X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

restricciones de acceso al vehículo particular entre febrero y marzo

Cuenta atrás para el cierre del Castillo al coche: Alicante ultima los microbuses y la videovigilancia

26/01/2020 - 

ALICANTE. El acceso de vehículos particulares al Castillo de Santa Bárbara de Alicante tiene los días contados. El plan multidisciplinar coordinado desde la Concejalía de Cultura para poner en valor el baluarte -declarado monumento histórico artístico y bien de interés cultural en el año 1961- se activará entre finales de febrero y principios del mes de marzo con la entrada en vigor de las restricciones para desplazamientos privados y la puesta en marcha de un sistema de microbuses a modo de lanzadera.

De hecho, ya se ha concretado la ubicación de la parada que servirá de intercambiador con los autobuses de la red municipal, en la que cualquier usuario podrá tomar un microbús (con un mínimo de 22 plazas) para llegar a la cima del monte Benacantil. Se trata de la parada situada en la calle Indalecio Prieto, junto al Hospital Perpetuo Socorro (ahora Vithas Alicante). En principio, el precio del billete sería similar al establecido para el ascensor del castillo, que seguirá funcionando con la regularidad habitual, desde la calle Jovellanos, frente al Postiguet. 

Además, también se prevé habilitar salidas desde el entorno del Puerto en los días en los que se haya programado la llegada de cruceros, para facilitar el desplazamiento de aquellos turistas que no hayan contratado visitas organizadas hasta el castillo con carácter previo.

Fuentes municipales precisaron, además, que las frecuencias de ese sistema de lanzaderas se adaptarán a cada época del año, en función de la evolución de la demanda que pueda registrarse en cada momento. Así, se prevé que se refuerce durante el verano y la primavera. A priori, ese sistema de lanzaderas solo tendrá dos únicas paradas en su ascenso por el Benacantil: una a la altura del restaurante La Ereta y otra en el acceso principal al castillo.

Cultura calcula que el sistema de lanzaderas puede incrementar las visitas hasta alcanzar un promedio de 500 por hora frente a las 375 que se registran a través del servicio de ascensor

De acuerdo con los cálculos que maneja la Concejalía de Cultura, ese nuevo sistema de lanzaderas aumentará el número de visitas al castillo: al que se considera el principal punto de interés turístico de la ciudad. Hasta el momento, solo con el servicio de ascensor, se registra una media de 375 visitas a la hora, según las mismas fuentes. Con el sistema de lanzaderas, se podría llegar a alcanzar el promedio de las 500 visitas.

No obstante, las restricciones de acceso no afectarán a los taxis, a los vehículos de transporte con conductor (VTC), ni a los vehículos vinculados a la prestación de servicios y suministros, que podrán seguir circulando hasta el baluarte. Eso sí, el permiso de acceso quedará supeditado a la identificación de sus matrículas a través de un sistema de cámaras de videovigilancia similar al que ya se ha implantado para regular el acceso de vehículos en determinadas calles del Casco Antiguo, según las mismas fuentes.

Los técnicos de los departamentos de Cultura y de Tráfico y Movilidad prevén mantener la próxima semana una última reunión de trabajo para concretar el proceso de instalación de esas cámaras, para cuya entrada en funcionamiento resulta necesario un periodo de calibración, según las mismas fuentes. En todo caso, la intención del equipo de Gobierno, el bipartito compuesto por PP y Cs, es comenzar a aplicar la restricción de acceso para favorecer la adaptación incluso antes de que ese sistema de videovigilancia esté en funcionamiento al 100%.

El objetivo de la aplicación de esas restricciones de acceso es preservar el monumento histórico frente al perjuicio que supone el impacto del tráfico. Además, se pretende evitar la saturación de la carretera de acceso y de la zona que se ha venido utilizando hasta ahora como aparcamiento, como anunció el edil de Cultura, Antonio Manresa (Cs), al dar a conocer la iniciativa, el pasado mes de noviembre. Tras esas restricciones, se prevé poner en valor el baluarte y potenciar la llegada de visitas controladas mediante la organización de actividades culturales, como exposiciones o actuaciones musicales, entre otros elementos. 

Noticias relacionadas

next
x