X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

OPINIÓN

Trump, Putin y las elecciones presidenciales de EE UU de 2016

Cada vez son más y de mayor relevancia las noticias que ponen el foco de atención en la influencia que pudo tener Rusia en las elecciones presidenciales de EE UU

11/12/2017 - 

MADRID. Cada vez son más y de mayor relevancia las noticias que ponen el foco de atención en la influencia que pudo tener Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado 2016. La historia se agrava aún más tras el alegato de culpabilidad de un asesor junior de política exterior de Donald Trump, que insinuaba que la campaña del presidente de los Estados Unidos podría haber tenido cierta relación con Rusia. Además también se especula sobre otra declaración de culpabilidad, en este caso de Michael Flynn, el primer asesor de seguridad nacional de Trump,  en la que podría afirmar haber buscado información perjudicial sobre Hillary Clinton.

Lo que realmente buscan las autoridades estadounidense es conocer en qué consistió la posible intervención de Rusia. Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó personalmente una campaña para socavar la imagen pública de las elecciones estadounidenses y de la candidata Hillary Clinton. Además Putin y su gobierno desarrollaron una clara inclinación por Trump, incluyendo también el pirateo y la filtración de correos electrónicos que agitaron la campaña de Clinton, junto con el uso de cuentas falsas y publicidad en Facebook y Twitter para influir en la opinión pública estadounidense.

El punto de partida de esta turbulenta historia comienza con unos correos electrónicos que Wikileaks saca a la luz mostrando como desde el interior del Comité Nacional Demócrata se habría favorecido a Clinton durante las primarias contra Bernie Sanders, entre otras cosas. El informe de las agencias de inteligencia de los EE UU afirma que la inteligencia Rusa, utilizó varios canales, entre ellos WikiLeaks (presuntamente mediante un intermediario) y otras páginas web, con el fin de promover la información pirateada a ciertos periodistas.

Hasta el momento, las autoridades estadounidenses no descartan investigar a cualquier persona que haya tenido contacto con representantes o intermediarios rusos durante la campaña presidencial. Lo que podría llegar a incluir hasta al mismo presidente de los Estados Unidos.

Ante todos estos acontecimientos, desde el gobierno ofrecieron una respuesta un tanto ambigua y confusa, afirmando que "los demócratas podrían haber sido fácilmente pirateados por cualquier persona" y que "las noticias que hacen referencia a una posible participación rusa, simplemente son falsas, carecen de fundamentos y han sido difundidas por determinados medios de comunicación poco afines a él".

Antonio Sales es analista de XTB 

Noticias relacionadas

next
x