X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis

Telefónica, ¿será esta vez la vencida?

26/01/2018 - 

VALÈNCIA. Estamos en un ambiente de euforia en lo que se refiere al mercado bursátil en el Viejo Continente. Casi todas las casas de inversión apuestan decididamente por ello. Una vez se superan los problemas políticos, se firman grandes coaliciones y se vencen populismos, los inversores vuelven a centrarse más en las cuentas de resultados.

La historia de Telefónica es un patrón que se repite con mucha asiduidad: organización mastodóntica basada en monopolio temporal, expansión internacional, compras compulsivas (y caras) unido a un apalancamiento muy importante. El mercado esperaba ventas importantes estos últimos años, pero no se han llegado a materializar. El límite al 'bono basura' se bordea y la que otrora fuera la empresa más importante del Ibex 35 está a sólo 100 millones de euros de ser superada por Iberdrola en capitalización bursátil.

Como vemos en el siguiente gráfico, lejos estamos de los máximos de 2015 e incluso de los 10,50 euros de mayo de 2017. El año pasado lo cerró cayendo un 8% aunque es cierto que ha recuperado cerca de un 3% en lo que va de ejercicio. Las previsiones son de mejorar las estimaciones de la propia compañía y por eso parece que se anima un poco.


Sin embargo, y la verdad sea dicha, es que la coyuntura para este tipo de empresas es complicada y no sólo se trata de problemas de balance (que también) sino que el mercado está penalizando por la aparición de diferentes players que están cambiando el panorama y debilitando los ingresos. Lo que le está pasando a nuestras 'matildes' es similar a lo que le está sucediendo a Deutsche Telekom (-10%), Orange (-1%) y BT (-27%). Todas estas empresas tuvieron mal 2017 y quedan lejos de máximos de años atrás.

Las compañías low cost de móviles, la canibalización en cuanto a ofertas en la fibra y los packs familiares, la irrupción de los Netflix, HBO, Amazon Prime... -que son los principales culpables del fenómeno mundial de 'quitar el cable' y pasarse a contenidos totalmente en streaming- afectarán tarde o temprano a la cuenta de resultados, o al menos eso es lo que los analistas esperan.

Si que es cierto que se ven progresos en Telefónica tendentes a aumentar el flujo de caja libre, reduciendo las inversiones (capex), bajando el coste de la deuda (por factores extrínsecos fundamentalmente ligados a la mejora del Bono Español) y aumentando los ingresos (con aumentos de tarifa incluidos). Se espera que estos factores provoquen que el circulo virtuoso se extienda y la deuda caiga más de un 5% en el año que se acaba de cerrar. Y a la espera de esas operaciones corporativas que permitan ese fuerte desapalancamiento y mejoras de ratings de deuda.

Transformación digital

Los mercados iberoamericanos donde Telefónica tiene una fuerte penetración están repuntando, especialmente en Brasil y Méjico. Aunque como la felicidad no puede ser completa, la apreciación del euro en el último trimestre del 2017 pasará factura. Parece que ya pasaron los sustos latinoamericanos del 2015 y 2016.

Finalmente comentar que la digitalización o transformación digital es el proceso más importante al cual está sometido Telefónica, por eso precisamente se nombró a un CEO de perfil eminentemente técnico. Estar en la vanguardia de la conectividad es uno de los retos de una compañía con cariz tan tecnológico como Telefónica. Las ventas en Big Data, Cloud y Security junto con la producción de series son los principales servicios que ofrece Telefónica más allá de los tradicionales ligados a la telefonía e internet. Cada vez más el mix de ingresos irá sesgado hacia este tipo de actividades.

Para el inversor sería un buen momento para tomar posiciones, con calma, sin prisa. Esperando que se vayan cumpliendo poco a poco los planes estratégicos y a la espera de buenas noticias en forma de ventas de activos y mejoras de rating. Eso sí, teniendo en cuenta de que estamos en un sector con competencia atroz y con un ritmo de cambio muy grande.

Guillermo Ramón Gregori es director GRG EAFI & Asesor Financiero CFA

Noticias relacionadas

next
x