X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

votación en comisión de hacienda

Barcala suma (por ahora) a Cs y los no adscritos para cambiar las cuentas y borrar el plan de ajuste

23/07/2018 - 

ALICANTE. El Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante supera el segundo trámite para aprobar la segunda modificación del presupuesto de 2018, heredado del mandato del PSOE en solitario. La propuesta, con la que prevé destinar 30,5 millones para saldar los préstamos del plan de pago a proveedores y cancelar el Plan de Ajuste ha sumado este lunes, en comisión informativa de Hacienda, el respaldo del grupo municipal de Ciudadanos (Cs) y de los dos ediles no adscritos, Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte.

El resto de los grupos de la oposición se ha decantado por la abstención, lo que confirma las dudas que PSOE, Guanyar y Compromís continúan albergando sobre los beneficios de la propuesta. La posición manifestada en comisión no tiene por qué repetirse en la votación que se materialice en el pleno ordinario de julio, el próximo jueves. En ese momento, todos los grupos podían cambiar de criterio. Incluso Cs, que habría apoyado la propuesta de manera inicial. Con todo, fuentes del equipo de Gobierno ya han expresado su sorpresa ante el hecho de que las tres fuerzas aliadas en el ya extinto tripartito no hayan dado su apoyo al acuerdo, pese a que sí han venido reivindicando la cancelación del plan de ajuste desde 2015.

En cualquier caso, parece poco probable que al menos PSOE y Compromís puedan llegar a emitir un voto favorable durante el debate de la iniciativa en el pleno. La portavoz municipal de los socialistas, Eva Montesinos, ya ha dejado claro que la posición de su grupo no puede entenderse como un cambio de discurso respecto a la línea reivindicativa que el partido venía sosteniendo desde principios de mandato.  Así, ha recordado que, en todo caso, "quien ha cambiado de opinión ha sido el PP, que votó en contra" de las diversas propuestas que se plantearon en el pleno, como la registrada en el pleno de enero. A su juicio, lo que ha quedado claro con la iniciativa del PP "es que no saben en qué gastarse los 30 millones del remanente".

En esta línea, Montesinos ha señalado que el PSOE también barajó la posibilidad de amortizar toda la deuda pendiente derivada de los préstamos del plan de pago a proveedores, pero ha señalado que finalmente se descartó al considerar que "lo mejor para la ciudad era aplazar esa decisión hasta el último año de mandato". Además, ha señalado que "nos da mucho miedo dejar al PP con las manos desatadas".

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, por su parte, ya reiteró sus dudas el pasado jueves, tras mantener un segundo encuentro con el edil de Hacienda, Carlos Castillo, a propósito de las inversiones que el PP estaría dispuesto a impulsar una vez amortizados los préstamos y cancelado el plan de ajuste.      

Noticias relacionadas

next
x