Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

alcanza las 196 tiendas y 1.300 empleados al cierre de 2019

Ale-Hop factura otro 16% más hasta 140 millones y eleva su beneficio a 30 millones

2/10/2020 - 

ALICANTE. La firma alicantina Clave Denia, o lo que es lo mismo, Ale-Hop, sigue siendo una de las empresas más destacadas de la provincia y una de las más rentables. La empresa de la familia Grimalt, con sede en Ondara (aunque su nueva base de operaciones está en la vecina Bellreguard, en provincia de València) y conocida por la famosa vaca que recibe a los visitantes en sus tiendas, sigue presentando un elevado margen sobre ventas, y transforma en beneficio uno de cada 4 euros y medio que factura.

Así lo muestran las cuentas anuales consolidadas del grupo Clave Denia (formado por la firma principal y una filial en Canarias) para el ejercicio 2019, depositadas en el Registro Mercantil y consultadas por Alicante Plaza. En el último ejercicio, el grupo de Ale-Hop volvió a elevar su facturación, en este caso un 16%, hasta alcanzar los 140 millones de euros en ventas. Hace solo tres años, en 2016, el volumen de negocio del grupo de Ondara era de algo más de la mitad, 79 millones de euros.

En cuanto al resultado después de impuestos, la cadena de tiendas especializada en artículos de hogar originales volvió a experimentar un incremento, aunque algo menor que en el volumen de negocio. Según reflejan las cuentas, Clave Denia se anotó un beneficio consolidado de 30,4 millones de euros, un 3,75% más que en 2018 (29,3 millones). El beneficio anual del grupo, con todo, no ha parado de crecer de forma exponencial desde 2015, cuando las ganancias fueron de 12,3 millones. Todo ello, en una firma que aún no ha cumplido las dos décadas de existencia (fue fundada en 2001).

El incremento de actividad en 2019 tuvo su correlato en el crecimiento de la empresa en metros cuadrados y recursos humanos. Así, según recoge la memoria de las cuentas, la empresa finalizó el año con 196 tiendas abiertas, la gran mayoría de ellas propias y medio centenar en cesión de marca (franquicia). Un modelo que Clave Denia ha abandonado tras recurrir a él en los primeros años, y que ha provocado que el número de franquiciados se haya estabilizado en los últimos años. En cuanto al personal, el grupo cerró 2019 con una plantilla media de 1.300 empleados, casi 300 más que hace un año.

El informe de gestión firmado por Vicente Grimalt señala que "las ventas en tiendas comparables también han aumentado significativamente, mejorando la rentabilidad de las mismas", y que, como viene siendo norma en la empresa, "todas las inversiones se afrontan con recursos propios, no teniendo que acudir a financiación externa". En este sentido, durante el pasado ejercicio Ale-Hop invirtió 10,25 millones de euros en inmovilizado material, "básicamente destinada a la apertura y mejora de las instalaciones desde las que el grupo ejerce su actividad y a las inversiones en la nueva plataforma logística de Bellreguard".

Impacto del coronavirus

La firma, que hasta hace pocos meses no vendía online (abrió su ecommerce en mayo, en pleno confinamiento), ha sufrido especialmente el cierre de actividad de sus tiendas físicas durante la pandemia del coronavirus, a la que se hace referencia en la memoria aunque su impacto se trasladará a las cuentas de 2020. Así, la memoria indica que hasta la declaración del estado de alarma la facturación de las tiendas se había incrementado respecto al mismo periodo del año pasado, por lo que las perspectivas para el ejercicio en curso eran positivas. Durante el cierre de tiendas, la firma recurrió a un ERTE que, a la fecha de formulación de las cuentas (finales de julio), era "parcial". Las tiendas reabrieron a mediados de junio.

Noticias relacionadas

next
x