X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO

Taxis del mundo, por su diseño los reconocerás (o ya no)

De definir la imagen de una ciudad a la neutralidad actual en sus diseños, un repaso a algunos míticos taxis del mundo

6/08/2018 - 

VALÈNCIA. Por su luminoso sobre el capó del coche, por el color y a veces casi por el modelo, adivinábamos a distancia que se acercaba uno para entornar los ojos comprobando si estaba libre antes de alzar el brazo con esa señal internacional de parar un taxi.

Los taxis de las principales ciudades del mundo, donde cuentan con décadas e incluso siglos de antigüedad, han sido testigos de la historia de países enteros contada carrera a carrera, memoria viva en base a anécdotas, trayectos y bajadas de bandera con un modelo que se fue transformando en paralelo a cada momento histórico tanto a nivel socioeconómico y empresarial como desde el punto de vista del diseño, ya que el coche a motor es más moderno que el invento del taxi y así lo ha reflejado en una constante evolución estética.

Este proceso de transformación del taxi influyó en la apariencia de las propias ciudades ya que los taxis son iconos urbanos de Nueva York, Londres o Barcelona porque representan el día a día, y no hay un relato sino cientos de historias, una cronología con dosis de romanticismo que se ha ido perdiendo hasta situar al taxi en un comprometido momento tanto por su imagen y reputación como por su supervivencia.

Nueva York

No hace falta más que esa secuencia de inicio de Desayuno con diamantes (Blake Edwards, 1961) o la historia de Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976) para entender por qué el taxi es símbolo de Nueva York o por qué un diseño aplicado a un vehículo puede llegar a ser tan representativo. Históricamente son taxis porque son amarillos, y no al revés, aunque no fue hasta 1970 que no se obligó a unificar a todas las compañías de la ciudad en el color de sus vehículos, ya que hasta entonces el color era lo que identificaba a una u otra empresa privada licenciada por la comisión local TLC (New York City Taxi and Limousine Commission). La compañía que operaba con el amarillo, para poder distinguirse desde la distancia, fue la que por este criterio de diseño terminó por contagiar por normativa al resto para discriminar a los taxis ilegales frente a los licenciados.

De hecho, al principio estaban pintados de rojo y verde, en la actualidad hay un color alternativo al amarillo (medallion taxis), el verde, que se usa en los boro taxis desde 2013 para distinguir a los que pueden recoger pasajeros en áreas concretas de los cinco vecindarios.

Los taxicabs de Nueva York, que antes de coches fueron carros de caballos a imitación del modelo francés, dependen de empresas privadas, pero es la comisión TLC la que aprueba los modelos con los que pueden operar. Uno de los modelos más asentados en la historia reciente del taxi neoyorquino es el Ford Crown Victoria, aparecido en 2001 y descontinuado una década después, que, por concurso, será reemplazado del imaginario de la ciudad por la minivan customizada NV200 de Nissan con un diseño que seguirá manteniendo la línea continuista de los taxis amarillos.

De izquierda a derecha: Taxi de Nueva York de 1929, el actual y más extendido Ford Crown Victoria y un prototipo de Nissan NV200 adaptado como el taxi del futuro de La Gran Manzana.

Londres

El otro icono mundial del taxi, junto al de Nueva York, es el taxi negro de Londres, tan inglés como el Big Ben y secundario en las historias de Sherlock Holmes o las películas de James Bond, embajador de la corona británica y de ese carácter tan serio y formal de los ingleses.

Allí, la revolución del motor llegó con los primeros taxis motorizados de 1897 que, curiosamente, fueron eléctricos. Previamente y ya desde el siglo XVII los taxis tirados por caballos se conocían como hackney cabs, y el motor de combustión a gasolina se implantó en 1900 a imitación de los franceses, y a mediados del siglo pasado no encontramos un primer modelo estandarizado a negro (hacerlo en otros colores encarecía los pedidos) con la señal naranja en el capó que ya recuerda al taxi inglés actual que se llamó FX3. Posteriormente llegaría el FX4 hasta mediados de los ochenta, y ahora el diseño del taxi londinense se enfrenta a un importante hito en su longeva historia.

De izquierda a derecha: Uno de los primeros taxis a motor eléctrico de Londres, un modelo actual (foto de Jimmy Barrett) y el  prototipo del LEVC TX conocido previamente como TX5.

En la actualidad, la London Taxi Company ya ha anunciado el cambio de nombre para ser la London Electric Vehicle Company cuyos taxis volverán a ser eléctricos, y es que el nuevo modelo TX5, híbrido de momento e inspirado en su atemporal predecesor, se ha fijado el objetivo de eliminar los motores de combustión en un paso de gigante a la movilidad sostenible rebajando los niveles de polución de la capital inglesa.

Foto: Jean Pierre Gallot.

París

Curioso que, siendo París la principal exportadora del modelo actual de taxi, en la cpaital francesa no haya un diseño de vehículo específico para identificarlos, siendo su luminoso sobre el capó la única forma de reconocerlos.

París fue quien contagió a Londres o a Nueva York con su modelo de empresarios dedicados al alquiler de transporte, primero a caballos y posteriormente con los primeros vehículos a motor, algo que también cruzó los Pirineos para establecerse en Barcelona o Madrid, con la peculiaridad de que en España el gran auge del taxi llegó en los años treinta del siglo pasado y con la gran debacle de la Guerra Civil.

Barcelona

El taxi de Barcelona es otro de los casos de diseño inmutable a lo largo de las décadas de su historia, que desde 1930 tuvo el amarillo y el negro como colores predominantes en la uniformidad de los taxis de la Ciudad Condal.

Foto: Craig Sunter.

Madrid

Los taxis modernos, no tirados por caballos, llegarían a Madrid poco después de a Barcelona, en 1909, y una franja roja identificaba su función de servicio público. Ya a mediados del siglo XX el reglamento fijó un nuevo diseño de la franja roja separando una mitad superior negra del azul oscuro de la parte baja, que posteriormente se unificó como todo negro con la franja roja.

A partir de 1980 y por una nueva ordenanza se definió el cambio de diseño a la actual franja roja diagonal cruzando las puertas delanteras de los vehículos blancos, un caso similar a lo que ocurriría también en València.

Foto de Carlos Delgado de un antiguo taxi madrileño SEAT 1500 (izquierda) y foto de Raúl Hernández González de un taxi de Madrid actual.

València

En València, como en Madrid, el SEAT 1500 fue el coche que revolucionó el sector del taxi gracias a su rentabilidad y buen precio. Por otro lado, fueron años un poco convulsos para el taxi por motivos políticos, ya que el régimen de Franco impuso uniformidad similar a la de la Falange para el gremio, no sólo con gorra o vestimenta azul sino con la bandera nacional cruzando el coche negro.

En paralelo a la historia del taxi madrileño, los taxistas se fueron desprendiendo de parte de la iconografía impuesta por el franquisimo, y así mismo los taxis pasaron de negros a blancos poco a poco en la década de los ochenta.

Noticias relacionadas

next