X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis ap - lo que hay en juego en las muncipales

Arranca la otra batalla electoral: casi todas las alcaldías están en el aire el 26M

10/05/2019 - 

ALICANTE. Este viernes arranca la segunda batalla electoral, la de las alcaldías y ayuntamientos. Sepultadas las posibilidades de que se reproduzcan nuevas mayorías absolutas -más factible en pequeños municipios y algún mediano-, la contienda electoral debe dilucidar varios cuestiones que serán muy importantes a la hora de decidir la elección del futuro alcalde, algo que se producirá el 15 de junio. Ante un panorama tan fragmentado, es importante saber cuál de los dos bloques tiene más concejales, derecha o izquierda, pues decantar la elección de antemano, y cuál es la lista más votada. La lista más votada da un plus a la persona que la encabeza, pues para que un alcaldable alternativo le arrebate el poder debe reunir la mayoría absoluta en el pleno municipal; es decir, o hay una mayoría absoluta de concejales, o gobierna la lista más votada.

Y ante esta tesitura y después lo ocurrido en elecciones de 28A, hay una serie de alcaldías que están en el aire. De las grandes, Alicante, Elche, Benidorm, Orihuela, Torrevieja y Villena; y de las medianas, Calp, La Vila Joiosa, Altea, Crevillent, Santa Pola, Novelda, Sant Joan, San Vicente o Mutxamel. En todas ellas, va ser muy importante qué bloque tiene mayoría absoluta.  Y posteriormente, hay un segundo debate: en cuáles Ciudadanos, a raíz de sus buenos resultados en elecciones generales, es capaz de superar al Partido Popular y, por lo tanto, optar a la Alcaldía. Y de éstas, Alicante capital es el principal paradigma, aunque no es descartable -al menos, eso confían en la formación naranaja- que el sorpasso se diera en San Vicente del Raspeig, Elda o Villena.

Y es que el contexto respecto a 2015 ha cambiado mucho: si en la anterior cita electoral, el PP fue el más votado en la mayoría de los municipios, con el 29,9% de los votos; fue la suma de la izquierda la que le arrebató muchas alcaldías: sobre todo, allí donde se reprodujo el modelo del Botànic, con la suma de PSPV, Compromís, Esquerra Unida y las listas instrumentales de Podemos (o alguna formación independiente). En total, el PSOE ha acabado con 50 alcaldías (perdió Alicante, Almoradí y Novelda); el PP con 47 (ganó esas tres); Compromís, 18; Ciudadanos, dos; Los Verdes, dos (Villena y Torrevieja), y Esquerra Unida, una (perdió Aspe en favor del PSOE)

Ahora es la suma de PP, Ciudadanos y la posibilidad del acceso de Vox (sólo se presenta en 22 municipios) el que pueda dar alguna que otra vara de mando al PP (o Cs), entre ellas, la de las grandes ciudades de la provincia, sin ser la lista más votada.

Qué espera el PP, el más votado en 2015

El panorama ha cambiado para el Partido Popular. De ser el más votado en 2015, ahora aspira, al menos, en algunas ciudades, que Ciudadanos no le sobrepase, como ocurrió el pasado 28A. El PP espera que el bloque del centro-derecha tenga la mayoría y si puede ser el candidato más votado, mejor. Bajo esta fórmula, el PP espera retener los gobiernos de Alicante, y ganar Elche, en corporaciones en las que puede aparecer Vox o formaciones de carácter local que pueden decantar el bloque del centro derecha. En Benidorm ya gobierna así y espera poder mantenerlo, al igual que en Orihuela, con Ciudadanos, que es él único que puede apuntar un Gobierno presidido por Emilio Bascuñana. Ibi tampoco parece estar en discusión, en el seno del PP.

