CAMPAÑA 'BASTA DE DIMINUTIVOS'

Tratar los productos no degradables que se arrojan por el WC cuesta a Sant Joan 100.000 euros al año

14/01/2021 - 

SANT JOAN D'ALACANT. El Ayuntamiento de Sant Joan d'Alacant, en colaboración con Aguas de Alicante, pone en marcha desde el jueves 14 de enero la campaña 'Basta de diminutivos' que, durante dos meses, pretende concienciar a la ciudadanía sobre el coste económico y medioambiental que supone arrojar elementos inadecuados por el inodoro.

El Consistorio se encuentra preocupado por el elevado coste económico y medioambiental que supone el hábito de arrojar al váter bastoncillos, compresas, pañales, toallitas no degradables y, desde el inicio de la pandemia, mascarillas higiénicas. Todos estos objetos provocan atascos en nuestra red de alcantarillado, problemas en las centrales depuradoras de tratamiento de aguas residuales y agreden de forma grave al medio ambiente.

Decididos a reducir este problema, en la mañana del jueves 14 de enero se ha celebrado una rueda de prensa a la que ha asistido la concejala de Urbanismo, Energía y Agua, Eva Delgado (PSOE), quien ha remarcado el carácter económico de este problema, ya que “los costes anuales para el municipio superan los 100.000 euros, a lo que hay que sumar los problemas de desbordamientos, olores y desatascos, por lo que debemos tomar conciencia de que un pequeño gesto, soluciona un gran problema”.

Como problema medioambiental vinculado al alcantarillado urbano, la concejala de Limpieza, Gestión de Residuos y Medio Ambiente, Esther Iborra (PSOE), ha incidido en el hecho de que ”esta campaña se centra en esos artículos de higiene personal de un solo uso que incorrectamente tiramos al inodoro y que, al no ser biodegradables, en el entorno natural tardan 600 años en degradarse completamente. Celulosas, químicos y plásticos que pueden acabar en la cadena trófica. El uso esporádico de estos elementos y su sustitución por toallitas secas, agua y jabón, suponen una mejora diaria y considerable en la calidad de nuestro medio ambiente”. En este punto se vuelve importantísima la educación medioambiental para concienciar a la ciudadanía de la problemática.

“Este ciclo de degradación tan largo provoca gravísimos problemas de atascos cuyos costes -y este es un apartado novedoso de la campaña- ascienden a una media de entre cuatro y seis euros por ciudadano al año. Según ha estimado la Agencia Española de Abastecimiento de Agua y saneamiento (AEAS), el coste derivado de este mal uso asciende a 200.000 euros al año”, ha indicado Sergio Sánchez, director de Poblaciones de Aguas de Alicante, que ha asistido acompañado por María Flor García, directora de Depuración y Secado Térmico. Ambos han incidido en la idea de que “nuestros actos cotidianos pueden tener grandes y graves consecuencias”.

La campaña, que incluye cartelería específica y un video de concienciación, será difundida a través de las redes sociales del consistorio (Facebook, Twitter, YouTube y la web municipal), así como por mupis y tablones de Expressió Lliure.

Noticias relacionadas

next
x