Hoy es 22 de julio

solicitud de concesión ante costas

El Consell da el paso para ordenar los amarres en Tabarca con la implantación de boyas ecológicas 

4/04/2022 - 

ALICANTE. La proliferación de amarres incontrolados en el entorno de la isla de Tabarca de Alicante, sobre todo, durante los meses de verano, motiva una primera intervención pública a cargo de la Conselleria de Transición Ecológica. En concreto, la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat acaba de tramitar la solicitud de concesión ante la Dirección General de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para poder situar campos de boyas ecológicas en el dominio público-marítimo terrestre que forma parte de la reserva marina de la isla.

El planteamiento que persigue el departamento autonómico consiste en desarrollar al menos dos zonas distintas para el amarre controlado de embarcaciones en las inmediaciones de la isla -la única habitada de la Comunitat- mediante la fijación de boyas que minimizarían el impacto sobre el suelo marino y las praderas de posidonia oceánica existentes en él. Con ello, se trataría de evitar los atraques incontrolados que puedan ocasionar arrastres y daños en el fondo marino, además de controlar el tiempo de amarre y el tráfico de barcos. Y, por tanto, disponer de una regulación sobre el flujo de visitantes que soporta la isla.

En principio, se prevé que en esos dos campos de boyas, previstos en las inmediaciones de la iglesia y en la zona de la playa, se pueda organizar un total de 150 amarres. Alrededor de 100 de ellos se situaría en el entorno de la iglesia, mientras que los 50 restantes se ubicarían en la zona de playa. Fuentes de Transición Ecológica apuntaron que, en el momento en el que se disponga de la concesión (la solicitud permanece ahora en exposición pública por un plazo de 20 días), se procederá a licitar la instalación de los amarres. 

Con todo, no se ha concretado todavía si la organización y control de esos puntos de atraque quedará a cargo de una empresa en régimen de concesión o si su explotación quedará a cargo de la administración, a través de una fundación. Ese es el mecanismo que, según fuentes municipales, se habría aplicado en puntos como las islas baleares.

La iniciativa conlleva la creación de dos zonas de amarres con capacidad para 150 atraques en el entorno de la Iglesia y en la zona de la playa

La planificación al respecto queda supeditada a la elaboración de un proyecto de gestión, a desarrollar por la Generalitat, en el que se pueda concretar el personal que podría quedar a cargo del control de esos campos de boyas y en el que, además, también se debería regular el pago de las tasas correspondientes por el uso de los amarres. En el caso balear, se habría establecido un sistema de tasas de entre 18 y 45 euros en función del tamaño de cada embarcación, según se pudo concretar en una de las últimas reuniones de la comisión municipal específica sobre la isla de Tabarca celebrada hace un año.

Al margen de la creación de los campos de boyas, la Conselleria de Transición Ecológica promueve una segunda actuación relacionada con la isla que afecta a la mejora de su sistema de tratamiento de aguas residuales. Se trata del proyecto para sustituir la estación depuradora de la isla, de tamaño reducido, por una estación de bombeo que acabará con la posibilidad de cualquier vertido en el entorno de la reserva marina.

El proyecto comprende la instalación de una conducción submarina de cinco kilómetros de longitud entre Tabarca y la península con conexión a la estación de bombeo (EBAR) de Martínez Valero, en Santa Pola, según se concretó en un encuentro mantenido por la consellera Mireia Mollá con la alcaldesa del municipio, Loreto Serrano, a finales de enero. Hasta ahora, se ha anticipado que la instalación de esa conducción podría requerir una inversión de 1,5 millones.

Noticias relacionadas

next
x