Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tribuna libre / OPINIÓN

El cibercrimen acelera durante la pandemia

4/06/2020 - 

Corría el año 1914, navidad. En pleno confrontamiento de la primera guerra mundial, ambos bandos deciden establecer lo que posteriormente se conoció como Tregua de Navidad. Buenos y malos, según se mire, dejaron a un lado sus actividades bélicas para compartir un breve espacio de tiempo como hermanos.

Hoy, más de 100 años después, la humanidad se enfrenta a una guerra muy distinta que libramos contra un enemigo común e invisible: el coronavirus. Él nos ha obligado a confinarnos en nuestros hogares y muchos de nosotros nos hemos mantenido conectados a nuestros seres queridos y a nuestra actividad laboral gracias a la tecnología. Todo se ha puesto en pausa, en tregua… menos el cibercrimen.

Estos “malos”, lejos de emular el espíritu conciliador de aquella Tregua de Navidad, han reforzado sus ataques durante la pandemia para perpetrar sus acciones delincuentes. ¿No te lo crees? Sigue leyendo y mostraré un ejemplo.

Existen campañas de propagación de Malware, lo que conocemos por virus, software malicioso, basadas en descargas de películas muy populares ahora mismo como es “Contagio”. Te bajas la película creyendo que vas a ver el film, pero la triste película es otra, están robándote información como las claves de tu banco y demás bondades…

Los malos no tienen piedad, no son como el sketch de Gila (“Hola, ¿es el enemigo? Que se ponga) Todo lo contrario, en Verne Group hemos detectado un fuerte incremento en el número de ataques aprovechando la nueva realidad de confinamiento y teletrabajo. En el mejor de los casos las empresas están más o menos preparadas… pero ahora los trabajadores usan equipos domésticos, el router de casa, comparten el WiFi para ver HBO o Netflix, navegar por internet, comprar, consultar el mail del trabajo, acceder al ERP de la empresa… ¡y los malos lo saben!

Pensarás “esto no me puedepasar a mí”. Reflexiona un momento sobre algo como la clave de tu PC. ¿Es 123456? ¿Es el nombre de tu mascota seguida de su año de nacimiento? ¿Es el modelo de tu coche? ¿Es una contraseña que usas para varios sitios y cambias solo algunas partes? Al final esas “ideas mágicas” para una contraseña fuerte las conocen los malos, y los malos, que lo son mucho, van a usar ese conocimiento para saber si eres seguidor de la página de Facebook de la película Terminator y, por tanto, si tu clave podría ser “Schwarzenegger”. No bajes la guardia.

El hogar nos proporciona una sensación de confort y seguridad, nos protege del Coronavirus, de accidentes de tráfico, de robos, asaltos, pero NO nos protege de la exposición a Internet. Los malos conocen el nuevo paradigma y se aprovechan de ello. No piense en un “hacker” con el término romántico de los que luchan por la privacidad, por aprender, o los de la película de Juegos de Guerra. El cibercrimen mueve hoy más dinero que el narcotráfico y los ciberdelicuentes no tienen piedad ni consideración. Su labor se ha profesionalizado y cada es más viral y pública. De hecho, te recomiendo que mires Milanuncios.com para descubrir decenas de hackers que ofrecen sus servicios sin ningún tipo de rubor. 

Para terminar, seguro que quieres conocer 5 consejos para ser ciberseguro, 10 medidas para implementar en tu hogar o internet doméstico, pero realmente el paso más importante comienza en ti mismo: sé un ciberhéroe empleando el superpoder del sentido común.

Joaquín Molina es Senior Cibersecurity Advisor en Verne Technology Group

Noticias relacionadas

next
x