Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de coronavirus desescalada benidorm COMERCIO zeeman ricos

Sergio González defiende que su equipo "tenía que haber ganado" ante el Elche 

Almirón: "Esto es una prueba de fondo"

19/01/2021 - 

ELCHE (EFE). El técnico del Elche, Jorge Almirón, señalaba tras el empate logrado ante el Real Valladolid, que su equipo "ha jugado bien" y se volcó en defensa cuando los locales anotaron el 2-1, pero el segundo llegó a balón parado y eso es "mérito" del cuadro blanquivioleta.

Según explicaba, "el partido ha sido parejo, logrando ventaja en la primera mitad", pero en la segunda, "ellos adelantaron líneas" y su equipo cometió "un desajuste" en el primer gol rival, tras el que llegaron "los nervios lógicos" y, aun así, los jugadores "supieron defender".

"El equipo lo hizo bien todo el partido y el Valladolid tiene su mérito. Lógicamente el resultado duele, porque los jugadores trabajaron mucho y, tras el 2-1 surgieron nervios para cuidar los tres puntos y estuvimos bien, pero ellos estuvieron efectivos a balón parado", analizaba.

En su opinión, "es un punto y hay que resistir", aunque ha admitido que se siente "cabizbajo" porque "el esfuerzo" que hizo el equipo "fue grande" y la sensación es la de que "se fueron dos puntos", pero "esto es una carrera de resistencia, y hay que levantarse y seguir", añadía.

El técnico del Elche se mostró satisfecho con el debut de Mojica y Jony Álamo y ha asegurado que "lo han hecho muy bien", aunque "aun tienen que madurar", al tiempo que ha advertido de que "ahora no se piensa si hay doce jornadas acumuladas sin ganar, sino en lo que ha pasado en este partido".

"Tengo muy claro que esto es una prueba de fondo y cada partido va a ser decisivo y, según mi experiencia, también duro. Pocos rivales nos han superado, así que hay que seguir compitiendo, porque el fútbol es así, y duele que pase lo de hoy por los jugadores, pero es importante no rendirse", destacaba.

Respecto al calendario que les espera, con el Barcelona, Valencia o Villarreal, Almirón aclaraba que "esto es Primera división, todos los rivales son difíciles, y todos pasan por los mismos partidos".

Por último, indicaba que no pudo ver ni el posible penalti sobre Orellana ni el gol anulado a Weissman y, además, ya le sancionaron por hablar de los árbitros, con lo que "no" quiere volver a hacerlo, si bien ha advertido que "desde fuera, y con otra perspectiva, seguro que se ve mejor todo".

Sergio González defiende que su equipo "tenía que haber ganado" ante el Elche

El técnico del Real Valladolid, Sergio González, defendía que su equipo "tenía que haber ganado este partido", porque los goles rivales fueron "dos lagunas defensivas puntuales" y, ofensivamente "se han creado ocasiones".

"Salieron bien, porque sabíamos que ellos iban a jugar en su campo y buscarían pillarnos en un renuncio y el primer tanto fue por un rebote que le cae a Jonan y mete un golazo, y el segundo, por una desestructura, de ahí que nos fuéramos al descanso con cara de incredulidad ante ese 0-2", precisaba.

Para Sergio, el Real Valladolid "ofensivamente ha tenido más combinación, ya que se ha entrado por fuera y por dentro, y se añade el posible penalti a Orellana", mientras que ellos metieron los goles "en dos jugadas aisladas", por lo que el resultado, al descanso "no era merecido".

En su opinión, "hay poco que reprochar a nivel ofensivo, porque se han creado ocasiones, incluyendo un gol anulado, y en defensa fueron dos errores puntuales que se pagaron caros", de ahí que no realizara cambios en la reanudación, "porque el juego estaba siendo bueno".

Más tarde, ya decidió meter a Toni Villa, para que apareciera en las espaldas de los pivotes, y a Míchel, para tener la pelota y aprovechar su criterio, mientras que Hervías podía aportar profundidad y su calidad a balón parado o en los centros laterales, para buscar el empate.

Confesaba que "el punto, antes del partido, no se valora, porque se sale a ganar" y se va "rabioso" porque "se podía haber ganado aun habiendo ido 0-2 al descanso", porque en la segunda parte "se hicieron tres goles" -los dos que subieron al marcador y el que anularon a Weissman-.

"Es un contento mínimo, porque se ha puntuado y el equipo ha vuelto a demostrar carácter, pero siento rabia, porque este partido lo teníamos que haber ganado y se pudo hacer. Este tipo de encuentros nos daban estabilidad para el recorrido de la liga, pero también hemos ganado en Getafe y Granada y vamos compensando, no como queríamos, pero se han generado puntos", matizaba.

Por este motivo, consideraba que "si se sigue en esta dinámica no hay que tener temor y se logrará el objetivo" y espera que, si hay algún partido que no se gane "que sea generando situaciones", como habían hecho ante el Elche. 

Noticias relacionadas

next
x