X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 27 de mayo y se habla de elecciones 26M benidorm ELCHE alicante paredes SERIES

ENTREVISTA

Alicia Chavero: "Te ayudamos a afilar el hacha, pero no significa que salgas vivo de la selva"

Foto: RAFA MOLINA

La exdirectora de la escuela H2i Institute lleva años nadando en los océanos de la innovación, de sus procesos y sus modelos. Pone el acento sobre la experiencia del usuario y obliga a sus alumnos a cuestionarse sus ideas y a localizar las corrientes inversoras

5/12/2016 - 

ALICANTE. Desde su escuela de innovación, Alicia Chavero se dedica a enseñar una metodología de trabajo para desarrollar proyectos de innovación, cualquiera que sea la naturaleza de su proyecto. En todo este proceso de cambio, reparte elogios para la creatividad ‘made in Spain’ y azuza a las universidades que “están a por uvas” en el emprendimiento.

“Se lo digo mucho a mis alumnos: Mira si la curva de crecimiento de inversión en ese segmento está existiendo”, dice durante su descanso del taller de Service Design que imparte en el coworking EOI Alicante. “Hay mucho emprendedor dirigido al mundo de la domótica y no hay pasta, porque no hay business, porque las grandes compañías no están viendo rentabilidades en ese campo. Las tendencias ahora están en fintech -banca- e insurtech –seguros-, principalmente”.

Chavero considera que hay “confusión entre emprender, autoemplear, montarte tu chiringuito”. El boom del emprendimiento tiene muchas caras y en el caso de las administraciones su visión es positiva, pues cree que los recursos se están canalizando bien. “La gente puede, si quiere, acceder a espacios, medios, capitales iniciales básicos para poder ponerse a trabajar. Sin embargo, no creo que se deban enfocar los esfuerzos –económicos- única y exclusivamente a emprendedores de carácter tecnológico, porque si quieres hacer de España una incubadora tecnológica tienes que meter mucho dinero y tener un proyecto muy estratégico y a largo plazo”.

Ese planeamiento lo ha visto en Colombia, Chile o Israel, donde para la profesora de la EOI ha visto como los gobiernos han hecho una reflexión estratégica. “Hoy la punta de lanza de la innovación de las startups está en Tel-Aviv. Eso no lo está haciendo España, porque no hay foco. Lo que sí está habiendo es capacidad para que una persona que quiere empezar de cero tiene a nivel local o regional tenga oportunidades de arranque”.  

No creo que se deban enfocar los esfuerzos única y exclusivamente a emprendedores de carácter tecnológico

Asegura que uno de los puntos de inflexión es hacer ver a los emprendedores la diferencia entre detectar que servicio hace falta en tu barrio y otra, ver por donde fluye el dinero. “Las herramientas que damos te ayudan a tener un hacha más afilada, pero no te garantiza que vayas a salir vivo de la selva”. El objetivo a final de todo este proceso de aprendizaje radica en que los emprendedores tengan los conocimientos necesarios para eliminar incertidumbres.

“Si yo fuera emprendedora, no daría por sentado lo que tengo en la cabeza respecto a lo que es bueno o malo en mi proyecto. Hay que hacer un ejercicio de humildad y ponerse a ver lo que le pasa a la gente en relación con el tema que quiero trabajar y sobre eso, construir. Es tan importante la búsqueda de la idea como la del nódulo del negocio”, según Alicia Chavero que se pone en la piel del emprendedor durante sus talleres.

Esta experta en procesos de innovación es una firme defensora de la investigación, aunque sea con “medios caseros”. “Para cada tipo de suposiciones, puedes hacer encuestas online, formulario en google” y para ello, hay que echar mano de la red primaria –amigos, familia, contactos de Facebook, Twitter, etcétera. “Prototipa el concepto que quieres validar”.

“El problema de apoyarte en la tecnología -y lo vemos en el emprendedor tecnólogo- es que te encuentras con ideas cojonudas, pero cuando le preguntas para que sirve, no sabe explicártelo”. De esta manera Alicia Chavero introduce la necesidad de disponer de habilidades. Su afirmación da un paso más allá y recuerda el caso de Tecnalia: “Hay un conglomerado muy importante en el País Vasco que tenía cosas increíbles, pero las tenían metidas en un hangar porque no habían hecho el match de la tecnología con la necesidad de la gente. Había un espacio en blanco que no se había podido casar”.