La gran reválida es Torrevieja: quedó a dos concejales de la mayoría absoluta y fue apeado por un pacto de todos, incluido Ciudadanos, contra el candidato popular. Hay muchas expectativas en la recuperación de ese bastión popular -gobernó durante 27 años de manera ininterrumpida-, aunque esta vez lo hará, previsiblemente, con menos concejales, y si Ciudadanos le da el respaldo. También hay confianza recuperar el Ayuntamiento de El Campello

El PSPV cree que la ola socialista es imparable

Los socialistas son muy optimistas de cara a este 26M. El doble triunfo el 28A les da muchas alas: ganaron en 97 municipios de la provincia de Alicante, 30 años después. Por ello, creen que ese resultado tendrá su continuidad en las elecciones locales. Otra cosa, muy diferente, es si puede consumar mayorías de izquierda, algo más difícil en las grandes ciudades, como Alicante o Elche, donde PP y Cs mantienen un dura pugna por el liderazgo o si hay concejales de Vox. Pero también es estas ciudades donde hay más fragmentación del voto. Los socialistas espera crecer en sus bastiones de Dénia, Xàbia, La Vila Joiosa, L'Alfàs de Pi, Alcoy, Elda y Petrer; crecer en Santa Pola, San Vicente, Sant Joan y Crevillent; ser el más votado en Alicante y Torrevieja, y tener un papel decisivo en Orihuela o Benidorm, en función de lo que pudiera hacer Ciudadanos

Compromís quiere resarcirse en los municipios

Tras el sabor agridulce que el 28A ha dejado en el seno de Compromís, la coalición valencianista quiere resarcirse en las municipales. Confía mucho en la gestión de sus grupos municipales, allí donde ha formado gobierno, y en sus 18 alcaldes, alguno de ellos, municipios como Altea o El Campello. Además, en este viaje, cuenta con dos nuevos invitados: los candidatos de Villena y Torrevieja, Javier Esquembre y José Manuel Dolón, respectivamente, que lucirán la marca Compromís en su papeleta. Los de Mónica Oltra intentarán exhibir su fuerza en tres comarcas: la Marina Alta, el gran feudo del Bloc; el Baix Vinalopó, el de Iniciativa, y en L'Alacantí. Dan por hecho que seguirán con la Alcaldía de Altea, pelearán por retener la de El Campello, pero los problemas internos del PSPV lo pueden impedir; que Villena siga en manos de Esquembre, porque significará que el diputado provincial de ese partido judicial cae de su lado; crecer en l'Alcoià-Comtat y tener más visibilidad en la Vega Baja o el Medio Vinalopó. En 2015 ya consiguieron el hito de conseguir representación en el Ayuntamiento de Elda, pero son conscientes de que en estas dos comarcas es muy difícil crecer, aunque por razones diferentes. 

Ciudadanos busca el sorpasso, y la Alcaldía de Alicante

Las esperanzas de la formación naranja pasan por sacar un voto más que el PP en el Ayuntamiento de Alicante, y que la suma de las derechas les dé la Alcaldía. El gran aliento de Mari Carmen Sánchez son los números del 28A, donde Ciudadanos sobrepasó al PP en muchas ciudades. Consideran que ese sorpasso se puede dar en Villena y Elda, y en algún municipio del área metropolitana de Alicante. Ahora bien, la gran incógnita es saber qué pasará en Alcoy, Elche y el mismo Villena, donde hubo problemas internos importantes, que apenas tuvieron incidencia en las elecciones generales y autonómicas. También tendrá que posicionarse, una vez más, en ciudades como Orihuela y Torrevieja, en las que se prevé que el PP será más votado. En Benidorm podrían ser decisivos. 

Unidas Podemos buscará tripartitos

Unidas Podemos también mide su nivel resistencia. Tras los resultados de 2015, en los que Podemos se presentó sin su marca, sino bajo coaliciones y confluencias con Esquerra Unida, ahora es el momento de medir cómo funciona su marca en el ámbito municipal. Pablo Iglesias salvó los muebles el pasado 28A. En la mayoría de las plazas van juntos, en otros separados. Unidas Podemos buscará que se repita la fórmula del Botànic, siempre que se den los números. Puede ser decisivo en municipios tradicionalmente de izquierdas, como Alcoy, Elda, Petrer o en el área metropolitana de Alicante, pero su test de estres será Alicante y Elche. En la capital por sacaron seis concejales y ahora las encuestas apenas les auguran la mitad o menos, y en Elche porque, por problemas burocráticos, su lista fue rechazada.

Noticias relacionadas

next
x