X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

tres mandatos con el proyecto

De legislatura a legislatura: el futuro del Mercado Central en manos de los próximos gobiernos

21/02/2019 - 

ELCHE. Tal y como informó el miércoles Radio Elche Cadena SER, la mercantil adjudicataria del proyecto del nuevo Mercado Central, Aparcisa, ha pedido autorización para proseguir con las prospecciones arqueológicas tres meses más en las actuales catas, que pertenecen a la tercera fase. El motivo es obvio, el descubrimiento de la otra parte de la necrópolis islámica que se encontró en 2017. Con este nuevo plazo, el cual ha aprobado la Conselleria de Cultura y por si había alguna remota duda, la decisión sobre el inmueble la tendrá que tomar el próximo gobierno saliente de mayo. Será un tema candente en la campaña.

El día 13 de mayo es el que se ha autorizado como límite para aumentar el plazo, ya que finalmente esta parte del mercado, la Plaça de la Fruita, está dando más que hacer a Aparcisa y Alebus, la compañía arqueológica, de lo que nadie se esperaba. Tras el descubrimiento hace prácticamente un mes del primer esqueleto que surgió en la superficie, han aparecido ya alrededor de una veintena, y todavía se espera que sigan saliendo. Como mandan los protocolos arqueológicos, cuando se encuentran inhumaciones hay que seguir excavando hasta donde lleguen, por lo que Alebus sigue con sus prospecciones, cada vez más profundas, lo que ha dejado al descubierto también acequias y canalizaciones de hace siglos, correspondientes a la tradicional gestión del agua en un entorno seco como Elche.

Así pues, a todo el retraso que lleva ya el proyecto, que fue adjudicado in extremis por la corporación de Mercedes Alonso, a las puertas de los comicios de 2015, hay que sumar esta nueva dilación de los tiempos, garantizando que no habrá solución al mercado en este mandato. De hecho, además del día tope que se ha dado ahora, hay que recordar que después vendría la última fase de las excavaciones, la de la parte entre los Baños Árabes —de los que aún hay partes que no han visto la luz, como la leñera— y la fachada del viejo inmueble. Habría que esperar que no se encuentre nada relevante y después en cualquier caso enviar el informe con todo lo hallado a la dirección general de Cultura y Patrimonio, que tendrá que dilucidar con sus tiempos si los restos hallados tienen el suficiente valor para paralizar el proyecto o si se puede edificar. 


Con todo, podría ocurrir que fuese el gobierno de otro color el que tuviera que tomar la decisión, extrapolando la situación local a la autonomía. Hasta que se llegue a esa tesitura, que tardará meses y meses si no hay piedras en el camino, mientras quedan pendientes varias cuestiones sobre la actual excavación, como si hay una segunda muralla de la medina islámica —dado que los enterramientos islámicos se hacían fuera de las mismas y estos restos están dentro de la Vila Murada— o si hay singularidad entre los restos hallados, sobre todo los encontrados en una superficie de madera. Mientras tanto, a Aparcisa le viene bien contemporizar y alargar el proyecto, para ver si con otro equipo de gobierno en mayo se encuentra menos trabas para sacar adelante el proyecto. De lo contrario, parece que habrá que esperar a lo que dicten los juzgados, si no hay novedad con el supuesto refugio de la guerra civil bajo el inmueble. Hay mercado para rato. 

Noticias relacionadas

next