Por este motivo trabaja en procesos de innovación, no en la innovación en sí. Para la directora del H2i Institute, “todas las metodologías de innovación centradas en usuario te ayudan a poner el foco en para qué. Otro ejemplo lo estamos viendo con el Big Data. Tenemos unas tecnologías increíbles para poder analizar cosas, pero no sabemos para qué queremos examinarlas”.

Hay que hacer un ejercicio de humildad; es tan importante la búsqueda de la idea como la del nódulo del negocio

Ante la pregunta de si la pyme innova por necesidad o convicción, Alicia Chavero, responde: ¿Qué fue antes, la gallina o el huevo? Es cierto que las pequeñas y medianas empresas están receptivas, en su opinión, porque “quiero abogar en defensa de la empresa española respecto a Europa. Es cierto que quien suele tener dinero para poner en marcha son las compañías con dinero y no las pymes, pero hay mucha creatividad en España. Hay grandes empresas españolas que son multinacionales donde los focos de innovación tienen mucho nombre y mucho prestigio a la hora externalizar buenas prácticas a nivel internacionalizar. Y eso lo vivo en banca, seguros, retail, en diseño de servicios como turismo y restauración”. Para ella, un caso de éxito en la Comunitat es la empresa ilicitana de gafas Hawkers.

Nuevos grados, nuevas profesiones

En el ecosistema emprendedor, entran en juego también las universidades y la aparición de nuevas profesiones. Todos los foros tecnológicos como los celebrados recientemente en Alicante de SistelDay, estiman que el 40% de los puestos de trabajo que se necesitarán en 2020 aún no existen. Respecto a la enseñanza, Alicia Chavero destaca, por un lado, ejemplos de buenas prácticas como la Universidad vasca de Mondragón. “Tiene un programa de grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación, que está en su quinta edición, donde aplica un método superexperiencial. Los alumnos tienen un objetivo de facturación cada año para poder aprobar y el programa incluye todos los años un viaje internacional. Donde van tienen que conseguir clientes y vender. Salen con un grado de espabile brutal”.

Por el contrario, las universidades, en general, cree que “están a por uvas”, porque hay problemas en el reciclado del profesorado, las estructuras físicas de los espacios, los alumnos que sólo van a escuchar. Sin embargo, la profesora de la EOI considera fundamental la “formación vertical”. “Hay un concepto que inventó la gente de Ideo, una empresa de diseño e innovación americana, que hablan del profesional T-Shaped, que tiene una formación profunda en un tema y luego un poco de otras muchas. Me gusta ese tipo de profesional”

Respecto a nuevas profesiones, Chavero cita el caso del “growth hacker que es una persona que, dentro de una startup, se dedica a que haya mucha más gente que se descargue una aplicación o en definitiva a que crezca su marca. Son profesiones que no existían, hay mucha gente metiendo dinero en esas soluciones que son puramente digitales.

Hay innovadores españoles con mucho prestigio. Un caso de éxito en la Comunitat es Hawkers

Al final, esta experta en procesos innovadores alerta sobre dos errores comunes que detecta en los emprendedores. El primero es la confusa aplicación de qué es un Mínimo Producto Viable (MPV). “Es uno de los conceptos que más se ha deformado porque la gente se cree que cuando tú tienes un MPV estás fabricando un prototipo de tu idea como tal y eso no es verdad. Un MPV es aquello que tienes que fabricar para validar una hipótesis de tu idea y a lo mejor eso que fabricas no tiene nada que ver con tu idea inicial”.

 El segundo fallo que observa es ver como no acaban de definir lo que ella denomina triada: “A quién me dirijo, qué le pasa y cómo lo voy a solucionar. Los emprendedores siempre entran como elefante en cacharrería con una nueva solución. A lo mejor no hace falta innovar en la solución, sino simplemente innovar en cómo estás enfocando el problema que tiene la gente”.

Noticias relacionadas

next