informe del presupuesto de 2020

Así son los 28 reparos que la Intervención ha detectado en Elche en 2020; duda de posibles fraccionamientos

21/04/2021 - 

ELCHE. Un año más, la Intervención ha elaborado el informe anual sobre las resoluciones contrarias a los reparos emitidos por esta figura de control en el ejercicio de 2020. La mayoría siguen siendo por lo mismo que ya se ha mencionado en otras ocasiones en estos informes, falta de algún tipo de paso en el trámite de los contratos menores, la parte que ha estado siempre más fuera de control, tanto a nivel local, como en la mayoría de municipios. Además, hay duda de posibles fraccionamientos

Como establece la legislación, cuando el interventor está en desacuerdo con el fondo o la forma de estos expedientes, tiene que emitir su correspondiente informe. Asimismo, se pueden rechazar cuando hay crédito insuficiente, si no se ha fiscalizado la actuación del pago, si faltan trámites esenciales o si el reparo deriva de la comprobación de la actuación. En cualquier caso, ninguno de los 28 reparos cumple con esta situación, por lo que todos han salido adelante. A este respecto, como se dio cuenta este lunes, salvo dos reparos, vinculados a un incremento de complementos y cambios en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), los otros cuatro tipos de expedientes tienen que ver con casos de los que ya dio cuenta el interventor en anteriores informes.

Plantea posibles fraccionamientos pero no puede confirmar

Otros reparos eran relativos a trámites de compras simplificadas, ahora hasta 5.000 euros mediante este procedimiento gracias a la transposición de una directiva europea —que permite en cierta forma reducir el control porque antes era de 3.000 euros—, y en ellos el Interventor muestra sus dudas ante posibles fraccionamientos y la dificultad de reconocer si se podía afirmar si eran pequeños contratos troceados para superar los 15.000 euros o no —si lo superara, debería sacarse a licitación—. 

Finalmente se fiscalizaron con reparo porque siendo de un mismo proveedor y aplicándose la misma partida, superaban de forma acumulada el referido límite. Aplicando estos criterios, en 2020 se informaron reparos por un importe de casi 1,1 millones de euros. De este monto, el 77% corresponde a expedientes que dado su importe acumulado por proveedor y partida, podrían haber tenido la calificación de contratos menores. Señala que su tramitación tan solo requería informe motivando la necesidad del contrato, aprobación del gasto e incorporación de factura. 

¿Por qué vienen los otros reparos?

El segundo tipo de estos reparos es por reconocimiento extrajudicial de créditos. Son dos expedientes de 2,3 millones de euros, y en los que los gastos que se tenían que imputar al presupuesto de 2020 pero la factura se presentó tras el cierre o porque el crédito no era adecuado. No existía vinculación jurídica para 945.000 euros. El Tribunal de Créditos no admite que se recurra a este reconocimiento y que se tiene que imputar este gasto al crédito del presupuesto del ejercicio. De la parte sí asignada (en 2019), no se adquirieron los servicios/suministros en base a las normas de los trámites simplificados de menos de 5.000 euros.  

Otro tipo de expedientes con reparo son los de gastos de servicios o suministros que estaban en trámite. En este caso debido a las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) de 2020, que fueron bastantes y precisaban una gestión rápida para no perder esa inversión. Fruto de ello hubo retrasos en la tramitación del expediente y provocó que otros estratégicos se hayan gestionado provisionalmente con la omisión de trámites de contratación. El monto total es de más de siete millones de euros, entre ellos, el grueso con más de seis corresponde a la limpieza viaria. Y en el cuarto grupo están los de realización de suministros de emergencias que obviaron el trámite previsto para sus supuestos. Era para material de prevención de la covid y de limpieza del temporal Gloria.

Trabajos para reorientar la situación

Por último, cabe resaltar que todos estos expedientes contaban con las características para validarlos: gasto propuesto por el órgano competente, crédito adecuado, conformidad de los responsables del servicio y una figura del departamento avalando la actuación. Además, se suelen resolver con el visto bueno de alcaldía. Respecto a los posibles fraccionamientos que deja en duda la Intervención, cabe destacar que tras la polémica de hace un par de años, se está intentando revertir la situación con pliegos de condiciones para este tipo de pagos o suministros pequeños y se ha logrado que parte de los trámites que antes faltaban o se hacían mal, se hayan corregido. 

También que el plan exigido por Intervención para mejorar este funcionamiento se está trabajando entre los coordinadores de Hacienda, Contratación y Recursos Humanos. Un ámbito que ya calentó el primer pleno de este año por cuestiones de contratos menores.

Noticias relacionadas

next
x