X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el punto estará en el lugar donde se planeaba la oficina de correos

El centro cívico de La Aparecida estará listo en febrero con un espacio abierto para reuniones 

5/12/2018 - 

ORIHUELA. La pedanía de La Aparecida, en Orihuela, verá, después de más de nueve años de stand by, su centro cívico listo el próximo febrero, (salvo imprevistos). Las obras de este centro, que se retomaron a finales de junio, parece que siguen el ritmo prometido y estarán listas al final de las 30 semanas (aproximadas) que adelantó la empresa adjudicataria de los trabajos. 

El proyecto vuelve con una nueva cara y con algunos cambios notables con la primera idea del plan. Uno de esos cambios es que la oficina de Correos planeada para el emplazamiento en la pedanía de La Aparecida, no estará, y en su lugar se adecuará un espacio abierto dedicado a reuniones. 

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y el concejal de Pedanías, Víctor Valverde, visitaron ayer, junto al alcalde pedáneo, Ángel Noguera, las labores para comprobar su desarrollo de las mismas. “Después de muchas dificultades, sacamos el proyecto adelante y se van a quedar unas instalaciones en las mejores condiciones, tal y como merecen los vecinos de La Aparecida”, ha declarado Bascuñana.

De momento, lo que se ha adelantado en unos cinco meses de trabajos, son la instalación del pavimento de mármol y las particiones de pladur. Además, se están colocando los falsos techos, y ya se ha acometido el alicatado de todos los baños y se han instalado las duchas.

El acta de replanteo con la empresa Orthen, que fue la concesionaria escogida para acabar de las obras de la instalación por 915.254 euros, se firmó en junio. La firma propuso mejoras en las condiciones como la rebaja de la ejecución de las obras en 10 semanas y fijó la entrega de la obra en 30 semanas, con una ampliación de la garantía de obra de 52 meses.

Entre las nuevas mejoras está la readaptación de una multitud de espacios. Al haber una reasignación presupuestaria hubo que replantear el centro casi como si se tratara de un nuevo proyecto. Partiendo del punto muerto de la paralización, el nuevo plan para el espacio público se ha tenido que adaptar a la nueva reglamentación vigente en materia de instalaciones técnicas, que ha cambiado desde 2010. 

El sótano, con importantes problemas de humedad, ha tenido que cumplir unos requisitos especiales de ventilación para poder ser útil y se tomarán medidas para reforzar la calidad de estas instalaciones. 

Otra de las modificaciones es que la zona de atención al ciudadano tendrá un mostrador, y el área destinada a la asistencia social tendrá un despacho independiente para lograr una mayor privacidad, algo que no estaba en el proyecto original. La Policía Local también ganará más espacio en este centro cívico. 

Así, en total, el centro, que consta de planta baja, primer piso y sótano tendrá una superficie útil de aproximadamente 1.100 metros útiles construidos. En él habrá un salón de actos, gimnasio, biblioteca, sala de informática, una sala polivalente y una sala de ensayos musicales, además de oficinas administrativas y varios locales de almacenamiento.

La obra se inició en 2009, bajo el mandato de Mónica Lorente (PP). Sin embargo, a poco de iniciarse los trabajos, la empresa los abandonó al declararse en concurso de acreedores, y el consistorio sólo pudo incautarse de la fianza. 

Noticias relacionadas

next