos Sanitarios. Aunque incide en que el estudio "solo pretende sentar las base que permitan el diseño y búsqueda de financiación de cuatro proyectos Perte Covid", es decir, de los fondos europeos Next Generation EU. Así, podrían cristalizar cuatro proyectos: 

  1. Focus Group sobre Manufactura de Terapias Avanzadas
  2. Biobanco de linfocitos T memoria expandidas y de célula NK para futuras infecciones oportunistas, de SARS CoV2 y de otros virus, también de hongos, etc.  en determinados nichos de población (trasplantados, inmunodeprimidos, etc)
  3. Nutracéuticos que disminuyan la inflamación sistémica 
  4. Tecnologías para gestión de pandemias

La convocatoria les da un año para entregar el estudio, aunque "si uno de los proyectos tiene éxito hay que pensar en 4-5 años para poder implantarlo" señala el profesor Emérito, quien infiere que "los proyectos necesitan inversiones del orden de millones de euros si queremos que la Comunidad Valenciana juegue un rol en este ámbito, que ahora se centra en Barcelona y Madrid". Añade que la Comunitat podría beneficiarse no solo por la promoción de la salud, sino por el desarrollo de una industria biofarmacéutica.

Generación de vacunas de amplio espectro para virus: rápidas y sencillas de fabricar

Otras de las iniciativas financiadas es la del Doctor e investigador Francisco José Taberner, del Instituto de Neurociencias asociado al CSIC-UMH, para la búsqueda de la generación rápida de vacunas de amplio espectro basadas en la decoración de partículas virales con múltiples epítopos (porciones de una macromolécula), por 88.715,18 euros. Taberner explica que aunque estas subvenciones vienen a colación de la covid, la generación de estas vacunas no es necesariamente para este coronavirus. Sobre ese 'amplio espectro', señala que los virus tienen que ser reconocidos por el organismo para que este genere su defensa con la generación de anticuerpos. Para ello cogerán partes de un virus y pretenden hacer anticuerpos contra esos trocitos. "Lo que intentaremos es generar un virus al cual le hemos sacado todo el ADN, por tanto no es un virus, sino una masa de proteínas, y a esa masa le intentaremos pegar trocitos de varios virus".

Uno de los procedimientos sería inactivar las proteínas del virus, porque estas vacunas se orientarían contra virus o patógenos que afecten vía proteína. A estos agentes se les introducirían variantes o trozos de varios. "De una, intentamos que genere impacto en todas las variantes, además sería para vacunas tanto para humanos como para animales. Si funcionase, con un solo fármaco podrías actuar contra distintas variantes", señala el investigador. En esto se basan los virus adenoasociados ('AAV'); "en terapia génica se utilizan mucho ahora". La idea es "generar un virus central en el cual tendríamos como unos acoples para ponerle otras piezas de virus como si fuese un Lego. Así que por otra parte haríamos este virus y por otra parte una fábrica de proteínas recombinantes que se irían probando con este virus general para ver reacciones". 

Primero habría que testar la inmunidad en animales y si se comprueba que funciona, entrar en siguientes niveles. Así, la propuesta de vacuna que plantean tendría su principal ventaja en su agilidad. "Queremos validar la técnica de producción, puesto que por cómo está planteada facilita mucho la fabricación. Tenemos lo estándar, el virus central, y luego la producción de antígenos con las proteínas recombinantes". Apunta Taberner que sería un proceso estandarizado: llega un virus nuevo, se clona el antígeno específico y se 'pega' al sistema inmunitario. Permitiría una fabricación rápida y sencilla frente a los sistemas de vacunas normales, "que son muy laboriosos porque trabajan con la modificación del genoma del virus". 

De hecho, asevera que a nivel de laboratorio se podría finalizar su estudio perfectamente en 4-5 meses, "si no más rápido, incluido pruebas en animales". Eso sí, aún son pruebas básicas, no de entrar en las pruebas de fases que se ha oído durante este tiempo con las vacunas contra la covid. Por lo pronto, son varios investigadores, entre ellos la Doctora Cristina García (responsable de la Unidad de Vectores Neurotrópicos de Instituto de Neurociencias de Alicante) trabajando con esta financiación para probar la validez o no de este concepto consistente en introducir el ARN dentro de una esfera lipídica estándar. "Lo que cueste será generar el ARN". Si lo hace, ya procedería buscar una financiación más seria. Si su idea de vacuna funciona, "con un mismo sistema se podría actuar ante diferentes virus sin tener que poner distintas vacunas a la vez". 

Estimulación transcraneal para combatir la pérdida de olfato total o parcial

Por último, el tercer proyecto financiado (con 91.000 euros) contra la covid es el del Doctor José María Azorín, director del Brain-Machine Interface Systems Lab (BMIlab). El suyo es un estudio para tratar la anosmia/hiposmia (pérdida total o parcial del olfato) persistente en pacientes post covid-19 basada en la estimulación transcraneal por corriente eléctrica directa. Tras la aparición de la enfermedad, asociada en un primer momento al sistema respiratorio, después llegaron numerosos estudios describiendo afectaciones neurológicas resultantes de la enfermedad. "De hecho, se han detectado diferentes patrones característicos en señales electroencefalográficas (EEG) en pacientes de covid con esos síntomas neurológicos", apunta el Doctor. En este sentido, se han detectado patrones anormales del EEG en las áreas cerebrales frontales, "lo cual podría enfatizar la hipótesis de que el SARS-CoV-2 entra en el sistema nervioso central a través de las estructuras olfativas y después se expande en el sistema nervioso central vía los lóbulos frontales", una hipótesis que precisamente está reforzada por la presencia de anosmia en una proporción significante de pacientes del coronavirus.

De ahí el estudio, ya que aunque en la mayoría de casos esta desapareció, según un estudio de 18 hospitales europeos "se verificó que el 24.1% de los pacientes seguían teniendo anosmia al mes, 15.3% a los dos meses y 4.7% a los 6 meses". Ante la falta de de evidencia de los tratamientos existentes para anosmia, quieren desarrollar nuevas intervenciones que permitan tratarla en aquellos pacientes que no recuperan el sentido del olfato de forma natural. Azorín esgrime que se diseñará una estrategia de estimulación transcraneal por corriente directa que permita modular la actividad neuronal en las regiones del cortex afectadas por la anosmia/hiposmia persistente en pacientes post covid-19. "Permite modular la actividad neuronal de la persona de forma no invasiva, indolora y segura mediante el uso de electrodos superficiales no invasivos. Para ello, esta técnica aplica una corriente continua de intensidad baja para generar un flujo de corriente desde uno o varios ánodos a uno o varios cátodos que se sitúan sobre el cuero cabelludo".

Tienen todo el año para elaborar este estudio con el que poder obtener de modo preliminar una serie de datos para posteriormente poder diseñar estudios más robustos. En el proyecto participa un equipo de ocho personas de varios grupos: del Brain-Machine Interface Systems Lab, el investigador principal Azorín, pero también los Doctores Eduardo Iáñez y Mario Ortiz; del Grupo Neurología del Hospital General Universitario de Alicante, las Doctoras Carmen Díaz, Rosa María Sánchez y Alessandra Muñoz; y del Grupo Covid también del hospital alicantino los Doctores Óscar Moreno y Sergio Reus.

Noticias relacionadas

next
x