X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de octubre y se habla de alicante TRANSPORTES CONTRATAS benidorm tram Catalunya

con dos informes desfavorables y un próximo plan territorial en ciernes

El Consell aboga por poner freno al crecimiento del suelo urbanizable en la costa de Orihuela

19/09/2018 - 

ORIHUELA. El crecimiento en la construcción de viviendas en Orihuela Costa está viviendo en los últimos años un incremento sin precedentes. De hecho, es el municipio de España, sin contar con las capitales, con más obra nueva en 2017. El municipio oriolano ha construido, además, en los últimos tres años más de la mitad de la obra nueva de la Vega Baja. El precio de la vivienda, además sube en Orihuela Costa un 16,7%: el mayor dato en la Comunitat Valenciana.

El ritmo de crecimiento en las nuevas construcciones en la costa oriolana es motivo de preocupación para el Consell que ya ha emitido dos informes desfavorables a las peticiones del Ayuntamiento de Orihuela de aumentar el suelo urbanizable en la zona.

Así lo afirma la respuesta del Consell a la petición del Ayto de Orihuela de un informe en 2017 en materia de crecimiento de suelo para la ciudad. La respuesta desde la Generalitat Valenciana fue que  su respuesta fue desfavorable respecto a la documentación que el Ayuntamiento oriolano remitió para justificar una necesidad de crecimiento del Plan General de Orihuela. La metodología de la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana (ETCV), y, en concreto, su directriz 87 iban en contra de las alegaciones desde el Consistorio.

En concreto, aluden a que no existe una planificación municipal y territorial acorde a la petición de aumento de suelo urbanizable. Además, se ahonda en que el parque de viviendas vacías es suficiente para dar cabida, en un futuro al crecimiento demográfico previsto para la zona. Por otra parte, también apuntan desde el Consell que los cálculos remitidos por el Ayuntamiento de Orihuela sobre el crecimiento previsto superaban a la tendencia real y que la tasa de crecimiento demográfico debía calcularse para un período de 20 años. Además, se apuntaba a que no había la suficiente justificación de equipamientos educativos y sanitarios en Orihuela Costa para considerarlos como suelo computable. Estas son algunas de las cuestiones por la que desde la Conselleria emitieron el informe desfavorable a la propuesta de crecimiento de suelo urbanizable para la costa oriolana.

A pesar de que el informe Tinsa sobre vivienda vacacional de 2018 asegura que el ritmo de crecimiento, tras la burbuja inmobiliaria, es más regulado, ecologistas, grupos políticos y el Consell ponen el foco en la saturación de la costa y del ritmo más lento de crecimiento de población para poner freno a la construcción de viviendas en el área.

Según un estudio a manos de arquitectos en la Universidad de Alicante, se reconoce que en Orihuela, especialmente entre los años 1990 a 2006 proliferaron urbanizaciones de baja densidad y que se añadieron sin una estructura viaria o territorial definida con claridad. A la falta de definición de estas edificaciones a lo largo de 16 años se añadió un auge de las construccioes que llevó al municipio oriolano a aumentar su superficie artificializada en un 196% entre los años 1996 y 2006, en un desarrollo urbano que no se corresponde con el crecimiento demográfico, que ascendía al 62,64% de la población. Además, según este estudio la ocupación residencial ha llegado a colmatar, no sólo los espacios litorales hasta la autopista AP-7, sino también las siguientes franjas paralelas al mar alcanzando, en algunos puntos, hasta los seis kilómetros de profundidad.

En un entorno saturado, pues, la construcción en Orihuela Costa vive un segundo auge tras la burbuja inmobiliaria, otras voces, como Cambiemos Orihuela, también buscan frenar la construcción, en especial, en la franja en la que hay proyectada un paquete de viviendas en Cala Mosca, el único kilómetro de playa virgen que aún existe en Orihuela. En alegaciones presentadas para tratar de frenar este proyecto, la formación afirma que, desde 1990 y a través de sucesivas reclasificaciones en modificaciones puntuales del Plan General, “sin atender a criterios racionales que justificaran el crecimiento desde un punto de vista global, han supuesto un aumento de unas 400 hectáreas de superficie del suelo urbanizable”.  Para Cambiemos Orihuela, existe un crecimiento desproporcionado del suelo urbano en Orihuela Costa, “que ha dado lugar a la construcción de numerosas urbanizaciones aún sin ocupar y que ha generado necesidades inasumibles para la Administración local en relación a la gestión de los servicios y a la construcción de nuevas infraestructuras”. Desde la agrupación apuntan, además, a que el aumento de superficie urbanizada en la costa “coarta la posibilidad de crecimientos necesarios, contenidos y sostenibles en otros núcleos urbanos del término municipal” y que, los flujos de atracción de habitantes a las más de 1500 viviendas proyectadas para el sector Alameda del Mar tendrán, exclusivamente, carácter de turismo residencial y estarán motivadas por un supuesto impacto positivo en términos socioeconómicos.  

Otro informe desfavorable remitido desde el Consell afirma que los costes de mantenimiento de los servicios urbanísticos Orihuela tienen un plus del 30% respecto de los costes medios de los municipios valencianos. Por ello, según dicho documento,el modelo turístico litoral está basado en el turismo residencial con baja proporción hotelera, orientado a la promoción urbanística, mayores consumos de suelo, agua y energía y menor valor añadido. En este informe, el Consell no da el visto bueno a que Orihuela demande 12 millones de metros cuadrados más para urbanizar, casi todos en el litoral. Y es que, las demandas a la Estrategia Territorial de la Comunidad Valenciana, multiplican por más de siete el índice máximo de crecimiento que proponía la ETCV para Orihuela.

Y es que, en esta línea, el Consell anunció este año un plan territorial para limitar el suelo urbanizable de la Vega Baja. El próximo Plan de Acción Territorial (PAT), cuya fecha de presentación puede ser antes de final de año, pretende garantizar la sostenibilidad del crecimiento de la comarca en los próximos años. El PAT pretende, además, analizar la estructura poblacional en la Vega Baja y optimizar la demanda de suelo urbano dentro de la ETCV. 

Noticias relacionadas

next
x