X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Audrey Hepburn

28/04/2019 - 

No se trata de quien ganará esta noche. Sino de cuál de lo dos bloques será capaz de formar gobierno pasadas las próximas elecciones municipales. Sí. Sí, he escrito municipales. Eso, si no entramos en bucle. Ay Mare! Esto es un sinvivir. Cuando los ateos alicantinos de misa diaria no sabemos a qué atenernos echamos mano de Conchita Piquer, Joan Monleón, Bernat i Baldovi -que es el suegro ideal y paellero en jefe delarroz bomba- o del cráneo incorrupto de Manuel Alcaraz y su profundidad taumatúrgica, mística eléctrica e insondable en el diario Información. A un servidor, que es un descreído de la única verdad revelada, le cae bien el arzobispo podemita Rubén Martínez Dalmau de Teulada que quiere hacer presidenta -ya se encargó ella, la Mare de déu de Tots els valencians, de proyectarse -modo cine barrio Puerta del Sol- contra el sacrosanto edificio del Palau de la Generalitat- a Mónica Oltra aunque se quede la segunda. La venganza de las negociaciones. El tomate del Perelló por las nubes. El gobierno baja el pan. Vuelven las comuniones. La raya negra interior en los ojos, la estrella declinante de Enric Morera, el dinero de Toni Mayor. Justo aquí pasan en este artículo la azada y bestialidad política monumental del xaloner Gerard Fullana silbando. Y el socialista Manuel Mata con su pizarra y paraguas. En la que cabemos todos. Porque es el que, dado el caso, negociará. Amén. 

Mari Carmen Sánchez, el Malú esqueleto de Toni Cantó en el nostre Alacant, acaba de triscarle un bocado a su mona de Pascua y suspira mientras abre su ropero. Como le pasa a media ciudad y parte del poder provincial, no sabe qué blusón ponerse en la Peregrina. Quizás ya no existamos o desfilaré del brazo cantando La Tarara con Luis Barcala, las 2 grandes contratas, César Sánchez y Xavier López. O Natxo Bellido. Las cuatro llaves del Camarín. La ventaja del PP es que ya está descomponiéndose en estos momentos. Pablo Casado huyó de València tras un mini improvisado mitín en el que más chulo que un ocho le soltó a Isabel Bonig: nena “el domingo te la juegas”. Y se largó abandonándola a su suerte en el fin de campaña de la tarde. Eva Ortiz y su enemiga de partido Belén Hoyo, mientras, se cruzaban puyitas -el “magnífico nivel” y el eterno descontento “hija mía”- con alfileres en un clima de germanor incontenible. Sin duda, la estrella de este Juego de Tronos 28A ha sido tan irresistible como sublime e intelectual Consuelo Álvarez de Toledo. La Madre de Todos los Españoles.  Que es exactamente como, Mari Carmen De España pero en más marquesa y sin el cuello de Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany’s. Sin caña ni pañuelito.

Un chaleco amarillo mea contra la pared. La cabeza de María Antonieta. Subo como puedo a la cúspide de la tertulia de la SER y en la cumbre me encuentro con las preclaras y super informadas mentes de Carlos Arcaya, Pere Rostoll y Pepe Soto -por orden estrictamente alfabético- y los 4 fuera de micrófono me exhortan no votes a Vox “per l’amor de déu”. Pepa Bueno que estás en el fuego eterno y Carlos Herrera e Isabel Pantoja que estáis en el firmamento de la Conferencia y Despensa Episcopal: rogad por mi alma. Bertín Osborne descorcha un Dom Pérignon y se acaba de arrancar con una ranchera. Pancho Villa entra acaballo en la cantina y se liquida de un trago otro tequila disparando al techo de la Santísima Trinidad. Que es donde está Steve Bannon, Paco Camps y José María Aznar. Enamorado de la muerte de los atascos de Madrid a las tres de la madrugada. Los españoles siempre tan encerrados en nosotros mismos. Los debates en la barra acaban sin una palabra para la cultura y la política exterior. Putin y Kim Jong-un se ven en Vladivostok. Los Cotino, Blasco, Rus y por ahí hasta el infinito de los agujeros negros de la creación piensan qué no harían con los 10 días de vacaciones de Japón. Franco, número 1 en USA. Julien Assange espiado y chantaje a dopor tres alicantinos. Sí, de Alicante. SM la Reina Letizia Ortiz está en Mozambique.

Civilización o Barbarie. Mi parróco se agita en el púlpito y brama: ¡“Votad, votad aunque sea al mismo Anticristo...pero nunca a Vox”! Su voz se eleva y el grito, la súplica bíblica, prende en la raíz cristalina de los arbotantes y botareles de L’Encyclopédie de Nôtre Dame. Las emprendedoras clarisas y los scouts se miran mientras rasgan las guitarras celestiales como un Raimon en el horizonte incendiado de El Bosco. Las novicias levitan y cantan al amor de los amores del cielo celestial pensando en el voto útil, la urna, el aperitivo de camarones y, sobre todo, en la paella. Los cristianos demócratas siempre tienen un tótem, un algo a lo que agarrarse. En el mas acá. Eso es exactamente lo que me susurra mi coach de cabecera: siente, escucha el silencio de tu dios. Que no es el crooner melódico republicano -Sixteen Tones- del que estuvo enamorada mi madre Elvirín: José Guardiola. Ni Calamaro. Ni Lionel Messi. Se refiere a María José Catalá. Pero esta sancta popular me pilla en el Noveno Círculo del Infierno de Dante, más allá, muy a lo lejos del rojerío follatriz y militante de un servidor. Así que marco el número de Gonzalo Eulogio que está en el Séptimo Cielo con y entre las puñeteras Declaraciones de Hacienda y contesta que no, señor usted se ha equivocado y me dice que su único verdadero dios es el sexo. Y que no es practicante. Luego, pasada la Laguna Estigia de la jornada laboliberal, me devuelve la llamada a ver contra quién vota. Una sardina asada en las cenizas ante el mediterráneo. Platón. La voluptuosidad pitagórica de Anitta. La Puríssima Xiqueta. La perfección del Doríforo de Policleto. Ansiedad. Incertidumbre. Nadie sabe nada. El arcanum de Hermes Trimegistro. Palabra de la Junta Central Electoral. Amén.

Un dron vigilará a los socialistas en la Santa Faz. También a Paco Sanguino. Y a los demás adolescentes en celo. Como escribió el año pasado Rafa Burgos El Faro Impostor “la primavera no se puede prohibir”. Las niñas me ayudan a salir del río Adur. Estoy pletórico y helado ante la pizarra del restaurant 14 Quai Bergeret, el mejor de Bayonne. Me duele que ya no me llame mi nunca bien ponderado ni pagado ex Herr Direktor Miquel González. Por fin: “mándame las 2 crónicas: las de los perdedores y la de los ganadores”. Y que no se note que eres socialista. Son las cuatro de la mañana y Andrea Iglesias y Kate Maeetvea me ayudan a encontrar un punto de luz. Inma se va cantando a por comida. Amanece en Aquitania. Hoy votamos.

Noticias relacionadas

‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next
x