Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de septiembre y se habla de alicante urbanismo logística benidorm visitelche Turismo costco

TRAS LA MANIFESTACIÓN de orihuela 

El Botànic no prevé cambios en la ley del plurilingüismo: pedagogía y participación en los consejos escolares

21/01/2020 - 

ALICANTE. Nos se vislumbran cambios, ni retoques en la Ley de Plurilingüismo de la Comunitat Valenciana, que contempla que el 25% de la enseñanza se dé en castellano; el 25% en valenciano; entre el  15 y el 25% en inglés, y el resto, por la lengua que decida el centro. Y para la Vega Baja, u otras zonas castellano hablantes, el instrumento serán los planes de adaptación/flexibilizacion que han venido ofreciendo los responsables de la Conselleria de Educación en las últimas semanas: los porcentajes pueden ser más laxos, hasta el 17%, pero se discuten y se aprueban en el consejo escolar de cada centro, con la exención del valenciano garantizada.

Según ha podido saber Alicante Plaza, Educación sigue con sus planes. La masiva manifestación del pasado sábado, en Orihuela, con 17.000 asistentes, no va a cambiar la opinión de los responsables del Gobierno del Botànic, que comparten PSOE, Compromís y Podemos. Por ello, la Generalitat va a seguir su hoja de ruta: encuentros con equipos directivos y asociaciones de padres y madres que pidan explicaciones y aclaraciones, para transmitirles que la participación se debe ejercer en los consejos escolares. Y como han venido recordando también desde la conselleria, los acuerdos se toman por dos terceras partes del órgano. 

Pero básicamente, el esfuerzo se va a hacer en los equipos directivos y profesores en los próximos meses. El objetivo es llegar a marzo con las dudas resueltas: ese mes, los 40 centros de la Vega Baja -y del resto de la Comunitat Valenciana- deben decidir los porcentajes, cuya competencia es del consejo escolar y en caso de que no haya acuerdo, propone la dirección del centro y la Conselleria de Educación ratifica con vistas a que pueda entrar en funcionamiento en el curso de Secundaria 2020-21. Hay que recordar que en Primaria ya está implantado el plurilingüismo. El objetivo del Gobierno valenciano es que se logre el máximo consenso posible en los consejos escolares, y en caso de que no exista, pues que la propuesta que se eleve -para su aprobación- sea la más parecida posible.  De ahí que permita a los centros que elaboren su proyecto experimental en función del nivel del alumnado. 

La exención no es un problema

Una de las cosas que más ponen en valor en el seno del Botànic es que la exención del valenciano no es un problema. Además, sigue en la Ley del Plurilingüismo. Tiene uno de los porcentajes más bajos de los últimos años -9% en Primaria; 16% en Secundaria, según los datos ofrecidos por el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler- y, por tanto, desde ese punto no entienden las críticas que hace la FAPA y PP, Cs y Vox, cuando el nivel de renuncias es relativamente bajo.

Tanto PSOE como Compromís, que ocupan los principales puestos en la Conselleria de Educación, consideran que será necesario hacer más pedagogía de la norma; es decir, convencer a los profesores. Lo que parece descartado son las negociaciones con partidos políticos: no aparece en los planes de los partidos que conforman el Botànic. Y además, discrepan destacadamente de la alternativa que proponen el resto de partidos: el sistema de elección de lengua vehicular.

Por tanto, el trabajo será técnico y de pedagogía, según ha podido saber Alicante Plaza. Así que en la medida de lo posible se evitará la confrontación política. Y la respuesta, en forma de silencio, a la protesta del sábado, es una muestra de ello. En el seno del Botànic no temen nuevas movilizaciones, como han anunciado los convocantes de la protesta de Orihuela, la Federación de Padres de Alumnos Gabriel Miró. Su propósito es ahora llevar la manifestación en las tres capitales de la Comunitat Valenciana y a Madrid. 

Ximo Puig no lo menciona con sus interlocutores de la Vega Baja

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, mantuvo este lunes dos encuentros con protagonistas de la Vega Baja, y en ninguno de los dos se mencionó ni se abordó los efectos de la manifestación del sábado en Orihuela. Bien es verdad que el asunto no estaba en la agenda, pero Puig recibió al alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, la ciudad más poblada de la Vega Baja, y a su vez, presidente del PP de Alicante. Antes, el jefe del Consell había despachado con los dos representantes del Plan Vega Renhace, el empresario Antonio Alonso y el profesor universitario Jorge Olcina. Ni una palabra ni un comentario ni una mención.

Noticias relacionadas

next
x