X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cartera de... orey financial

Trío de ases en bolsa: Gamesa, Ebro Foods y BME

24/04/2017 - 

MADRID. Desde finales del pasado mes de marzo, hemos comenzado a rotar las carteras hacia valores y sectores más defensivos (menos cíclicos) para protegernos ante eventuales correcciones en los índices, ya que pensamos que las valoraciones actuales son exigentes y los mercados podrían descansar de toda la subida desde mediados del año pasado. 

Dentro de este contexto, cualquiera de los tres valores seleccionados (Ebro Foods, Gamesa y BME) cumplen con los criterios (técnico y fundamentales) que buscamos a la hora de seleccionar valores.

GAMESA

Comentario fundamental:

Tras el 'macrodividendo' extraordinario que ha repartido tras confirmar la fusión con la 'pata' eólica de Siemens, pensamos que la compañía de renovables sigue manteniendo un fuerte atractivo, tanto por valoración como por momento. Cotiza a 18 veces el beneficio a cierre de 2016, pudiendo reducir su ratio si continúa la expansión de márgenes de los últimos años. Su bajo apalancamiento y el potencial que le puede generar las sinergias tras la fusión, nos hace también tener una visión optimista para los próximos trimestres.
 
Comentario técnico:

Desde mínimos de 2012 (cotizaba por debajo del euro), el valor no ha perdido en ningún momento la estructura alcista en los precios (máximos y mínimos crecientes) multiplicando en varias ocasiones su valor bursátil. Mientras no pierda su estructura alcista, se podría buscar entradas en correcciones, siempre y cuando no pierda mínimos relevantes anteriores en gráficos semanales.

EBRO FOODS

Comentario fundamental:

Con un PER (2016) de 17 veces, cotiza con un ligero descuento respecto a los 2 últimos años, lográndolo principalmente por la mejora de los márgenes, ya que en la presentación de los últimos resultados seguimos viendo cierto estancamiento en la parta alta de su cuenta de pérdidas y ganancias, dado que los ingresos cayeron respecto a 2015). La compañía continúa reduciendo su apalancamiento, estimando una deuda neta/Ebitda (0,65 veces) para 2017. Su industria (alimentación), la situamos en un sector de consumo no cíclico, es decir, con un carácter más defensivo, en donde pensamos que tendría un mejor comportamiento relativo en el caso de que lleguen las correcciones al los principales índices, y los flujos puedan volver a entrar en sectores menos cíclicos.

Comentario técnico:


El valor mantiene la estructura alcista primaria (máximos y mínimos crecientes) y tras el irregular año de 2016 cotiza a un descuento del 10% aproximadamente desde sus máximos históricos (21,40 euros). Lo hace rebotando de nuevo en las últimas semanas con fuertes volúmenes desde zonas de soporte (18,5 euros). En los actuales precios sitúa un atractivo ratio beneficio/riesgo que nos hace mantener la visión alcista, siempre y cuando mantenga niveles por encima de los 18,5 euros (precios cierre diarios).

BME (Bolsas y Mercados Españoles)

Comentario fundamental:

Cotiza a unas 17 veces beneficio neto (media de mercado), manteniendo una estructura muy estable de ingresos y márgenes y con una deuda casi inexistente (deuda neta negativa). Reparte un dividendo de más del 5% anual debido al elevado 'payout' (porcentaje del beneficio destinado a pagar dividendos) que sostiene. El principal riesgo lo encontramos en una posible reducción en los volúmenes de contratación, aunque también pensamos que es una compañía con altas posibilidades de ser opada, lo que añadiría una prima sobre sus actuales precios. Actualmente cotiza con un descuento de más del 20% desde sus máximos sin haber variado de forma sustancial sus resultados.


Comentario técnico:

Desde mediado de 2016 (tras el 'Brexit') ha recuperado el 38,2% (Fibonacci) de toda la caída registrada durante 2015 desde los 40 euros. Lo ha hecho formando una estructura alcista de máximos y mínimos crecientes (formación en cuña ascendente). De ahí que mientras no pierda mínimos anteriores mantendríamos el sesgo alcista.

Por Borja Rubio, analista de Orey Financial 

Noticias relacionadas

next