X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los derrotados de la primera vuelta se unen al rival de la candidata 'oficial'

Barcala, Sánchez, Bascuñana... los 'cospedalistas' escenifican su apoyo a Casado frente a Soraya

15/07/2018 - 

ALICANTE (EFE/AP). El candidato a presidir el PP Pablo Casado visita estos días la Comunitat, en busca de afianzar el voto de los compromisarios de un territorio cuyas direcciones provinciales y, aunque de modo menos evidente, la autonómica se han posicionado con su rival, la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. La gira ha comenzado este domingo en Alicante para seguir por Gandia y terminar en València. Casado ha estado acompañado por su máximo valedor en la provincia, el presidente del PP de Elche, Pablo Ruz (en la ciudad de las palmeras Casado arrasó), así como por otros dirigentes que incialmente se alinearon con Dolores de Cospedal, como el presidente de la Diputación, César Sánchez, o el alcalde de Alicante, Luis Barcala (más ambiguo, al menos en público).

De esta forma, los dirigentes de la provincia que en su momento se posicionaron con la exministra de Defensa, como el presidente de la Diputación o el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, que además están abiertamente enfrentados con la dirección provincial de José Císcar (en su día, curiosamente, fue Císcar quien apostó por ellos como candidatos), han visualizado su apoyo al rival de Soraya, que se presenta como la candidata 'del aparato', no solo en Génova sino también en el PPCV o la provincial de Alicante. También se han puesto en la foto el alcalde de Alicante, Luis Barcala, el presidente local del PP, Toño Peral, el diputado provincial Adrián Ballester o el alcalde de su municipio, Redován, Emilio Fernández.

Casado, tras recorrer la Explanada con medio centenar de militantes y simpatizantes, ha afirmado que "la soberbia no hace ganar congresos pero sí perder elecciones" y ha defendido que, frente a esta actitud, su proyecto representa la "humildad, la cercanía y dar la cara siempre por el partido". Preguntado por unas declaraciones de Sáenz de Santamaría en las que esta apuntaba que un debate le habría perjudicado a él y al PP, ha recordado que él lo pidió, pese a lo cual el comité organizador y la candidatura de la exvicepresidenta concluyeron que "no es bueno debatir sobre ideas en un partido", algo que ha calificado de "sorprendente". 

"Creo que el PP necesita un debate ideológico y plantear un proyecto político para España", ha dicho antes de comentar que si gana su candidatura "nadie pierde", ya que él es capaz de integrar a todos en el partido, como ha asegurado que logró "en una hora" con cinco de las listas que se presentaban. A este respecto, al acto de Gandia acudirán el exministro José Manuel García-Margallo y Elio Cabanes, que a otro de mañana con Adolfo Suárez Illana también irá José Ramón García Hernández y que "desde el primer día" el equipo de campaña de María Dolores de Cospedal le apoyó. La presencia de Barcala y Sánchez corrobora esta afirmación. En referencia a Sáenz de Santamaría ha comentado que "otras candidaturas en el Consejo de Ministros no fueron capaces de integrar" y ha recalcado que su postura es contar "con los mejores a mi lado".

En el acto de Alicante, Casado se ha referido a la Educación, donde ha acusado al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, de paralizar la Lomce "haciendo ideología y fracturando" este área con un ataque a la concertada y "recuperando asignaturas para el adoctrinamiento" y sin asumir que hay que apostar por el bilingüismo, las matemáticas, la programación y las asignaturas troncales en España. Ha defendido "un MIR educativo" que evite la "endogamia" en Educación y también luchar contra la "segregación lingüística". Por ello, ha prometido que si gana será "muy firme contra las políticas de adoctrinamiento y segmentación lingüística que están promoviendo las administraciones gobernadas por el PSOE, Podemos, Compromís o el PdCat".

El candidato popular ha tenido que referirse, como en casi cada aparición pública, a dos asuntos polémicos. Su máster, del que ha dicho que no lo ve un obstáculo en su carrera electoral interna (ha afirmado que este asunto "irrelevante" se está tratando durante "demasiado tiempo" pese a que ha ofrecido ya "demasiadas explicaciones"), y el polémico vídeo en el que aparece Sáenz de Santamaría, del cual ha señalado que es a él a quien "más perjudica" y ha abogado por "superar ese debate" ya que él mismo ha "sufrido muchos vídeos difamatorios esta campaña" en las redes sociales que, "afortunadamente", no han trascendido.

En todo caso, ha insistido en que las personas que aparecen en el citado vídeo son sus "amigos" y cuentan con su "apoyo" y ha reivindicado el legado de los presidentes nacionales y andaluces del PP. De Pedro Sánchez, ha afirmado que, "por desgracia", se convertirá en el "ZP2 o bis de la política española" debido a que abrirá "viejos debates y fracturará a los españoles", y ha deseado que su partido deje de estar "en funciones", pendiente de sus cuestiones internas. Para Casado, lo que el PP necesita es recuperar los millones de votos perdidos que se fueron a Ciudadanos (Cs) y a los partidos regionalistas, y "volver a ser la casa común del centro-derecha, de todo lo que esté a la derecha del PSOE".

Casado ha llegado a Alicante desde la vecina Santa Pola, donde veranea su familia (su esposa es originaria de Elche) y donde, desde hace unas semanas, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ejerce de registrador de la propiedad. Sobre esta coincidencia, Casado ha comentado que aún no ha visto a Rajoy allí pero ha deseado que ambos puedan coincidir este verano una vez que pase el congreso para comer "un buen caldero y para charlar". 

Noticias relacionadas

LA NAVE DE LOS LOCOS

Volver a casa

Como el hijo pródigo, antiguos votantes del PP hemos vuelto a casa después de flirtear con opciones incapaces de defender nuestros intereses. Razones más sentimentales que ideológicas nos han animado a ello. Después de lo visto tras las elecciones de abril, la derecha clásica es el mal menor para un país en caída libre desde 2015

next
x