Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

'test drive'

BMW Serie 2 Gran Coupé: la democratización de los coupés de 4 puertas

14/03/2020 - 

MADRID. BMW, a quien tan buenos resultados le están dando a nivel global las carrocerías coupé de cuatro puertas (Gran Coupé), ha apostado por democratizarlas, razón por la que ha añadido a la Serie 2 una versión de estas características.

Lo que ha hecho es aunar dos palabras casi contrapuestas, razón y emoción, para conquistar a clientes jóvenes que necesitan un coche versátil y no quieren renunciar a un vehículo en el que las ventanas no llevan marcos y la línea del techo es cada vez más descendente según se aproxima a la zaga, como buen deportivo que se precie.

Esta fórmula no es nueva. Ya que el BMW Serie 2 Gran Coupé se convierte en el hermano menor, y por tanto el de acceso a este tipo de vehículos, de la "familia" compuesta por los Serie 4 Gran Coupé, Serie 6 Gran Coupé y Serie 8 Gran Coupé.

El BMW Serie 2 Gran Coupé está a la venta desde 31.100 euros

Ya se admiten pedidos de este tracción delantera que sale a la venta el próximo 14 de marzo con dos motorizaciones de gasolina (218i de 140 CV y M235ixDrive de 306 CV) y otras tantas diésel (216d de 190 CV y 220d de 190 CV).

El precio de las versiones de gasolina es de 31 100 euros (32 089 si se equipa con transmisión automática, que es de serie en el resto) y 58 900 euros, y el de las de gasóleo de 33 800 y 41 500 euros.

En el equipamiento de fábrica destacan los faros de Led, las llantas de 16 pulgadas, el volante deportivo, los sensores de lluvia y de aparcamiento, el climatizador bizona o el control de crucero.

Acabados Sport, Luxury y M Sport

Por 2.300 euros la marca ofrece el paquete Sport (volante y asientos deportivos, llantas de 17 o antinieblas de led), por 3.000 euros adicionales el Luxury (apuesta por un interior más lujoso) y por 3.800 euros el M Sport (llantas de 18, paquete M interior y exterior, y suspensión deportiva).

Exteriormente se le reconoce por un frontal en que la parrilla delantera es doble, amplia y activa (se abre para refrigerar el motor y se cierra para reducir la resistencia aerodinámica), y por las amplias entradas de aire ubicadas en los lados del parachoques.

Lateralmente, lo que más llama la atención es la línea descendente del techo, las marcadas taloneras y las llantas con las que se puede equipar.

Atrás, la línea de diseño es claramente horizontal lo que se enfatiza con los alargados faros y el difusor trasero que engloba la salida de escape (en las versiones de cuatro cilindros dobles y en la deportiva M235iXDrive también, pero ovaladas).

Interior de calidad y con profusión de pantallas

El interior es muy tecnológico por la doble pantalla digital que monta (la del cuadro de instrumentos y la central táctil del sistema de infoentretenimiento). Opcionalmente se ofrece el head-up display, que proyecta la información más relevante para la conducción en el parabrisas a la altura de los ojos.

La radio se puede subir o bajar mediante gestos con la mano y el vehículo puede equipar un asistente inteligente que facilita la vida a bordo, así como un sistema que permite deshacer de forma automática las maniobras que hemos realizado en los últimos 50 metros a una velocidad inferior o igual a 35 km/h.

Es muy útil cuando hemos intentado aparcar en una zona estrecha en la que no nos entra el coche y queremos dar la vuelta.

 Por lo que respecta al espacio destinado a conductor y copiloto es amplio y confortable (los asientos deportivos ofrecen un buen agarre en curva), gracias a un salpicadero en forma de V que agrupa los botones y los hace muy accesibles.

El arranque por botón está ubicado en la zona de la palanca de cambios, donde también están ubicados los botones de los modos de conducción.

Comportamiento dinámico de primera

Por las afueras de Madrid hemos podido probar este miércoles las dos versiones de gasolina y la diésel más potente.

El aplomo que transmite el coche en todo tipo de situaciones es muy destacado, así como la respuesta de la dirección y la suavidad con la que amortiguación mantiene todo en su sitio sin que se vea afectado el confort de los pasajeros.

Tanto la versión de acceso en gasolina como en diésel son suficientes para conductores que busquen un coche cómodo de conducir y con respuesta suficiente tanto a un régimen bajo como alto.

Los que necesiten de fuertes dosis de adrenalina tienen el M235ixDrive. Sus ajustes más deportivos (menor altura de la carrocería, mayor dureza de la amortiguación, aceleración endiable y un paso por curva muy elevado) junto con la tracción total, hacen olvidarse rápidamente de que conducimos un cuatro puertas.

En definitiva, el Serie 2 Gran Coupé es el coche ideal para los que buscan un coupé para la familia con un maletero de 340 litros (50 menos que un Serie 3 berlina) y una longitud (4,53 metros) cómoda para circular por ciudad y carretera.

La pega que le podrán poner es que, a pesar de sus cuatro puertas, el acceso a las plazas traseras no es de los más cómodos para personas altas, que casi rozarán el techo con la cabeza.

Noticias relacionadas

next
x